Sunday 04 de December de 2016
»Manuel Ávila y su gente queman el archivo y roban bienes  

El movimiento en El Plateado 

Elieser Márquez Vela      16 Aug 2014 19:34:27

A- A A+

Compartir:
  • Foto: Archivo del cronista Elieser Márquez Vela.   (Cortesía) Foto: Archivo del cronista Elieser Márquez Vela. (Cortesía)
  • Francisco Medina, Sidrono Arroyo, Reginaldo Velasco, David Ávila, Pedro Martínez, Ignacio de Lara, Inés Magdaleno, Manuel Ávila, Juan Ávila y Juan López. (Archivo personal de  Guadalupe  Escobedo Arroyo).  (Cortesía) Francisco Medina, Sidrono Arroyo, Reginaldo Velasco, David Ávila, Pedro Martínez, Ignacio de Lara, Inés Magdaleno, Manuel Ávila, Juan Ávila y Juan López. (Archivo personal de Guadalupe Escobedo Arroyo). (Cortesía)
  • Sidrono Arroyo se unió al coronel en Tabasco. (Archivo personal de  Guadalupe  Escobedo Arroyo).  (Cortesía) Sidrono Arroyo se unió al coronel en Tabasco. (Archivo personal de Guadalupe Escobedo Arroyo). (Cortesía)
  • Los revolucionarios entraron a la Hacienda de la Encarnación, en Villanueva, y se llevaron caballos y dinero. (Archivo) Los revolucionarios entraron a la Hacienda de la Encarnación, en Villanueva, y se llevaron caballos y dinero. (Archivo)
  • El municipio fue fundado en 1862 y desde 1998 se llama El Plateado de Joaquín Amaro. (Cortesía) El municipio fue fundado en 1862 y desde 1998 se llama El Plateado de Joaquín Amaro. (Cortesía)
  • Manuel Ávila Medina (Archivo personal de  Guadalupe  Escobedo Arroyo).  (Cortesía) Manuel Ávila Medina (Archivo personal de Guadalupe Escobedo Arroyo). (Cortesía)
Imagen de


El Plateado de Joaquín Amaro se encuentra en la serranía entre dos cañones geográficos cuya presencia socioeconómica fueron importantes: el de Jerez-Tlaltenango por un lado y el de Villanueva-Juchipila, por otro.

A través de ellos fluían las noticias y la información.

A la misma distancia que se encuentra Villanueva, está Jerez; ambas eran cabeceras de partido.
No obstante, como lo dijera Wistano Luis Orozco, Villanueva mostraba más rezago en lo político, social y económico y culturalmente hablando, dada la existencia de grandes haciendas.

Con gallardía, el 3 de marzo de 1911 el coronel Manuel Ávila Medina se levantó en armas en Tabasco, pues había sido soldado del general J. Trinidad García de la Cadena.

El 8 de marzo, Ávila y sus hombres tomaron Jalpa y para el 1 de abril se enfrentaron a las tropas de los federales en la Mesa de Tropeleras. 

Llegan a El Plateado
Fue precisamente el 6 de mayo cuando el coronel llegó a El Plateado con Ramón Ávila Medina, alias El Marihuano; Juan Ávila Rodríguez El Canchola; Pedro Ávila El Barril; David Ávila y José Mota García, alias Pilatos, originario de El Plateado.

Él participó el 23 de junio de 1914 en la batalla y toma de Zacatecas.

En su paso por este lugar, quemaron el archivo municipal, se llevaron el de la Agencia Fiscal del Plateado, más la suma de 18.46 pesos que le correspondían al empleado municipal Tomás Rábago.

Además, se llevaron los timbres postales y la cantidad mencionada sin recibir comprobante alguno, según documentos del Archivo Histórico del Estado de Zacatecas (AHEZ), de la serie Toma de Zacatecas, con fecha del 13 de julio de 1911.

También hicieron que el presidente municipal Luis Álvarez renunciara y que fuera nombrado en su lugar Félix Robles, quien el 29 de junio convocó a Ildefonso Saldaña y Teodoro Robles, regidor primero y síndico, respectivamente, para que tomaran protesta como alcalde  interino al ciudadano Francisco María Márquez, quien había sido nombrado por el “Supremo Gobierno”. 

