Tuesday 06 de December de 2016

El buen gobierno no etiqueta 

Juan Francisco del Real Sánchez      12 Feb 2014 21:00:05

A- A A+

Compartir:
En las redes sociales se publicó una imagen cuya leyenda dice: “La gente buena no se tatúa”, lanzada en primera instancia, como promocional realizado por la Secretaría de Seguridad Pública del municipio de Aguascalientes, según refiere su titular, como una estrategia más del Mando Único que incluye las siguientes medidas: la vigilancia de los principales accesos a la ciudad capital, colocación de filtros policíacos en avenidas de alta circulación para detectar vehículos con vidrios polarizados, placas antiguas o foráneas, así como algún otro elemento que se considere sospechoso, entre ellos estaría la presencia de personas “tatuadas”. Después del revuelo causado en internet, la indignación de un grupo crítico y participativo como el que integra Twitter, no daba crédito de la desatinada promoción, después salió a la luz pública que sólo fue una (pésima) declaración del funcionario.

Para que todo gobierno realice sus actividades de manera eficiente lo primero que no debe hacer, es etiquetar, sino actuar con base a sus atribuciones, basarse en los hechos, ir donde están los delincuentes, prevenir, contener o sancionar, más todo ello debe llevarse a cabo con pleno respeto a los derechos humanos y sin ningún tipo de discriminación; no con simples conjeturas o percepciones superficiales, como es el caso que comentamos y que lo único que logran es etiquetar de “sospechoso” a todo aquel que haya decidido en plena libertad hacerse un tatuaje. El funcionario debe limitarse a sus atribuciones como servidor público, documentarse, y no aplicar desde ese puesto un sentir personal; caso similar fue el sucedido en Guanajuato, cuando la entonces directora de la mujer mencionó que las perforaciones y tatuajes reflejan en sus portadores una pérdida de valores.

Los prejuicios manifestados por cualquier servidor público deben ser rechazados, pues todos ellos, desde su posición, son quienes deben ser promotores del respeto a la diversidad en todos sus sentidos, a la libertad de decisión, a la libertad de tránsito, de creencias o preferencias. Casos como este indignan a los ciudadanos, en México, la libertad es un derecho fundamental concretado en la Constitución y los tratados internacionales de derechos humanos, por lo que debe hacerse valer y defenderse, con los matices que sean necesarios, frente a todos los ciudadanos y no solamente frente a los poderes públicos; de lo anterior deriva la necesidad de que el Estado asegure la libertad también frente a los particulares.

El término “libertad” comprende varias ideas distintas y significados, por un lado, “ausencia de impedimentos” o “participación en la toma de decisiones que nos afectan”; finalmente, la libertad es también “capacidad” para realizar nuestros planes de vida, entendiendo por capacidad a la posibilidad real de ser libres, contando con los medios necesarios para ello, hay que recordar también a Montesquieu en su libro El espíritu de las leyes cuando sostiene que “La libertad es el derecho de hacer aquello que las leyes permiten.”

 




Comentarios
No existen comentarios aún
Accesa o regístrate para poder comentar

Lo más leído
Aplicaciones


Servicios
$ Dolar
Compra 20.56
Venta 21.06
€uro
Compra 22.12
Venta 22.62

Multimedia



©Todos los derechos reservados
GRUPO EDITORIAL ZACATECAS, S.A. DE C.V.- De no existir previa autorización, queda expresamente prohibida la Publicación,
retransmisión, edición y cualquier otro uso de los contenidos de este portal.




Aviso de privacidad