Saturday 10 de December de 2016

El deterioro institucional

Édgar Félix      4 Aug 2014 20:20:12

A- A A+

Compartir:
El Latigazo de Imagen de la edición de ayer fue muy ilustrativo para saber el grado de descomposición al que han llegado los cuerpos de policía municipales del estado, al explicar que “el hecho de que la mayor parte de la corporación policiaca de Sombrerete era en realidad una banda dedicada al robo, al secuestro y al asesinato es la mejor prueba que en la integración, formación, renovación de los cuerpos policiacos no se ha avanzado casi nada”.

Es decir, la penetración de las mafias que operan en la entidad ha sido muy lesiva y devastadora en la estructura del gobierno ante instituciones endebles y propensas a la corrupción. ¿Cuántos municipios de la entidad se encuentran en esta situación, como el caso de Sombrerete? Seguramente, por lo que leemos constantemente, la mayoría.

Hace algunos tres años un político zacatecano me decía off the record que le habían ofrecido una candidatura de algún municipio del sur del estado con una condición: “la policía es de nosotros”. Es decir, las mafias que controlan la entidad negocian con los nuevos aspirantes políticos las direcciones de la institución municipal como si se tratara de cuotas o prerrogativas de poder.

Esto es un hecho muy grave porque sea cualquier puesto, por insignificante que sea, el gobierno debe tener los suficientes candados y leyes que los proteja (o blinde) de gobernar desde intereses particulares, mezquinos o contra el bien común.

De otra manera, regresamos a un Estado porfirista en el que pregonaban los hacendados, los caciques, las mafias y los esclavos, sin ley y en un ambiente de pistola y puñetazos.

Ahora sabemos que la sociedad en general no confía en los policías por muchas razones y no por motivos caprichosos como muchos años quisieron propagar algunos presidentes y gobernadores.

Es la deslealtad y la desilusión ganada día a día, con sudor y lágrimas, a golpe de macanazos y abusos constantes. Los policías se han ganado la falta de respeto y desconfianza por decenas de casos en que abusan de la sociedad. Y tal vez seamos injustos porque todavía hay elementos honestos,
comprometidos con la sociedad (como debe ser) y responsables, pero la actual situación ha llegado a niveles incontrolables e intolerables.

Todavía es tiempo de comenzar a enderezar el barco si es que pretenden tomar rumbo hacia aguas tranquilas y navegables. Todavía las policías municipales, estatales y federales pueden salvarse de ser controladas por las mafias del país. Aún estamos en un lugar en que el respeto a las leyes y las instituciones pueden tener efectos positivos en el andamiaje del poder político y económico del estado.

Aplazar, ocultar o negar esta grave situación es ayudar o contribuir a la fortaleza de un Estado alternativo desde las mafias. La sociedad ha puesto los muertos, la desgracia, miles de historias de impunidad por la corrupción de los cuerpos de policía. Es urgente regresar al Estado de Derecho y el fortalecimiento de los cuerpos de seguridad pública.




Comentarios
No existen comentarios aún
Accesa o regístrate para poder comentar

Lo más leído
Fallece el secretario de Cultura, Rafael Tovar y de Teresa
Los hermanitos Mandujano no tienen juguetes 
Promotores de 65 y Más cobraban las pensiones
Crimen mató a mil 200 federales; periodo 2006-2016
Tovar y de Teresa en la literatura
Los ganadores de los premios Nobel 2016 y su trabajo
Productos milagro, entre los más decomisados en 2016
Aplicaciones


Servicios
$ Dolar
Compra 20.38
Venta 20.88
€uro
Compra 21.54
Venta 22.04

Multimedia



©Todos los derechos reservados
GRUPO EDITORIAL ZACATECAS, S.A. DE C.V.- De no existir previa autorización, queda expresamente prohibida la Publicación,
retransmisión, edición y cualquier otro uso de los contenidos de este portal.




Aviso de privacidad