Tuesday 06 de December de 2016

El engaño de la revista Forbes

J. Luis Medina Lizalde      18 Dec 2013 22:30:04

A- A A+

Compartir:
La lista de los 10 políticos mexicanos “más corruptos” que publica la revista Forbes es una muestra elocuente de la inducción masiva a concentrarse en los efectos sin atender las causas de los males sociales.

El origen de tal mecanismo es muy simple, la corrupción, significando una desgracia para la inmensa mayoría, es fuente de riqueza ilegítima para una minoría y elemento de control político imprescindible en sociedades de extrema desigualdad.

La revista conocida por su lista anual de super ricos ha colocado a 10 cartuchos quemados con muy mala fama pública en el banquillo de los acusados del tribunal internacional de la opinión pública, a sabiendas de que nadie saldrá en su defensa debido a que son políticos en desgracia, impresentables.

Andrés Granier y Elba Esther Gordillo son los únicos que en estos momentos se encuentran en prisión; ella en espera de que los sospechosos errores en su consignación permitan su libertad para vivir su retiro en la quietud del hogar, y Granier en espera de que los servicios prestados a la campaña de Peña Nieto de algo le valgan.

Los demás resienten periodicazos, pero de ahí no pasa, gozan de lo adquirido sin molestas interferencias, si acaso resintiendo la humillación social y la humana desilusión originada en el abandono de sus legiones de aduladores, el dirigente petrolero Romero Deschamps es un senador fantasma al que le vale la información de que dispone sobre los jugosos negocios petroleros de poderosos personajes de la élite brurocrática.

El enfoque implícito en la exhibición de los personajes que hace la revista Forbes es distractor del verdadero problema, al encubrir el carácter sistemático de la corrupción a pesar de que la misma se manifiesta en todos los órdenes de la vida nacional, la lista solo atiende a individuos cuya actividad ha transcurrido en el sector público omitiendo la participación de quienes desde el ámbito empresarial y de negocios amasan enormes fortunas coludiéndose con servidores públicos mediante una variedad de modalidades.

Coyotes al cuidado del gallinero
En los primeros tiempos del Estado surgido del movimiento revolucionario, la corrupción convirtió en hacendados latifundistas a generales y políticos asociados con las fuerzas emergentes. La modernización de la inmoralidad en la política se produjo durante el sexenio de Miguel Alemán, en donde se consagró el pillaje asociado a la obra pública y donde surgió productiva mancuerna de los apellidos Alemán y Azcárraga de la que resultó Televisa.

La conversión del Estado rector de la economía en Estado administrador de contratos impuesta desde los enclaves del capital internacional iniciada a partir de Miguel de la Madrid innovó las formas de corrupción e hizo de las privatizaciones de ese sexenio y de todos los posteriores, incluido el actual, el proceso más corrupto del mundo, según la visión de lo más representativo de la prensa mundial, en la cúspide del salinismo se produjo una masiva tranferencia de empresas públicas al selecto grupo de allegados determinando con eso el surgimiento de un club de ricos, que pronto desplazaría a los ricos anteriores en el imaginario colectivo.

Hoy todo mundo sabe quién es Carlos Slim, cuando en tiempos previos a su adquisición de Telmex no “pintaba”, pues otro Carlos simbolizaba la condición de Rico McPato, se apellidaba Trouyet (ya nadie se acuerda del dicho descalificador de quienes “piensan como Carlos Marx y viven como Carlos Trouyet”).
La masiva transferencia de bienes públicos a manos privadas gestó la modalidad de corrupción que está en auge, desde puestos de poder se otorgan “favores” a capitales privados extranjeros y nacionales que serán recompensados mediante porcentajes de acciones, contratos y puestos elevados en empresas con las que se tuvo “interlocución institucional”.

El impulso “fundacional” del corrupto modo de servir a intereses privados desde la función pública plenamente visible, corrió a cargo de Ernesto Zedillo, quien como presidente decretó la privatización de Ferrocarriles Nacionales y como expresidente apareció en el consejo de administración de una de las compañías adquirentes, desde entonces es común saber que exsecretarios de Hacienda, del Banco de México, de Energía y directores generales de Pemex, etcétera, aparecen asociados al interés de capitales con los que tuvieron que ver como funcionarios.

Tan corrupta élite llevó el peso principal del cabildeo a favor de la privatización energética que se nos acaba de imponer.

Los de angora
La lista de los 10 mexicanos más corruptos miente, los 10, si acaso con la excepción de Raúl Salinas de Gortari, son piezas menores en el gran tablero de la corrupción, su riqueza es enorme comparada con la inmensa mayoría de los mexicanos, pero nada comparable a la de los amos que sirvieron y que ahora los usan como distractor.
 




Comentarios
No existen comentarios aún
Accesa o regístrate para poder comentar

Lo más leído
Inician proceso legislativo para destituir al 'Cuau'
Quiso darle una sorpresa a su novio y se mató camino a su boda
Conmociona a Colombia violación y asesinato de niña de siete años
Ciudadanos 
‘Reaparece’ Javier Duarte con publicación en Facebook
Aplicaciones


Servicios
$ Dolar
Compra 20.38
Venta 20.88
€uro
Compra 21.88
Venta 22.38

Multimedia



©Todos los derechos reservados
GRUPO EDITORIAL ZACATECAS, S.A. DE C.V.- De no existir previa autorización, queda expresamente prohibida la Publicación,
retransmisión, edición y cualquier otro uso de los contenidos de este portal.




Aviso de privacidad