Tuesday 06 de December de 2016
»Sugiere investigador que se ponga una placa conmemorativa en el lugar que ocupaba 

El Banco de Zacatecas, notable institución en 1914

David Vega      9 May 2014 23:00:07

A- A A+

Compartir:
Carranza y Natera planearon la toma de Zacatecas en Sombrerete. (Brenda Fernández)
Carranza y Natera planearon la toma de Zacatecas en Sombrerete. (Brenda Fernández)
Muy estimulante fue la conferencia denominada El Banco de Zacatecas, impartida por el investigador e historiador y crítico de la numismática (estudio y colección de monedas y billetes), Luis Martín Gómez Wulschner.

Dicha conferencia se llevó a cabo en el Museo Zacatecano, en el marco del Centenario de la Toma de Zacatecas.

“¿Cuál es la historia del Banco de Zacatecas?”, preguntó el historiador para luego hacer un viaje en el tiempo desde su fundación, el 3 de marzo 1891, los procesos políticos-sociales que influyeron en el mismo, así como los cambios durante el periodo que estuvo abierto al público, hasta su cierre, en 1914, debido al enfrentamiento armado de ese año.

“Todo comienzó en este edificio por el que han pasado infinidad de veces”, comentó en referencia al antiguo establecimiento del Banco de Zacatecas, ubicado en el actual callejón de La Caja.

Fue inaugurado bajo las palabras del entonces gobernador, el general Jesús Aréchiga, a quien le mostraban plena confianza en el Banco de Zacatecas por ser impulsor de la economía en el estado.
El historiador comentó que si bien hubo muchos accionistas en este banco, los principales eran los llamados Tres García: Genaro, José de Jesús y Antonio García.

Además, estaban Rafael Villalpando y Luis Macías; estas cinco personas ostentaban el mayor número de acciones y eran dueños de importantes haciendas en ese entonces.

Los servicios que realizaba en aquella época el Banco de Zacatecas se podían resumir en tres actividades: emitir billetes, operaciones de depósito y circulación y facultad de establecer sucursales fuera del territorio estatal.

Recalcó que antes no existía una imagen negativa de estas empresas financieras como las conciben en la actualidad, pues afirmó que los bancos tenían una labor importante en la sociedad, eran generadores de empleo; por ende, de estabilidad económica al promover capital para la creación de negocios.

Con un capital inicial de 600 mil pesos comenzó a trabajar el banco; nueve años después, en 1900, ya tenía un millón de pesos, lo que según el conferencista, “habla muy bien de la calidad y confianza que brindaba dicho banco en toda la población”.

Entre los accionistas notables estaba la jerezana Josefina Brilanti, quien en 1904 costeó la construcción de la torre norte de la Catedral Basílica con un presupuesto de 15 mil pesos.

Con ello se demuestra que había gente que no sólo tenía la intención de hacer dinero con los intereses del banco, sino que trataba de devolver algo a su comunidad, agregó Gómez Wulschner.

“Sin lugar a duda fue un banco fuerte, que con gran talento supo sobreponerse a los malos acontecimientos políticos y sociales que conmocionaron por casi dos décadas al país y fue una institución sólida que no ha recibido el justo reconocimiento como un importante impulsor del desarrollo regional”, dijo al sugerir que se coloque una placa en el lugar.




Comentarios
No existen comentarios aún
Accesa o regístrate para poder comentar

Lo más leído
Aplicaciones


Servicios
$ Dolar
Compra 20.38
Venta 20.88
€uro
Compra 21.88
Venta 22.38

Multimedia



©Todos los derechos reservados
GRUPO EDITORIAL ZACATECAS, S.A. DE C.V.- De no existir previa autorización, queda expresamente prohibida la Publicación,
retransmisión, edición y cualquier otro uso de los contenidos de este portal.




Aviso de privacidad