Saturday 10 de December de 2016

El Museo Precario Albinet

Eric Nava Muñoz.      24 Oct 2013 22:30:05

A- A A+

Compartir:
Museo Precario Albinet, 2004 (Cortesía)
Museo Precario Albinet, 2004 (Cortesía)
En mayo de 2004, el artista suizo Thomas Hirschhorn (1957) presentó en Landy, un suburbio de París, el Museo Precario Albinet.

El espacio mostró en un periodo de ocho semanas, obras de Marcel Duchamp, Piet Mondrian, Kasimir Malevich, Andy Warhol, Salvador Dalí, Le Corbusier, Joseph Beuys y Fernand Léger. Todos seleccionados por considerar que con su obra artística querían cambiar al mundo.

El museo fue construido, como otros proyectos de Hirschhorn, usando materiales comunes (cartón, madera aglomerada, cinta adhesiva), que fueron cubiertos, por dentro y por fuera, con grafitti y recortes de prensa que hablaban de este museo precario.

Son materiales que no tienen ninguna plusvalía, ni son habitualmente usados en las bellas artes. Son universales, accesibles y representan, por eso mismo, una posición clara del autor: la de hacer un arte que tiene implicaciones políticas en tanto que cuestiona el carácter elitista de la producción artística.

La intención no era solamente llevar las obras de la colección del Museo Pompidou al suburbio como una forma de populismo cultural. Los habitantes de Landy fueron invitados a colaborar recibiendo un pago o haciendo labores voluntarias para crear una institución alternativa.

Esta participación modificó su papel, dejaron de ser simples espectadores, para convertirse en agentes de una institución comunitaria que cuestiona las ideas de patrimonio y división social del trabajo.

El patrimonio es una idea siempre impuesta desde una posición de autoridad. Es resultado de la voluntad de imponer la admiración por los valores de la ideología dominante. El museo, como el monumento, materializa lo considerado como bueno, deseable, aquello que nos hará “mejores”.

En el Museo Albinet, cada día de la semana estuvo dedicado a una actividad distinta, pero todas encaminadas a promover que la comunidad tuviera una relación crítica con la obra presentada.

Hubo talleres para niños y adultos, mesas de discusión entre especialistas y residentes de Landy sobre los temas que cada obra proponía y reuniones sociales cada domingo para clausurar las exposiciones temporales.

El otro aspecto que critica el proyecto tiene que ver con el trabajo, al que Hirschhorn considera una forma de hacer y ser, un medio de autoinvención, una afirmación personal de dignidad y orgullo, y no un criterio para la división social.

Cada persona que colaboró con este museo fue capacitada para realizar su tarea. Desde el embalaje, montaje y seguridad de las obras, hasta la administración de servicios adicionales, como la biblioteca de consulta y la cafetería.

Trabajar para este museo no implicó explotación o servilismo, sino un medio para crear y apropiarse de un espacio.

no era un lugar para admirar las “obras maestras” de artistas “consagrados”, sino un espacio para discutir sobre la comunidad a propósito de los temas que esas obras proponían.

*Coordinador del Muno




Comentarios
No existen comentarios aún
Accesa o regístrate para poder comentar

Lo más leído
Fallece el secretario de Cultura, Rafael Tovar y de Teresa
Los hermanitos Mandujano no tienen juguetes 
Promotores de 65 y Más cobraban las pensiones
Asegura Policía Federal camioneta con Droga 
Crimen mató a mil 200 federales; periodo 2006-2016
Tovar y de Teresa en la literatura
Muere mujer después de fuerte accidente en motocicleta
Productos milagro, entre los más decomisados en 2016
Tovar y de Teresa, uno de los promotores de cultura más genuinos: AMLO
Aseguran 9 vehículos en el operativo alcoholímetro de Fresnillo 
Aplicaciones


Servicios
$ Dolar
Compra 20.38
Venta 20.88
€uro
Compra 21.54
Venta 22.04

Multimedia



©Todos los derechos reservados
GRUPO EDITORIAL ZACATECAS, S.A. DE C.V.- De no existir previa autorización, queda expresamente prohibida la Publicación,
retransmisión, edición y cualquier otro uso de los contenidos de este portal.




Aviso de privacidad