Friday 09 de December de 2016
»También se enfrentan a la indiferencia de la gente 

Discapacitados, con alta dependencia para hacer su vida

Alejandro Wong      3 Dec 2013 23:30:05

A- A A+

Compartir:
  • En la presidencia de Zacatecas es imposible pasar al segundo piso sin ayuda de alguien para subir las escaleras. (César Chacón) En la presidencia de Zacatecas es imposible pasar al segundo piso sin ayuda de alguien para subir las escaleras. (César Chacón)
  • Varios choferes no se detienen a subir a pasajeros con discapacidad. (César Chacón) Varios choferes no se detienen a subir a pasajeros con discapacidad. (César Chacón)
Imagen de


Para una persona que no puede caminar, el hecho de salir a pasear o solicitar servicios es toda una odisea. Aun con silla de ruedas, gran parte de sus actividades dependerán de la voluntad que otros tengan de ayudarla.

No poder subir escalones por sí mismo, la indiferencia de algunos, los peligros de ser arrollado o caer de la silla al desplazarse y el cansancio de girar las ruedas continuamente son algunas de las dificultades que enfrenta.

Seguramente algunos le ofrecerán ayuda, otros lo ignorarán, pero será recurrente la necesidad de ser asistido y todo por no poder caminar.

En un recorrido que hizo Imagen en silla de ruedas, se apreciaron los problemas que representan las condiciones de infraestructura urbana, servicios y transportes para alguien sin movilidad en las piernas.

Por ejemplo, para desplazarse hay que esperar el camión, pero no cualquier unidad, sino una con rampa para personas con discapacidad y con un chofer que sea gentil.

A la caza del transporte
Cerca de las 10 de la mañana, por la Calzada Revolución pasan varios camiones. Algunos, como el que se identifica con las placas 919-155-Y, no se paran. Esta unidad tiene una rampa, pero al parecer el conductor lleva prisa. Desde el volante trata de no ver al pasajero que acababa de dejar atrás.

Tres minutos después pasa otro chofer. “El que sigue sí tiene rampa”, dice y, en efecto, después de cinco autobuses hay uno que por fin se detiene y el mismo chofer ayuda a colocar la silla en la rampa.

Este dispositivo no se usa muy seguido. La gente, con curiosidad, mira cómo se eleva la plancha hasta que la persona está dentro de la unidad. Ya a bordo, se acomoda la silla en un espacio destinado para ellos. Hay que tener cuidado de activar bien los frenos para no moverse dentro del camión debido a los baches y paradas continuas en el camino.

La travesía
El recorrido continuó en la presidencia de Zacatecas, donde hay algunos accesos para silla de ruedas, pero para ir al segundo piso no es fácil subir los 22 escalones. Pasan trabajadores y usuarios del ayuntamiento. Hablan por teléfono, caminan, esperan, ríen, platican, pero nadie se ofrece a ayudar.

Para retornar a Guadalupe se debe cruzar un puente peatonal, en el cual se requiere de ayuda para subir con silla de ruedas. Algunas personas se quedan mirando. Un hombre ofrece su ayuda, pero cuando ve que ya hay un voluntario, con alivio regresa al sitio donde estaba esperando.

Del otro lado aguarda un chofer, de la ruta que lleva a Tierra y Libertad en Guadalupe; pregunta si la persona en silla de ruedas subirá. Sabe que todo mundo observa, así que no tarda más en facilitarle la rampa.

El recorrido de Imagen continuó en la Unidad Académica de Odontología de la UAZ. En algunas vialidades es más cómodo avanzar por las calles que por las banquetas, pues hay que sortear postes, cocheras y desniveles.

En la avenida Colegio Militar no hay accesos para entrar a la presidencia de Guadalupe. Una mujer, sonriendo, se ofrece a jalar la silla por encima de tres escalones. Ya en las instalaciones, hay varias rampas. Es como si fuera un premio por haber logrado pasar los pocos escalones de la entrada.
Oficinas, inaccesibles

Pero los problemas no terminan. En el Registro Civil el tamaño de la puerta es muy reducido y el pequeño escalón, por pequeño que sea, representa una dificultad. Otra vez, nadie ofrece asistencia.

En las oficinas del segundo piso, con dificultades, la silla entra en la oficina de Desarrollo Social. Una empleada atiende el departamento, pero no brinda ayuda más allá de sus funciones burocráticas.

En Recaudación de Rentas hay que levantar la cabeza para que el empleado te alcance a ver bien, aunque el personal hace un esfuerzo por ofrecer un trato neutral. Para salir de la presidencia hay que volver a lidiar con los escalones. Esta vez no faltan voluntarios que ayudan a bajar la silla.

Para conseguir transporte, los taxis normalmente parecen dispuestos a ayudar. Llamar a uno no representa mayores problemas. En atenciones que uno recibe en condición de persona con discapacidad, se percibe un cierto alivio cuando la gente que auxilia da por terminada su labor.

Otras hacen evidente su intención de no quererse involucrar. El parecer muy ocupado o estar con mucha prisa parece la fórmula para ignorar a personas con discapacidad.




Comentarios
No existen comentarios aún
Accesa o regístrate para poder comentar

Lo más leído
Se quedan comerciantes del mercado Arroyo de la Plata hasta el 15 de enero
Entrega la Sedesol 9 millones de pesos en créditos
Cumple 25 años el Archivo Histórico de Zacatecas 
La Guadalupana
La Joya está lista para los XV años de Rubí y sus invitados
Deslumbra al público la Academia de Baile Karla Parga
Caen 2 por homicidio de Renato López; móvil sería pasional
Participan adultos mayores en la Feria de la Virgen 
Se presenta con éxito Dulce Amarga Navidad
Retrocracia
Aplicaciones


Servicios
$ Dolar
Compra 20.45
Venta 20.95
€uro
Compra 21.43
Venta 21.93

Multimedia



©Todos los derechos reservados
GRUPO EDITORIAL ZACATECAS, S.A. DE C.V.- De no existir previa autorización, queda expresamente prohibida la Publicación,
retransmisión, edición y cualquier otro uso de los contenidos de este portal.




Aviso de privacidad