Saturday 03 de December de 2016

El imperio que creaba realidades

Alberto Piris      16 Jul 2014 20:20:07

A- A A+

Compartir:
Un periodista estadounidense, escritor y ganador del premio Pulitzer, se entrevistó en el verano de 2002 con un consejero del presidente Bush. En octubre de 2004 publicó en The New York Times aspectos de la entrevista que permiten interpretar los entresijos de la política exterior de Estados Unidos en aquella época, donde están las raíces de los problemas de hoy.

El consejero Karl Rove le dijo al periodista que los individuos como él (Ron Suskind) formaban parte “de lo que podía llamarse la comunidad de personas basadas en las realidades”, y que ese tipo de gente “creía que las soluciones surgen tras un juicioso estudio de la realidad perceptible”.

Suskind asintió e hizo algunas referencias vagas a los principios de la Ilustración y al empirismo, pero Rove no le dejó terminar y le cortó: “Ya no es así como funciona realmente el mundo.

Ahora nosotros somos un imperio y, cuando actuamos, creamos nuestra propia realidad. Y mientras ustedes estudian esa realidad nosotros volvemos a actuar, creamos nuevas realidades que ustedes pueden estudiar también; y así es como van saliendo las cosas. Somos los actores de la historia, y a ustedes solo les queda estudiar lo que nosotros hacemos”.

No es fácil describir con más claridad el espíritu que entonces dominaba en Washington, bajo la dirección del iluminado Bush y su corte de arrogantes paladines. Espíritu con el que los ejércitos de Estados Unidos, con la servil cooperación de algunos gobiernos aliados, irrumpieron violentamente en Irak en marzo de 2003. Lo hicieron utilizando como pretexto la eliminación de las imaginarias armas de destrucción masiva de Sadam Husein, pero con la finalidad de instaurar la “paz americana” en lo que Washington denominaba el Oriente Medio “ampliado”.

Para ello se iban a establecer bases permanentes en Irak, se limpiarían las alcantarillas desde donde surgía el terrorismo mundial, se controlarían para siempre los vastos depósitos de hidrocarburos de la región (pues según declaró otro alucinado del Pentágono “Irak flota en un mar de petróleo”), y se amedrentaría a Irán y Siria con la exhibición de un inigualable poder militar que aseguraría la hegemonía mundial de las armas de Estados Unidos, de modo que ningún otro país o bloque de países pudiera jamás ponerla en entredicho.

Estaban creando su propia realidad, como ya había anunciado Rove, pero la soberbia les fue cegando sin que apenas lo advirtieran.

Ocuparon Bagdad y decapitaron el régimen autocrático que tiránicamente acallaba las tensiones internas en las que vivían los iraquíes desde la artificial creación del Estado por los vencedores de la Primera Guerra Mundial. Los invasores de 2003 disolvieron el ejército iraquí, que ya no sería necesario con el país protegido a perpetuidad bajo el paraguas del Pentágono.

Creando las nuevas realidades, no supieron anticipar que al enviar al paro a todo un ejército estaban preparando el terreno para el nacimiento de los insurgentes suníes que estos días amenazan la integridad de Irak y aspiran a crear un califato en las tierras mesopotámicas, el Estado Islámico de Irak y el Levante, que desprecia las fronteras impuestas por los antiguos colonizadores.




Comentarios
No existen comentarios aún
Accesa o regístrate para poder comentar

Lo más leído
Carambola brutal; mueren 2 personas
Los hermanitos Ramos esperan con fe al Niño Dios
La FEPADE y el IEEZ trabajando de cara para la elección extraordinaria
Economía incierta para 2017: analistas; efecto Trump
Hallan equipo de espionaje en el Congreso de Aguascalientes
Le llueven más cargos a Duarte; presentan denuncia por omisiones
Muro de Trump traería graves consecuencias para la biodiversidad: PNUMA
Busca Inapam incrementar beneficios para adultos mayores 
Se impulsará expansión del libre comercio: Peña
Salud apuesta a reducir las muertes maternas
Aplicaciones


Servicios
$ Dolar
Compra 20.58
Venta 21.08
€uro
Compra 21.98
Venta 22.48

Multimedia



©Todos los derechos reservados
GRUPO EDITORIAL ZACATECAS, S.A. DE C.V.- De no existir previa autorización, queda expresamente prohibida la Publicación,
retransmisión, edición y cualquier otro uso de los contenidos de este portal.




Aviso de privacidad