Saturday 10 de December de 2016

Destaca Sescosse en novillada sin triunfador

Heraclio Castillo      9 Mar 2014 22:30:06

A- A A+

Compartir:
  • Los jóvenes aspirantes a toreros dieron muestra de su gran capacidad, pero la falta de experiencia les costó a la hora de matar. (César Chacón) Los jóvenes aspirantes a toreros dieron muestra de su gran capacidad, pero la falta de experiencia les costó a la hora de matar. (César Chacón)
  • Una faena muy técnica fue la realizada por los novilleros, a los que el público se entregó en todo momento. (César Chacón) Una faena muy técnica fue la realizada por los novilleros, a los que el público se entregó en todo momento. (César Chacón)
  • El clima fue muy variado y no permitió dar lo mejor de sí a los jóvenes. (César Chacón) El clima fue muy variado y no permitió dar lo mejor de sí a los jóvenes. (César Chacón)
Imagen de


La lluvia parecía anunciar su destino. Mariano Sescosse, plantado en el centro de la plaza La Jerezana, dio una estocada certera en su tercer intento.

El representante de la Escuela de Arte y Cultura Taurina de Zacatecas toreó con soltura y gallardía a un hermoso ejemplar marrón, el cual arremetía bravucón contra el matador.

El joven zacatecano salió al quite desde el comienzo, casi bailando con cada suerte. Lanceó al toro por verónicas y arremetía con chicuelinas para luego detener en seco al animal en el centro de la plaza.

Mariano Sescosse fue el más ovacionado la tarde del domingo en el Gran Premio Nacional de Escuelas Taurinas “Centenario de la Batalla de Zacatecas”, pero pese a ello no fue premiado por los jueces en una novillada que terminó sin triunfador.

Entregan reconocimiento
Previo a la corrida, la Escuela de Arte y Cultura Taurina de Zacatecas entregó un reconocimiento al matador Juan Luis Silis.

En su discurso, Manuel Rivera, presidente del consejo de la escuela, expresó que el reconocimiento “no se le otorga por haber sufrido una cornada en el 2013, sino por el espíritu que significa para la tauromaquia”.

Agregó que “es un hombre con gran talento y valor que merece un reconocimiento por su ejemplo de torerismo y de vida”.

Jóvenes, al quite
El zacatecano Sebastián Soriano partió plaza con un heral de alrededor de 200 kilos. El ejemplar, de un negro parduzco, fue recibido por el joven de 12 años con una larga cambiada que repitió en dos ocasiones y que le mereció el aplauso del respetable público.

Con marcada disciplina y un paso firme, tentó al toro en varias ocasiones. Lo lanceó con varias suertes que lo pusieron en riesgo debido a la energía que destilaba el toro, pues incluso recibió una cornada en el pecho que, por fortuna, no pasó a mayores.

Al demostrar su talento en la categoría de 12 a 14 años, Sebastián Soriano no tuvo la oportunidad de dar la estocada al toro que lidiaba, como Arturo Gilio II, representante de la Academia de la Cultura Taurina de La Laguna, Torreón.

El joven lagunero, también en la misma categoría, no pudo lucirse en la plaza. Nervioso desde el comienzo, el matador se dejó llevar por la bravura del ejemplar zaíno con el que lidiaba y en la mayor parte del quite parecía más toro que torero.

Sin embargo, después de probar chicuelinas y tantear terreno, Arturo Gilio II arremetió contra el animal con una tremenda estocada que dejó boquiabierto al público y desató los vítores en la plaza.

Altibajos en la corrida
El cielo aún no se nublaba cuando el tlaxcalteño Carlos Martell salió al quite de un hermoso ejemplar marrón, con el que probó suertes que fueron bien recibidas por un toro gazapón.

Pero la suerte no duró mucho, pues el toro doblaba las patas continuamente.

En el caso del hidrocálido Héctor Gutiérrez, corrió con peor suerte, pues el toro resultó distraído y receloso, por lo que tenía que corretearlo por la plaza para hacer las lides.

Peor suerte corrió el picador, pues el hermoso toro zaíno, de un negro brillante, arremetió contra él hasta derribarlo con todo y caballo, lo que desató la burla del respetable. Pudieron lancear al toro hasta el cuarto intento.

Cerca del desenlace, Héctor Gutiérrez pudo probar algunas suertes antes de arremeter al animal con una estocada certera y limpia en el primer intento.

Para cerrar plaza, el hidrocálido Jaime Hernández lidió a un ejemplar pardo oscuro, abanto, probón, con fuerza desde el comienzo pero no tuvo suerte.




Comentarios
No existen comentarios aún
Accesa o regístrate para poder comentar

Lo más leído
Aplicaciones


Servicios
$ Dolar
Compra 20.38
Venta 20.88
€uro
Compra 21.54
Venta 22.04

Multimedia



©Todos los derechos reservados
GRUPO EDITORIAL ZACATECAS, S.A. DE C.V.- De no existir previa autorización, queda expresamente prohibida la Publicación,
retransmisión, edición y cualquier otro uso de los contenidos de este portal.




Aviso de privacidad