Monday 05 de December de 2016

En pleno año jubilar

José Manuel Félix Chacón      3 Dec 2013 20:10:06

A- A A+

Compartir:
El domingo primero de diciembre, iniciamos la celebración del año jubilar en el 150 aniversario de su erección como Iglesia diocesana que peregrina en todas y cada una de las comunidades de nuestra diócesis… Iglesia que peregrina en el tiempo anunciando el evangelio de su Señor, celebrando los misterios/sacramentos de la salvación presente y futura, testimoniando la fe en la vida personal, familiar y desde allí fermentando la cultura desde el evangelio como expresión de caridad.

Hemos abierto la puerta jubilar, encendido el cirio-luz , entronizado la Sagrada Escritura y escuchado la palabra de vida que actualiza -como nueva creación- la historia de salvación en nuestros tiempos y espacios.

Hemos entrado en procesión meditando en nuestro peregrinar como hijos de Dios, miembros de su pueblo, ciudadanos en el tiempo presente y ciudadanos que anhelan un cielo nuevo y una tierra nueva, donde Dios sea Dios y nosotros seamos lo que somos y estamos llamados a ser: hijos de Dios, hermanos en Cristo, templos del Espíritu Santo, Iglesia santa, pueblo sacerdotal, sal de la tierra, luz del mundo, levadura de eternidad.

La palabra del primer domingo de Adviento ilumina nuestro peregrinar, nos pone ante el horizonte absoluto de la existencia humana y de la historia de la humanidad, nos indica por dónde debe transitar el peregrino y nos reviste alimenta, fortalece, alegra con el gran regalo de la esperanza que se nos da, gracias al Señor que ha venido, viene y que vendrá. La palabra del día nos grita: “vengan, subamos al monte del Señor para que él nos instruya en sus caminos y podamos marchar por sus sendas”, invita el profeta. “Ya está cerca nuestra salvación”, anuncia el apóstol. “A la hora que menos lo piensen vendrá el Hijo del Hombre”, proclama esperanzado el evangelista. ¡Ven, Señor Jesús!, rezamos, oramos, cantamos con la Iglesia, peregrinos en esta etapa de la historia de salvación.

Vayamos con alegría al encuentro del Señor, respondemos con el salmista, la Iglesia toda y, en especial, como asamblea y pueblo sacerdotal reunido para celebrar las maravillas que el Señor ha hecho, hace y hará entre nosotros. Dos verbos claves, en imperativo, este primer domingo de Adviento, apertura del año jubilar: velen y estén preparados, vigilen y estén alerta. Dos motivaciones casi idénticas: la primera: “porque no saben qué día vendrá su Señor”. La segunda: “porque a la hora que menos piensen vendrá el Hijo del Hombre”. Día impreciso y hora desconocida.

La venida del Señor ¿es/será cuestión de fechas? Si así fuera… Tenemos fechas precisas: 1 de diciembre de 2013… 25 de diciembre día de Navidad, día 5 de junio de 2014 conmemoración de la fundación-erección de nuestra diócesis, día 23 de noviembre de 2014 clausura del año jubilar… “Porque no saben qué día vendrá su Señor”. “Porque a la hora que menos piensen vendrá el Hijo del Hombre”. La venida del Señor no es cuestión de fechas, es cuestión de vivir permanentemente la experiencia de la presencia del Señor que viene a salvarnos en cada momento…

 




Comentarios
No existen comentarios aún
Accesa o regístrate para poder comentar

Lo más leído
Los chicos malos de Chayo 
Gana Judit  
América supera a Necaxa y va a la final ante Tigres
Algo más de PLANEA 2016
Enríquez se despide de Mineros; Colima, su posible destino
El PED me llena de felicidad: Brandon Díaz
Más de 500 runners en la Carrera Atlética 5k y 2k Ahresty
Necesitados
Triunfa Juan Pablo Sánchez en la plaza México
Platerito, el sueño de ser figura
Aplicaciones


Servicios
$ Dolar
Compra 20.65
Venta 21.15
€uro
Compra 22.00
Venta 22.5

Multimedia



©Todos los derechos reservados
GRUPO EDITORIAL ZACATECAS, S.A. DE C.V.- De no existir previa autorización, queda expresamente prohibida la Publicación,
retransmisión, edición y cualquier otro uso de los contenidos de este portal.




Aviso de privacidad