La situación que prevalecía no era nada fácil. Por ejemplo, una de las principales tareas fue establecer una nueva policía con su armamento respectivo porque hasta ese momento solo había dos pistolas Remington.

Para ello, se solicitó al Gobierno del Estado, a través del jefe político de Villanueva llamado Miguel García, la cantidad de seis rifles o carabinas, así como seis sables.

Para recoger el armamento, en caso de ser aprobado y atendida la petición por el presidente recién entrado, se nombró a Anastasio Frausto. 

Y como la inseguridad era mayúscula fue necesario también que el presidente municipal solicitara, por lo menos, tres soldados de la fuerza que estaba en guarnición en Villanueva, como cabecera del partido.

El gobierno aprobó que se fuera una fuerza considerable de seis soldados para cumplir con la petición del alcalde.

Contra el orden
Además, por la efervescencia revolucionaria, que de por sí significaba desobediencia contra todo el orden, la población se manifestaba.

Fue el caso de Manuel María Torres, un individuo que pretendía a la directora de la escuela oficial del Rancho del Carretón, a quien buscaba y acosaba.

Ello mereció una queja tanto de la maestra como del presidente municipal.

Era para mantener el orden, por lo que se pedía el apoyo de la fuerza pública de Villanueva.

“Un informe contenido en el oficio número 119 del 17 febrero que cursa, tengo la honra de decir a usted, que los sublevados al mando de David Ávila, en número 14, llegaron a las 3 p.m. a la hacienda de la
Encarnación, donde tomaron 10 caballos y exigieron y recabaron del escritorio, la suma de 25 pesos, siguiendo con rumbo a Tayahua. 

“Fuerza es confesar que los revoltosos de referencia, anduvieron demasiados torpes, pues muy bien apoderándose del personal de esta Jefatura sacarse el depósito de armas y parque que en ella había, y pasar luego a la Recaudación de Rentas a secuestrar a su personal y apoderarse de los fondos que en ella hubiere”, cita un documento del AHEZ, del Fondo Poder Ejecutivo, serie Gobernador, del 19 de febrero de 1912.  

David Ávila y sus revolucionarios continuaron sus fechorías por toda la región.

Su gavilla robó nueve caballos y dinero en la Hacienda de la Encarnación; y 53 pesos, cinco caballos y cuatro frazadas en Tayahua.

En Huanusco robaron la recaudación de 101 pesos y el caballo del presidente, incluso robaron la administración del Plateado, llevándose tres caballos y dinero, dice el documento con fecha del 20 de febrero de 1912, del mismo fondo y serie.

“Teniendo noticias que salieron del mismo punto para el rancho del Mayate, por su proximidad a la sierra de morones, perteneciente a la municipalidad de El Plateado, donde saldremos a ese punto incorporados con el señor Ricardo Rojas.

“Ya seguiré informando a esa Superioridad sobre el resultado. Sufragio efectivo, no reelección. Villa del Refugio (Tabasco) 20 de febrero de 1912. Teniente Carlos González”, establece el documento citado.

“Así nuevamente la región de Villanueva se vio en la vorágine revolucionaria teniendo como principal asidero en Villa del Refugio, Villanueva y El Plateado”, cita el informe de gobierno de septiembre de 1912.  
*Cronista de El Plateado de Joaquín Amaro




Comentarios
No existen comentarios aún
Accesa o regístrate para poder comentar

Lo más leído
Un hombre muere ahogado en La Encantada
Catedráticos estafan a la UAZ  
Pasar Navidad con su mamá, el más grande deseo de Samuel y Cinthia
Detiene la Fepade a 12 personas; compraban votos a favor del PRD
Captan 'rata' en nevera con pollo de supermercado en Colombia
Perla y Paola nunca han estrenado ropa
Mi delito... cegarme de coraje
Instaladas al 100 por ciento las casillas de la elección extraordinaria 
Tigres ‘hipnotiza’ con su juego y avanza a la final
Confirman que Paquete Económico se entregó a tiempo
Aplicaciones


Servicios
$ Dolar
Compra 20.63
Venta 21.13
€uro
Compra 21.98
Venta 22.48

Multimedia



©Todos los derechos reservados
GRUPO EDITORIAL ZACATECAS, S.A. DE C.V.- De no existir previa autorización, queda expresamente prohibida la Publicación,
retransmisión, edición y cualquier otro uso de los contenidos de este portal.




Aviso de privacidad