Saturday 10 de December de 2016

El periodista García Márquez 

Édgar Félix      21 Apr 2014 21:30:08

A- A A+

Compartir:
Hubo periodistas que dijeron tan campantes y llenos de esa sonrisa que solo delinean las certezas y la ignorancia, que Gabriel García Márquez no era periodista. Eran los días cuando me encontraba ensimismado leyendo un libro que recopilaba algunos reportajes del escritor colombiano García Márquez publicados en los años 50. Yo me encontraba en estado de shock al leer algo así.

Fue la primera vez que escuché aquello del periodismo narrativo y hubo esos periodistas que entonces me dijeron (allá por los 80, de esa estructura del dijeísmo que predicaban) que era un completo iluso, porque el periodismo “o es periodismo o es periodismo” (aún no logro entender qué trataron de decirme), pero nunca narrativo. Sonrientes, siempre, claro está.

Así que yo me puse a imitar lo que había leído, lo que no entendía en un refilón ni dos refilones sino hasta aprenderme de memoria algunos párrafos. Salieron algunas crónicas, algunas narraciones, inspirado en el gran escritor colombiano. Después hubo muchos más periodistas que decían y decían por aquellos y estos años que el periodismo narrativo no era periodismo y que García Márquez no era periodista y que mis crónicas eran eso, pero jamás periodismo. No podían soportar leer un párrafo sin el quién, el cuándo, el cómo, el por qué y, obviamente, el dónde.

Ahora que murió el gran Gabo hay algunos por ahí que siguen recontrachingando que el creador de Macondo no fue periodista, que lo narrativo es literatura, pero que jamás periodismo. Claro está, ese periodismo pariente del dijeísmo, cercano al poder, que cena y desayuna con los poderosos, que trabaja en un periódico importante, en una revista que todo mundo admira, en el DF, porque todo lo demás no sirve, no existe. El periodismo se hace en las fuentes oficiales y en los grandes medios del sistema.

Así que ahora, para mí sigue existiendo y existirá el gran Gabriel García Márquez y han muerto esos periodistas que los hubo y los hay en torrentes inacabables.

El periodismo es literatura, y eso se lo debemos mucho al gran Gabo. Gracias por esa herencia y por la existencia de esos enanos del pueblo de los “hubo” -muy cercano a la cueva del dijeísmo-, que cubren “fuentes oficiales”, que hacen grandes noticias de sus amigos “líderes” con los que luego se fotografían para exhibirse con ellos en la sala de sus casas, con el preciso en turno y los exprecisos (quitan a Salinas), a los que nunca tocaron porque, aseguran o siguen diciendo, que el periodismo no califica, es imparcial, no narrativo y mucho menos literario.

El periodismo no se constriñe, no es ni puede ser una estructura que solo notifica e informa como si se tratara de un robot redactando boletines de prensa o discursos de políticos. El periodismo debe trasladarnos al lugar, leer al autor en la estructura, informar de lo irrelevante haciéndolo importante en la vida de todos. Está entre todos los seres humanos que habitamos este planeta y no se circunscribe solo al poder.




Comentarios
No existen comentarios aún
Accesa o regístrate para poder comentar

Lo más leído
Aplicaciones


Servicios
$ Dolar
Compra 20.38
Venta 20.88
€uro
Compra 21.54
Venta 22.04

Multimedia



©Todos los derechos reservados
GRUPO EDITORIAL ZACATECAS, S.A. DE C.V.- De no existir previa autorización, queda expresamente prohibida la Publicación,
retransmisión, edición y cualquier otro uso de los contenidos de este portal.




Aviso de privacidad