Tuesday 06 de December de 2016

Detalles inesperados en hoteles

Raúl Muñoz del Cojo      7 Nov 2014 20:29:21

A- A A+

Compartir:
Siempre que salimos de casa, más cuando el motivo del viaje son vacaciones, la expectativa del hotel donde se hospedará la familia es generalmente muy alta, en especial cuando van niños.

Las fotografías que se ven actualmente en internet o en folletos y revistas pueden ser una herramienta que al momento de su llegada derribe todas las ilusiones de los viajeros en cuestión.

Cuando salía de niño con mis papás y hermana, recuerdo que la crítica de mi padre era aún mayor porque como hoteleros el servicio se siente diferente al de cualquier persona. La rutina de llegada a la habitación era ver las instalaciones en el baño, revisar abajo de las camas y ver el tipo de lámparas, colchas y mobiliario en la propiedad contratada.

Siempre se buscaba un detalle que se pudiera aplicar en los hoteles familiares. A nosotros, como niños, lo único que nos interesaba era si tenía piscina o no.

Actualmente, con la gran diversidad en servicios hoteleros que se venden por todo el mundo, los detalles más insignificantes pueden hacer que una persona se sienta verdaderamente en las nubes.

Eso sí, no debe olvidar la famosa frase norteamericana de what you pay is what you get (lo que paga es lo que obtiene) y se quiera poner exigente como cliente en un hotel económico. Para beneplácito suyo, en el mercado hotelero nacional tenemos para todo tipo de bolsillos.

Para comenzar con la lista, en el Hotel Four Seasons de Punta Mita desde que arriba a la propiedad, los empleados lo deberán tratar por su nombre. Este detalle sorprende gratamente a propios y extraños debido a que aplica la regla desde la primera caseta de vigilancia.

Si usted no dice a qué hora ni en que vuelo llega, al entrar como huésped sin necesidad de identificarse se le tratará por su nombre desde el principio.

Otro detalle que enamora a los clientes y se basa en la sencillez lo tenemos en el Mandarin Oriental de Tokio. Si por algún motivo se le retrasa o extravía su equipaje, como cortesía tendrá en los pies de su cama una caja negra grande que el hotel la llama kit de supervivencia, la cual incluye una bolsa de aseo, una camiseta blanca, unos calcetines y ropa interior del sexo que la necesite.

Si va a Nueva York o a Inglaterra, lugares donde a veces la lluvia hace de las suyas, la cadena Soho House le regalará un atuendo completo para que pueda salir a disfrutar de los encantos de estas metrópolis. Dentro de lo que incluye el paquete de cortesía se encuentran un par de botas de plástico para que no moje su calzado.

Si es más extremo y no le da miedo en este momento la amenaza del ébola en África, puede acudir de safari al Lewa Safari Camp en Kenia. Aquí las noches son frías, pero la gente del parque lo consentirá al acostarse con una bolsa de agua caliente en la cama para que no pierda su temperatura corporal. Una de las ventajas es que es un sistema de calefacción natural y amigable con el medio ambiente.

Los lujos en algunos lugares le podrán parecer exagerados, pero valdría la pena vivirlos.

Este es el caso del hotel Royal Mansour, en la ciudad de Marruecos, donde el papel que le ponen en las habitaciones para que tome notas o mande una carta va personalizado con su nombre por las noches de su estancia. Jamás imaginé la sencillez de un detalle así y la personalidad que le da al cliente en su habitación.

En el Mandarin Oriental de Singapur, todas las amenidades que se encuentran en la ducha estarán destapadas previamente para que el huésped no batalle con sus manos mojadas al abrirlas. Considero este punto como algo sobrecogedor.

Si le toca dormir en el Gramercy Park Hotel de Nueva York, le darán las llaves del Gramercy Park, el cual es un parque privado con una de las placitas más encantadoras de la ciudad. Aquí solo pueden acceder los vecinos de la zona e inquilinos del hotel.

Si se pregunta qué tiene de peculiar este parque, le comento que en ese barrio vivió Humphrey Bogart y pasaba gran parte de su tiempo sentado en las bancas del lugar contemplando el panorama. ¿No le agradaría sentirse como él?

En hoteles de Sudamérica es común que los despierten con la edición impresa de periódicos de su país para que esté enterado de las noticias del día en su lugar de origen.

También podemos ver como amenidad en otros lugares de nuestro continente detalles como el lustrarle sus zapatos, garantizarle que si olvidó algo de su botiquín lo tendrá de cortesía y si corre con un poco más de suerte, le podrán dar la bienvenida en su habitación con una buena botella de vino tinto y quesos de cortesía.

Estos hoteles tienen algo en común. Generalmente, gracias a la gama de detalles que le ofrecen, sus tarifas siempre oscilan en más de 750 dólares la noche. Si el capricho lo vale, ahorre mucho y regálese una estancia de este tipo alguna vez en su vida. Hasta la próxima.
 




Comentarios
No existen comentarios aún
Accesa o regístrate para poder comentar

Lo más leído
Quiso darle una sorpresa a su novio y se mató camino a su boda
Asesinan a un vendedor de nieves en la San Marcos
Inician proceso legislativo para destituir al 'Cuau'
Encuentran a un hombre ahorcado en Lomas de Bracho
‘Reaparece’ Javier Duarte con publicación en Facebook
Gael García Bernal parodia el video de los XV años de Rubí
México, por debajo del promedio mundial en educación: PISA
Conmociona a Colombia violación y asesinato de niña de siete años
Se viraliza cuando Luis Miguel desairó a Thalía
Bernabé y Anahí desean un pequeño regalo
Aplicaciones


Servicios
$ Dolar
Compra 20.39
Venta 20.89
€uro
Compra 21.82
Venta 22.32

Multimedia



©Todos los derechos reservados
GRUPO EDITORIAL ZACATECAS, S.A. DE C.V.- De no existir previa autorización, queda expresamente prohibida la Publicación,
retransmisión, edición y cualquier otro uso de los contenidos de este portal.




Aviso de privacidad