Saturday 03 de December de 2016

El invierno mexicano

Édgar Félix      3 Nov 2014 20:29:28

A- A A+

Compartir:
México ya quebró la estructura institucional con el escándalo de Ayotzinapa.

El Estado ha perdido credibilidad y la paciencia de millones de mexicanos indignados por las constantes atrocidades cometidas desde los regímenes panistas y del priísta Enrique Peña. Un país con una sociedad llena de miedo, incertidumbre y coraje por la desaparición de 43 estudiantes normalistas protesta por todo el territorio por el terrorismo gubernamental. Cada uno es un Mohamed Bouazizi, aquel joven tunecino que comenzó la revolución del norte de África quemándose en vida, al estilo bonzo.

Es constante, ahora sí, el hartazgo social ante la impericia institucional por resolver la inseguridad y la guerra de narcotraficantes. Las manifestaciones son continuas en redes sociales y el gobierno de Peña Nieto no tiene otra agenda prioritaria más que resolver la desaparición de los 43 normalistas en la que solo hay dos opciones:

- La primera, encontrar con vida a los jóvenes, lo cual sofocaría rebeliones.
- La segunda, el escenario que estallaría una sociedad mexicana harta y cansada de gobiernos incapaces y corruptos, encontrarlos muertos.

En este conflicto están involucrados el Ejército, las mafias del narcotráfico, policías estatales y municipales y la guerrilla mexicana. Ayotzinapa está enclavado en una región donde los legendarios luchadores sociales que tomaron las armas, Lucio Cabañas y Genaro Vázquez, sembraron desde los 70 una rebelión insurgente que ha prevalecido generacionalmente desde entonces.

La brutalidad con que ha sofocado el Estado el surgimiento de grupos guerrilleros ha sido muy salvaje, según los testimonios de los familiares. Antes los hacían tragar gasolina y les prendían fuego, ahora los desollan.

La guerra ha sido cruenta en esta región mexicana donde dominan las mafias del narcotráfico con el consentimiento de autoridades estatales y municipales.

La podredumbre y descomposición del poder en México, como ha sido descubierto paulatinamente en varios estados del país, como Michoacán y Tamaulipas, no es diferente a la situación en Guerrero, solo que con el ingrediente de la guerrilla histórica mexicana.

Al gobierno mexicano le urge resolver el caso por la constante presión internacional y nacional. El tiempo está contra el gobierno de Peña Nieto urgido de legitimidad por anunciarse desde el inicio como el salvador de México y el presidente que daría paz social. La paciencia se agota ante la falta de resultados del Estado y la inconformidad social en aumento. El gabinete de seguridad ha demostrado su ineficacia en este primer tramo. De los resultados, ahora constreñido al caso de Ayotzinapa, depende la estabilidad social.

No se trata de la afectación al sector de la izquierda mexicana, porque en Iguala y Guerrero gobierna el PRD, sino del efecto masivo hacia todos los sectores y partidos. No es que esté en riesgo la gobernabilidad del país, sino toda la estructura política que lo cimienta.

Periodista freelance




Comentarios
No existen comentarios aún
Accesa o regístrate para poder comentar

Lo más leído
Carambola brutal; mueren 2 personas
Los hermanitos Ramos esperan con fe al Niño Dios
La FEPADE y el IEEZ trabajando de cara para la elección extraordinaria
Economía incierta para 2017: analistas; efecto Trump
Hallan equipo de espionaje en el Congreso de Aguascalientes
Le llueven más cargos a Duarte; presentan denuncia por omisiones
Muro de Trump traería graves consecuencias para la biodiversidad: PNUMA
Busca Inapam incrementar beneficios para adultos mayores 
Se impulsará expansión del libre comercio: Peña
Salud apuesta a reducir las muertes maternas
Aplicaciones


Servicios
$ Dolar
Compra 20.58
Venta 21.08
€uro
Compra 21.98
Venta 22.48

Multimedia



©Todos los derechos reservados
GRUPO EDITORIAL ZACATECAS, S.A. DE C.V.- De no existir previa autorización, queda expresamente prohibida la Publicación,
retransmisión, edición y cualquier otro uso de los contenidos de este portal.




Aviso de privacidad