Monday 27 de February de 2017

¿El general no tiene quien le crea?

J. Luis Medina Lizalde      28 Sep 2014 21:30:08

A- A A+

Compartir:
Miente Osorio Chong o está muy desinformado cuando asegura que sería un hecho aislado la ejecución extrajudicial en Tlatlaya, estado de México, el 30 de junio del presente, en caso de comprobarse, como todo indica, que no se registró un enfrentamiento entre Ejército y delincuentes, sino que la tropa asesinó a al menos 21 jóvenes (entre los cuales figuran varios menores de edad) después de más de dos horas de someterlos a violentos interrogatorios.

La amplia difusión en el extranjero del terrible suceso y las dudas que desde el principio surgieron hicieron inevitable la investigación que, por lo pronto, tiene en prisión militar a soldados de muy bajo rango por elípticas acusaciones de transgresión de la disciplina castrense y muy probablemente en vías de ofrecerlos como chivos expiatorios en aras de salvar lo salvable de la imagen del régimen del PRI ante la comunidad internacional.

Las cuantiosas inversiones trasnacionales que con reformas entreguistas busca Peña Nieto y socios en la aventura encontrarán desaliento de parte de las opinión pública internacional si esta se convence de que detrás de la apariencia modernizante se esconde el autoritarismo marca Díaz (por Porfirio Díaz y Gustavo Díaz Ordaz).

El secretario de Gobernación no se atreve a reconocer en público la confirmación de la predicción compartida por una gran mayoría de expertos en temas de seguridad nacional en su desacuerdo con la súbita utilización masiva de las fuerzas armadas en la guerra al narcotráfico de parte de Felipe Calderón, buscando la legitimación que no obtuvo en las urnas a la manera de Salinas de Gortari con el Quinazo,
¿En qué consistía tal predicción? En que el Ejército no puede cumplir la tarea policial porque no está diseñado para eso y que además de transgredir la constitución, se le expone a la descomposición que genera en sus filas el crimen organizado y se le fractura la relación con la sociedad civil cuando a duras penas recuperó cercanía después del 68.

De diciembre del 2006 a la fecha se han registrado muchos episodios de severo desgaste de las fuerzas armadas.

La descomposiciónpronosticada
En una región martirizada por la violencia, la presencia de las fuerzas armadas es recibida con júbilo ciudadano. Pasa el tiempo y al ver que poco se avanza y que con frecuencia elementos uniformados se vuelven parte del problema, el júbilo desaparece. Ciudad Juárez, Monterrey, varias ciudades de Tamaulipas y Michoacán lo pueden corroborar.

Militares de alto rango han sido procesados pos sus presuntos nexos con cárteles de la droga, afectando la moral y la imagen del Ejército. No es gratuito que los países con similar problemática mantengan a sus ejércitos sin apartarse de la misión que les es propia.

La respuesta inicial a los expertos fue que la militarización del combate al crimen organizado era temporal, mientras se logra la creación de policía confiable. ¿Y qué es lo que ha sucedido?

Lo que se puede advertir es que el gobierno sigue dando garrotazos de ciego ensayando medidas que recicla una y otra vez como si fueran nuevas. Ahí está el dichoso Mando Único y los famosos exámenes de confianza sin que las policías de los tres niveles de gobierno progresen un milímetro ni en su eficacia ni en su moral.

Así lo pone una vez más de relieve la policía de Guerrero con su infame matanza de normalistas el viernes pasado y donde ya se tiene a buen resguardo a los chivos expiatorios porque, al igual que en el caso de Tlatlaya, los altos mandos no rinden cuentas por los delitos de los que actúan bajo sus directrices.

Ayuden al general
Son tantas las historias de ejecuciones extrajudiciales relatadas por el periodismo, tantas las ocasiones en que testigos de atrocidades semejante narran hechos que desmienten versiones oficiales, que Osorio Chong no puede minimizar, si quiere un poquito de credibilidad, la gravedad de un suceso de esa naturaleza calificándolo de excepcional.

Demos el beneficio de la duda al secretario de la Defensa Nacional cuando reitera el respeto del Ejército a los derechos humanos y su consecuente cooperación con la investigación de las posibles violaciones.
También, que en lo sucesivo los gobernadores que callan cobardemente actúen con valor civil y sus procuradurías dejen de actuar como “tapaderas de oficio” cada vez que en sus jurisdicciones se registran hechos como el de Tlatlaya, donde el procurador del estado de México aparece como siniestro encubridor institucional una vez que se confirme el atroz crimen.

Ayudemos todos al general Cienfuegos en su compromiso con los derechos humanos diciendo “la neta”. ¿O no le creen? Violar la ley para hacer respetar la ley nunca ha dado resultado.

Nos encontramos el jueves en El recreo.

twitter: @ luismedinalizal




Comentarios
No existen comentarios aún
Accesa o regístrate para poder comentar

Lo más leído
Agreden a disparos dos domicilios en la madrugada
Celebran en grande el último día de la Jerezada 2017
Al tiempo
Te contamos de la nueva forma de extorsionar por WhatsApp
Meryl Streep rechaza vestido Chanel; es una ‘barata’: diseñador
Detienen a sujetos armados en Sombrerete
Accidente carretero cobra la vida de un menor y deja herido a otro
El error histórico en los Premios Oscar de la Academia, en 'memes'
​Llama gobernador a vacunarse contra la Influenza
Sacan cadáver de una noria
Aplicaciones


Servicios
$ Dolar
Compra 19.89
Venta 20.39
€uro
Compra 21.08
Venta 21.58

Multimedia



©Todos los derechos reservados
GRUPO EDITORIAL ZACATECAS, S.A. DE C.V.- De no existir previa autorización, queda expresamente prohibida la Publicación,
retransmisión, edición y cualquier otro uso de los contenidos de este portal.




Aviso de privacidad