Wednesday 07 de December de 2016

El ahorcado del teatro 

Javier Torres Valdez      28 May 2014 23:48:23

A- A A+

Compartir:
Uno de los personajes de Jerez lo es sin ninguna duda el hoy desaparecido Luis Acosta La Brillosa, quien por muchos años fungió como guardián del Teatro Hinojosa.      

Pese a lo que relativo a su persona se haya escrito, nunca será lo suficiente para describir a este hombre, quien fue el principal propagandista, no solo de las obras que se presentaban en el  edificio, pues era también el encargado de elaborar “las marmotas”, o cartelones en donde se anunciaban las películas de estreno del Cine Rex.

Luis Acosta vivía en el costado izquierdo del mismo teatro y ahí tenía su taller donde elaboraba juguetes de lámina, de madera, cartón o vidrio. Tenía un ingenio natural para elaborar diversos artículos de artesanía durante el día y por la noche en una rudimentaria mesa instalaba un brasero donde preparaba exquisitas gorditas de maíz llenas de frijol, papa y repollo que vendía frente al Cine Rex.

Otra de las facetas de nuestro personaje era contar historias espeluznantes de fantasmas, muertos y aparecidos. Quienes salíamos de la escuela, nos reuníamos en su taller donde supuestamente aprendíamos a calar madera, pero en realidad lo hacíamos con el interés de escuchar algún terrorífico relato.

Fue ahí donde le escuchamos la historia de un trabajador del teatro, quien cierta vez en estado de ebriedad agredió a golpes a su señor padre. Luego de ello y reconociendo su falta, se refugió en los camerinos del teatro de donde solo salía de noche a barrer y limpiar la sala y los pasillos, alumbrado por una linterna de petróleo.

La madre de este sujeto se acercaba al teatro al medio día a dejarle de comer y al día siguiente encontraba loza de barro en el mismo sitio, impecablemente limpia.

Cierta vez, se presentó en la ciudad una compañía de teatro, de aquellos que recorrían todos los lugares en donde hubiera un escenario para presentar sus obras y luego de una estancia breve, presentaron como despedida un melodrama llamado El Hijo Pródigo.

Contaba don Luis Acosta a la chiquillería que se reunía a escuchar sus relatos, que aquella obra tuvo inusitado éxito y ante los aplausos, la compañía de teatro decidió presentarla otros dos días.

El drama que escenificaban los actores, aludía al mal comportamiento de un hijo, por el que sus progenitores habían dado todo, quedando en la miseria. Cierta vez, con solo unas monedas para comprar algo de comida, se presentó el hijo en estado de ebriedad, exigiéndoles dinero para consumir más alcohol, al negarse los padres, aquel sujeto vicioso los golpeó para quitarles el dinero.

 Posteriormente, por una pelea de taberna aquel mal hijo cayó en la cárcel y para sacarlo su padre realizó los trabajos más humillantes, llegando a implorar la caridad en la vía pública, donde lo sorprendió la lluvia y el frío, causándole la muerte. Cuando recogieron su cadáver, tenía las manos empuñadas, en una unas cuantas monedas y en la otra el retrato de aquel mal hijo.

Cuando el joven villano acudió a despedir a su padre, le pareció ver en aquella cara una sonrisa, que lo obligó a salir corriendo pidiendo perdón. Después lo encontraron colgando macabramente de un árbol, arrepentido hasta la locura, se ahorcó.

La obra teatral impactó tremendamente al trabajador del teatro, quien al correrse el telón de la última función se escuchó un gemido, que todo el público creyó era parte de la función.

Al día siguiente encontraron al tramoyista colgado de las cuerdas del telón y nunca nadie supo si se enredó en ellas o deliberadamente las anudó en su cuello.

—Miren esta es la cuerda de donde quedó colgado- nos decía Luis Acosta, mientras  nos enseñaba una vieja soga negra y podrida. Cuando llegaba a esa parte del cuento, la mayoría de los que habíamos escuchado la historia pretendíamos salir corriendo. Luego continuaba:" Vengan, vengan a ver donde quedó colgado"... Nos encaminaba hasta el foro semioscuro y señalando hacía el techo, agregaba: "si se fijan bien, verán su sombra colgada".  

Ese fue el detonador para que saliéramos en veloz carrera rumbo a nuestras casas. Fueron muchas las historias de terror con que se deleitaba Luis Acosta, contándolas a los pequeños.   




Comentarios
No existen comentarios aún
Accesa o regístrate para poder comentar

Lo más leído
Muere al instante una mujer tras accidente en motocicleta
Descubrió a su pareja violando a su hija y lo hiere a machetazos
Rechazan dar servicio de guardería a los padres
En los XV de Rubí habrá ¡Sergio el bailador en vivo!; Bronco confirma
Educación 
México tendrá los mismos resultados en la prueba PISA 2018: Nuño
Cae un avión de aerolínea paquistaní tras despegue 
América ya se encuentra en Japón
AMLO dispuesto a hacer ‘alianzas’ para proteger a México de Trump
Time nombra a Trump Persona del Año
Aplicaciones


Servicios
$ Dolar
Compra 20.33
Venta 20.83
€uro
Compra 21.84
Venta 22.34

Multimedia



©Todos los derechos reservados
GRUPO EDITORIAL ZACATECAS, S.A. DE C.V.- De no existir previa autorización, queda expresamente prohibida la Publicación,
retransmisión, edición y cualquier otro uso de los contenidos de este portal.




Aviso de privacidad