Thursday 23 de February de 2017

Día Internacional del Trabajo Doméstico 

Arnulfo Joel Correa Chacón      2 Apr 2014 22:00:09

A- A A+

Compartir:
El 30 de marzo de 1988, durante el Primer Congreso Latinoamericano de Trabajadoras del Hogar, celebrado en Bogotá, Colombia, se obtuvieron dos acuerdos relevantes: el primero, se instauró la Confederación Latinoamericana y del Caribe de Trabajadoras del Hogar integrada por 11 países entre ellos México.

El segundo, se instituyó el 30 de marzo como el Día Internacional del Trabajo Doméstico, que tiene como objetivo principal hacer visible y pública la situación de discriminación, explotación y violación a los derechos humanos que sufren las trabajadoras o empleadas domésticas, así como, crear conciencia en ellas de la situación que viven.

En nuestro país, el Instituto Nacional de Estadística y Geografía (INEGI), ofrece indicadores y algunas características laborales de la población ocupada en esta importante actividad.

Durante el 2013 se destaca lo siguiente: más de 2 millones de personas en México se dedican al trabajo doméstico remunerado en hogares particulares; 9 de cada 10 trabajadores domésticos remunerados son mujeres; la edad promedio de los trabajadores domésticos remunerados en México es de 40.2 años; 13 % de los trabajadores domésticos cumplen una jornada laboral superior a las 48 horas por semana.

De los trabajadores domésticos remunerados 34.6 % percibe un salario mínimo o menos; dos de cada 100 trabajadores domésticos tienen acceso a servicios médicos como prestación laboral; del total de trabajadores domésticos remunerados, el 7.4 % residen en las viviendas donde trabajan. Zacatecas, con un 2.6% se encuentra por debajo de la media nacional.

El alto porcentaje de mujeres que se dedican a esta actividad, se debe principalmente a la falsa idea de que el trabajo doméstico es característico de la condición femenina, es decir, muchas mujeres se ven obligadas a pedir trabajo en la única área en la que no se discute ni su habilidad ni su experiencia, se da por hecho que una mujer está capacitada para esta labor; por otra parte, la idea que predomina todavía en nuestra sociedad, principalmente en los sectores rurales y urbanos con índice de pobreza, las ubica en condición de desigualdad, se les niega la oportunidad de estudiar porque “es mejor que estudien los hombres”, situación que dificulta su ubicación en empleos formales.

En alguna ocasión, escuché a un grupo de señoras con un nivel económico elevado, comentar entre ellas que habían “mandado traer” a unas jovencitas de otro Estado, para emplearlas como trabajadoras domésticas, diciendo que ellas sí eran buenas trabajadoras.

El vivir en el mismo domicilio donde trabajan, están disponibles las 24 horas del día, incluidos fines de semana, limpiando, cocinando, cuidando niños, entre otras cosas. Una afirmación como ésta, lamentablemente implica dos delitos: trata de personas y explotación laboral.

Este trabajo, al igual que las mujeres que lo realizan, se vuelve invisible, socialmente no tienen un valor.

El maltrato es común, con frecuencia va más allá de los insultos y se convierte en abuso físico. El acoso sexual es parte constante de las denuncias. En esta actividad prevalece la desigualdad, la humillación y la violencia.




Comentarios
No existen comentarios aún
Accesa o regístrate para poder comentar

Lo más leído
Aplicaciones


Servicios
$ Dolar
Compra 19.94
Venta 20.44
€uro
Compra 20.96
Venta 21.46

Multimedia



©Todos los derechos reservados
GRUPO EDITORIAL ZACATECAS, S.A. DE C.V.- De no existir previa autorización, queda expresamente prohibida la Publicación,
retransmisión, edición y cualquier otro uso de los contenidos de este portal.




Aviso de privacidad