Monday 05 de December de 2016

Desierto de sueños

Mara Muñoz Galván      26 Aug 2014 22:00:03

A- A A+

Compartir:
Seis años sin operar le costó a una gasolinera zacatecana el supuesto caso de fugas de gasolina al drenaje local.

Este negocio familiar casi se va a la bancarrota por la prohibición de abrir sin antes comprobar su inocencia. Al final, ninguna autoridad medioambiental pudo probar la responsabilidad de una de las gasolineras mejor ubicadas en el municipio de Zacatecas.

Después de los daños económicos y morales recibidos, nadie ofreció siquiera una disculpa a los agraviados.

Este es un caso emblemático en Zacatecas sobre la forma de actuar de las autoridades del medio ambiente en México; una reacción exacerbada frente al supuesto fallo de un negocio pequeño.

El presunto daño ecológico, de haber sido comprobado, habría resultado infinitamente menor a la calamidad ambiental que se vive en Sonora por la contaminación de los ríos Sonora y Bacanuchi.

Grupo México se ha confirmado como responsable del derrame de 40 mil metros cúbicos de aguas contaminadas con ácido sulfúrico, minerales y residuos tóxicos.

La causa: falta de mantenimiento en sus instalaciones.

El efecto: la contaminación de ambos ríos y probablemente los mantos acuíferos de la zona; siete municipios han resultado afectados, su población está en emergencia al no poder utilizar el agua de sus fuentes naturales para beber, dar al ganado y regar sus siembras.

La respuesta de las autoridades ha sido tibia, la minera sigue operando y públicamente ha retado a la Procuraduría Federal de Protección al Ambiente negando responsabilidad en el caso y mintiendo al decir que los derrames fueron producto de las intensas lluvias.

No es la primera vez que Grupo México se ve involucrado en una catástrofe de esta naturaleza. No obstante sigue en funciones, operando como una de las mineras más importantes del país, quien en este caso ha contado con el apoyo de la iniciativa privada para minimizar lo ocurrido solicitando que el caso se resuelva con una simple multa.

La minería es una actividad altamente contaminante debido a los líquidos utilizados en el proceso de lixiviación; más aún, la minería a cielo abierto destruye por completo el hábitat de plantas y animales.

Sirva la catástrofe en Sonora para retomar la iniciativa del gobernador Miguel Alonso y autoridades federales de nombrar Área Natural Protegida a una gran parte del desierto zacatecano, lo cual mantendría su flora y fauna fuera del alcance de la explotación minera.

Bienvenida sea la actuación de las autoridades ambientales cuando se trate de ejercer sus funciones para proteger el medio ambiente.

El único cuestionamiento es la proporcionalidad de sus actos tratándose de pequeños negocios o de grandes consorcios.

En esta ocasión se enfrenta a Grupo México, quien lleva décadas causando estragos al medio ambiente de Sonora, según reportan varias publicaciones. Ya veremos si en este caso el sueño de justicia a las comunidades vecinas y a todos los mexicanos se hace realidad o si este será un caso más desierto de sueños.




Comentarios
No existen comentarios aún
Accesa o regístrate para poder comentar

Lo más leído
América supera a Necaxa y va a la final ante Tigres
Gana Judit  
Los chicos malos de Chayo 
Aplicaciones


Servicios
$ Dolar
Compra 20.67
Venta 21.17
€uro
Compra 21.81
Venta 22.31

Multimedia



©Todos los derechos reservados
GRUPO EDITORIAL ZACATECAS, S.A. DE C.V.- De no existir previa autorización, queda expresamente prohibida la Publicación,
retransmisión, edición y cualquier otro uso de los contenidos de este portal.




Aviso de privacidad