Saturday 25 de February de 2017

El Museo Precario Albinet

Eric Nava Muñoz.      15 May 2014 22:00:07

A- A A+

Compartir:
Museo Precario Albinet, 2004. (Cortesía)
Museo Precario Albinet, 2004. (Cortesía)
Ya antes habíamos hablado del proyecto Museo Precario Albinet, del suizo Thomas Hirschhorn (1957), presentado en Landy, un suburbio de París. En ocasión del Día Internacional de los Museos, vale la pena revisarlo.

Se trataba de una construcción temporal realizada con materiales comunes de desecho (cartón, madera y cinta adhesiva), sin plusvalía; materiales que no tienen lugar en las bellas artes, mucho menos en la gran arquitectura de los museos.

El espacio mostró a lo largo de ocho semanas obras de Marcel Duchamp, Piet Mondrian, Kasimir Malevich, Andy Warhol, Salvador Dalí, Le Corbusier, Joseph Beuys y Fernand Léger.

La intención no era una forma de populismo cultural que se limitara a llevar las obras de la colección del Centro Pompidou al suburbio. Los habitantes de Landy fueron invitados a colaborar, recibiendo un pago o haciendo labores voluntarias, para crear una institución alternativa.

Esta participación modificó su papel; dejaron de ser simples espectadores para convertirse en agentes de una institución comunitaria que cuestionaba las ideas de patrimonio y división social del trabajo.

El patrimonio es una idea casi siempre impuesta desde una posición de autoridad. Es resultado de la voluntad de imponer la admiración por los valores de la ideología dominante. El museo, como el monumento, materializa lo considerado como bueno, deseable, aquello que nos hará “mejores”.

En el Museo Albinet, cada día de la semana estuvo dedicado a una actividad distinta, pero todas encaminadas a promover que la comunidad tuviera una relación crítica con la obra presentada.

Hubo talleres para niños y adultos, mesas de discusión entre especialistas y residentes de Landy sobre los temas que cada obra proponía y reuniones sociales cada domingo para clausurar las exposiciones temporales.

no era un lugar para admirar las “obras maestras” de artistas “consagrados”, sino un espacio para discutir sobre la comunidad a propósito de los temas que esas obras proponían.

Entonces, cabe preguntarnos, ¿los museos locales hablan de nosotros, de los valores de nuestra comunidad? ¿Sus colecciones responden a las preocupaciones o intereses de quienes vivimos hoy en el estado?

Como Álvaro Lara escribía ayer en estas páginas, no basta con aumentar la asistencia a los museos o de que los ubiquemos cada vez “más cerca de la gente”: la identidad no es asunto de números ni de distribución, sino de valores compartidos.

Tampoco basta el rescate arquitectónico de espacios, si no hay un programa de acción definido que los soporte, si no atendemos primero a los intereses de la comunidad que los recibe; serán espacios suntuosos, pero vacíos.




Comentarios
No existen comentarios aún
Accesa o regístrate para poder comentar

Lo más leído
Apoyan a deportistas de la capital
Localizan fosa con al menos tres cuerpos en Trancoso 
Agarran en pleno centro a una  pareja con droga y armas
Irresponsable, actitud de sindicatos mineros: Fabiola Torres
Kuczynski, el primer presidente latinoamericano que visita a Trump
Pide Haro a mineros esperar por resolución de la Suprema Corte 
Parejas se dan el sí al interior del Cerereso
EU planea adjudicar contratos para muro en abril
Suecia corrige a Trump 
Indeminazarán a familia de migrante asesinado 
Aplicaciones


Servicios
$ Dolar
Compra 19.90
Venta 20.4
€uro
Compra 21.03
Venta 21.53

Multimedia



©Todos los derechos reservados
GRUPO EDITORIAL ZACATECAS, S.A. DE C.V.- De no existir previa autorización, queda expresamente prohibida la Publicación,
retransmisión, edición y cualquier otro uso de los contenidos de este portal.




Aviso de privacidad