Tuesday 06 de December de 2016

El cuento de nunca acabar

J. Luis Medina Lizalde      17 Aug 2014 21:32:02

A- A A+

Compartir:
Otra vez estamos ante “el cuento de nunca acabar”.

Una más de las costosas campañas para convencer a la opinión pública de que la inseguridad quedó atrás fue convertida en dinero tirado a la basura con la difusión de la enésima alerta del gobierno de Estados Unidos para que sus ciudadanos no transiten o, si lo hacen, lo hagan con mucho cuidado en más de la mitad de los estados de la República, entre los que vuelve a figurar Zacatecas.

En un boletín oficial, se enfatiza como zonas riesgosas los límites de los estados de Aguascalientes y Jalisco con nuestro estado, sin excluir, como cuando se refiere a varias de las restantes entidades referidas en la alerta, a la capital del estado.

Los desmentidos tanto del Gobierno Federal como de la totalidad de las entidades de la República son sin fuerza argumentativa, como “para no dejar”. Ni siquiera son capaces de echar en cara a los gringos que ellos ponen el mercado de drogas, las armas, los circuitos de lavado de dinero y la estrategia donde México pone los muertos.

Lo fallido de los esfuerzos desplegados contra el crimen organizado que los gringos ponen en evidencia se origina en la persistencia de factores criminógenos en el seno de la sociedad y en la imposibilidad de que tenga éxito contra la delincuencia un régimen que mantiene durmiendo en la misma recámara a los que combaten los delitos y a los que los comenten.

A Peña Nieto se le reprocha su olímpica desatención a la prevención y castigo de la corrupción en las estructuras del poder.

Los usos locales
Miguel Alonso no solo fue fallido en castigar lo que con tanto énfasis denunció respecto al pasado del que formó parte. También ha fallado en evitar y castigar la cadena de bochornos correspondientes a su gestión.

La debilidad institucional se agrava debido a dos factores: uno consiste en grupos con parcelas de poder en cotidiana e insensata confrontación que consume energías, tiempo y recursos que debieran emplearse en atender asuntos de fondo. Un segundo elemento, tan importante como el anterior, es la frivolidad política que parece no tener límites.

Coronaciones de reinas, colocación de primeras piedras, celebraciones de cumpleaños de políticos, baños de pueblo en eventos culturales, charreadas, corridas de toros y palenques reflejan despilfarro de un bien público más importante que el dinero: el tiempo.

¿Tiene eso que ver con lo mal hecho, con las decisiones mal tomadas, con el vencimiento de los tiempos programados para la conclusión de cada obra, con los subejercicios?

La obsesión por salir a diario en los medios de comunicación ha provocado que se viva “hacia afuera”, sin ocuparse de la debida organización de los procesos internos, sin tiempo para escuchar al personal a cargo y sin supervisión adecuada de lo cotidiano.

No se puede afirmar sin mentir que en Zacatecas hay seguridad como resultado de esfuerzos en la materia cuando al mismo tiempo se reconoce que la tranquilidad de una región (la de los cañones) obedece al control del territorio por un cártel del narcotráfico que no extorsiona.

El hecho de que no tengan visibilidad las víctimas de secuestro, las personas desaparecidas y muchos ejecutados de identidad desconocida no significa que la seguridad de otros tiempos esté de regreso.

Otra raya al tigre
La falta de información pública respecto a lo acontecido con individuos ampliamente conocidos que en un momento determinado se vieron envueltos en episodios delictivos es signo de disfuncionalidad institucional.

Para botón de muestra está el caso del conocido litigante Manuel Garza López, del que ha trascendido que a finales de abril del año en curso fue secuestrado por hombres armados y mantenido en cautiverio hasta el 29 de junio, fecha en que, según su testimonio ministerial, escapó y logró la ayuda policial, no sin antes haberse desprendido de 6 millones 500 mil pesos entregados como rescate parcial a sus secuestradores.

El vacío de información al respecto ha suscitado los más encontrados rumores que van desde la versión de un autosecuestro, hasta la de un episodio virulento entre familiares en litigio por razones patrimoniales. El caso es que desde que se supone que recobró la libertad se ha vuelto “ojo de hormiga” y la autoridad competente nada aclara.

Historias de esas hay muchas. Hay miedo hasta para firmar desplegados de protesta, siendo dicho miedo el más auténtico certificado de inseguridad. La criminalidad sigue sus propios ritmos.

Cuando disminuye su presencia es por razones ajenas a la eficacia de la autoridad y cuando menos lo esperamos, reafirma su desafiante existencia. Es el cuento de nunca acabar.

Nos encontramos el jueves en El recreo.




Comentarios
No existen comentarios aún
Accesa o regístrate para poder comentar

Lo más leído
Quiso darle una sorpresa a su novio y se mató camino a su boda
Asesinan a un vendedor de nieves en la San Marcos
Encuentran a un hombre ahorcado en Lomas de Bracho
Inician proceso legislativo para destituir al 'Cuau'
‘Reaparece’ Javier Duarte con publicación en Facebook
Gael García Bernal parodia el video de los XV años de Rubí
México ‘debería seguir el ejemplo de Trump, potenciar a la nación’: El Bronco
México, por debajo del promedio mundial en educación: PISA
Conmociona a Colombia violación y asesinato de niña de siete años
Se viraliza cuando Luis Miguel desairó a Thalía
Aplicaciones


Servicios
$ Dolar
Compra 20.39
Venta 20.89
€uro
Compra 21.82
Venta 22.32

Multimedia



©Todos los derechos reservados
GRUPO EDITORIAL ZACATECAS, S.A. DE C.V.- De no existir previa autorización, queda expresamente prohibida la Publicación,
retransmisión, edición y cualquier otro uso de los contenidos de este portal.




Aviso de privacidad