Saturday 10 de December de 2016

El Consejo General del INE 

José Antonio Hernández Martínez      15 Apr 2014 22:00:11

A- A A+

Compartir:
El pasado 10 de febrero fue publicada la reforma constitucional en materia político electoral, en ella se dispuso la creación del Instituto Nacional Electoral, que sustituyó al Instituto Federal Electoral. El INE asumió las funciones del IFE y se le agregan otras tantas.

El INE conserva al Consejo General como el máximo órgano de dirección, pero aumentó de 9 a 11 sus consejeros electorales, siendo 10 consejeros electorales y un Consejero Presidente, el Secretario Ejecutivo, representantes del Poder Legislativo y de los partidos políticos.

Esta modificación resulta significativa, no tanto por el incremento en el número de integrantes que, dicho sea de paso, representa una medida necesaria por la ampliación sustantiva de las responsabilidades del nuevo órgano electoral nacional; antes bien, el reto para el legislador fue encontrar un método de selección que conjurara la visión un tanto extendida respecto al Consejo General: que sus consejeros son representantes directos de los intereses de partidos políticos.

La ciudadanización del IFE, otrora garante de la consolidación de las elecciones como función primordial del Estado Mexicano, había sido ampliamente cuestionada por diversos actores políticos que señalaban la distribución de cuotas partidistas en la selección de consejeros electorales y la consecuente vulneración de la autonomía del órgano electoral.

La solución encontrada, al menos, blinda al INE de la grave omisión de la Cámara de Diputados de designación de consejeros electorales y de dejar al Consejo General funcionando durante mucho tiempo sin todos sus integrantes, está prevista la intervención de la Suprema Corte de Justicia de la Nación.

Otra bondad, apenas explorada, es la creación de un Comité Técnico de Evaluación que integran tres instancias del estado mexicano: IFAI, CNDH y la JUCOPO de la Cámara de Diputados. Aun cuando se dejó de lado a la sociedad civil al no incluir instituciones públicas y privadas de reconocido prestigio, sí representa un avance respecto al método anterior, donde solo los partidos políticos tenían injerencia.

El primer ensayo del nuevo método se puede calificar de exitoso y demuestra al menos tres cosas: a) que en el país hay una creciente expertise en materia electoral y que es objeto de una carrera profesional y de especialización académica ; b) el trabajo imparcial desempeñado por los órganos electorales genera interés como un área de especialización laboral; c) es posible encontrar métodos que armonicen el interés ciudadano y el de los partidos políticos en la integración de los órganos encargados de las elecciones.

Finalmente, analizados los perfiles y experiencia de los aspirantes, el Comité entregó a la Cámara una relación de los 50 mejor evaluados y la propuesta final fue sometida al pleno de la Cámara de Diputados, misma que la aprobó por mayoría calificada de 417 votos.

El acuerdo alcanzado y la amplia votación a favor de los designados, hace suponer que se cuenta con el aval de la sociedad para el ejercicio de sus funciones. La alta responsabilidad y confianza depositada en los hombres y mujeres designados debe confirmarse día a día en el desempeño que observen en su acción cotidiana, siempre bajo los principios de certeza, legalidad, independencia, imparcialidad, objetividad y máxima publicidad.




Comentarios
No existen comentarios aún
Accesa o regístrate para poder comentar

Lo más leído
Aplicaciones


Servicios
$ Dolar
Compra 20.38
Venta 20.88
€uro
Compra 21.54
Venta 22.04

Multimedia



©Todos los derechos reservados
GRUPO EDITORIAL ZACATECAS, S.A. DE C.V.- De no existir previa autorización, queda expresamente prohibida la Publicación,
retransmisión, edición y cualquier otro uso de los contenidos de este portal.




Aviso de privacidad