Monday 05 de December de 2016

Desaparecidos

Juan Carlos Ramos León      12 Oct 2014 21:59:59

A- A A+

Compartir:
Al igual que muchos mexicanos -y extranjeros-, me encuentro sumamente consternado por la desaparición de un importante número de jóvenes que se originó en el Estado de Guerrero. No encuentro explicación al asunto.

Vuelve a evidenciarse la falla del estado de derecho en nuestro país, muestra de la terrible crisis de valores por la que atravesamos.

Como si lo de la desaparición no fuera poco, la cosa se agrava por la presunta participación de policías municipales -y dicen que hasta del propio alcalde- en supuestos vínculos con la delincuencia organizada relacionada con los hechos que, todo parece apuntar a que van a encontrar su cruel desenlace en la matanza, calcinación y posterior depósito de estos jóvenes en fosas clandestinas, cual si de animales salvajes se tratase.

¿Qué clase de aborigen, bárbaro y despiadado enfermo mental puede ser capaz de estar detrás de todo esto? ¿Cuáles serán sus móviles? ¿Qué tipo de inútiles sin criterio, escrúpulos ni carácter pueden haber ejecutado estas cobardes órdenes sin que su conciencia les reclamase a través del más mínimo remordimiento?

Sigo sin comprenderlo y nunca lo comprenderé. Como tampoco comprenderé cómo pudo llegar a un cargo público un individuo de tan cuestionable reputación que hasta el partido que lo postuló ya ofreció una disculpa pública y se desvinculó de él pues al parecer no se trataba de un militante sino de un “candidato independiente” al que decidieron adoptar en su momento por conveniencia política. Como si con su disculpa les regresaran la paz perdida a los familiares de las víctimas que no saben ni siquiera a dónde irles a llorar.

Si se llega a comprobar la participación de dicho personaje en estos sucesos algo de fondo tiene que cambiar. Se ejercerá justicia sobre el o los responsables, quizás, pero para que estemos seguros de que esto no se volverá a repetir hay que ir aún más allá.

Yo vuelvo a insistir: los criterios de selección de candidatos a representación popular y los así llamados “representación proporcional” -absurdo- son extremadamente laxos. Si queremos un mejor gobierno, mejores representantes, necesitamos asegurarnos de que las boletas electorales propongan a mejores personas para votar por ellas; si los mejores mexicanos no están en las boletas no nos gobernarán los mejores mexicanos; si las boletas nos proponen criminales seremos gobernados por criminales, es así de simple.

Estamos a poco de que inicie la rebatinga electoral. ¿Qué podremos esperar de ella? ¿Más de lo mismo? No nos sorprendan, entonces, estas noticias. ¿Qué tiene que pasar para que nos caiga el 20? ¿Qué sean nuestros propios hijos los que se suban a un camión y nunca regresen? ¡Por favor! Sentémonos un poco en la silla del dolor que atraviesan los familiares de estas víctimas y tratemos de imaginar la indignante frustración de que son presas para no permitir, bajo ninguna circunstancia, que esto se vuelva a repetir.

Ciudadano de a pie




Comentarios
No existen comentarios aún
Accesa o regístrate para poder comentar

Lo más leído
América supera a Necaxa y va a la final ante Tigres
Gana Judit  
Los chicos malos de Chayo 
Aplicaciones


Servicios
$ Dolar
Compra 20.67
Venta 21.17
€uro
Compra 21.81
Venta 22.31

Multimedia



©Todos los derechos reservados
GRUPO EDITORIAL ZACATECAS, S.A. DE C.V.- De no existir previa autorización, queda expresamente prohibida la Publicación,
retransmisión, edición y cualquier otro uso de los contenidos de este portal.




Aviso de privacidad