Thursday 08 de December de 2016

Alentar y discernir 

Sigifredo Noriega Barceló      10 Jun 2014 22:00:13

A- A A+

Compartir:
Pascua y Pentecostés. Son el mismo acontecimiento de salvación: “Al anochecer del día de la resurrección… Reciban el Espíritu Santo…” El día que hizo el Señor es para que sea todos los días: por la mañana y por la tarde; en la salud y en la enfermedad; en lo próspero y en lo adverso... Todo el tiempo es Pascua - Pentecostés. También en nuestro tiempo: mes de junio, primavera-verano, año 2014.

Los signos de Pascua-Pentecostés son el viento, el fuego, el mismo idioma del amor, la comunidad… La vida nueva en plenitud: “Cuando los discípulos vieron al Señor se llenaron de alegría”. Creer en el resucitado es encuentro y nueva forma de vivir la vida y los acontecimientos. Creer en el resucitado es aceptar su nueva presencia a través del Espíritu Santo, aun en las situaciones sombrías de la existencia, de la historia humana y de la historia de la Iglesia.

Culmina el tiempo litúrgico de Pascua. El fruto de la Pascua-Pentecostés es la paz del resucitado: “La paz esté con ustedes”. La paz es el gran regalo de la Pascua-Pentecostés. Pero no hay don que no suscite e impulse a la misión: “Como el padre me ha enviado, así también los envío yo”. ¿Cuál es la misión de los discípulos del resucitado en tiempos convulsos y cargados de agobios, cansancios y pesimismos? ¿Cuál la misión de la Iglesia nacida en Pascua-Pentecostés, en un contexto de desilusión, confusión y dispersión? No puede ser otra que la de su origen.

La palabra proclamada y celebrada este día lo indica con claridad contundente: “A los que les perdonen los pecados…” La Iglesia es enviada para ser casa-hogar-escuela de la compasión misericordiosa del resucitado; para testimoniar la luz/fortaleza/alegría/paciencia de la esperanza. La fe en el resucitado debe expresar sus consecuentes frutos en la forja de cada día, como individuos y como sociedad.

Los obispos de México hemos regresado después de encontrarnos con el sucesor de Pedro y, en él, con la Iglesia universal. Experiencia magnífica de Pascua-Pentecostés en el contexto de nuestro tiempo.

Muchos han sido los temas compartidos en la oración y en la mesa fraterna. Todos tienen que ver con la misión de nuestras iglesias particulares. Necesitamos, entre otros, dos dones especiales del Espíritu Santo para la edificación de nuestras comunidades:

El don del aliento. Son tantos los miedos que nos paralizan y nos vuelven cristianos sin aliento, desencantados, cansados, sin vida… Necesitamos el don del aliento para que nuestras comunidades se renueven y vuelvan a ser espacios humanizados y humanizadores, generadores de vida y de paz.

El don del discernimiento. Hay un enorme déficit de sentido crítico en nuestras comunidades. Nos acomodamos "cómodamente" a la agenda de los intereses del momento. No sometemos al análisis lo que se dice, lo que pasa… Pensamiento único, sociedad líquida… Necesitamos el don del discernimiento para que nuestras comunidades sean escuela de lucidez y libertad, generen relaciones fraternas y solidarias…

Celebrar y vivir Pascua-Pentecostés nos pide ser fieles al Espíritu. Se trata de vivir ‘con aliento’, ser lúcidos y testimoniar estos valores con alegría. ¡Ven, Espíritu Santo! Te necesitamos, otra vez.
Los bendigo y aliento a vivir en el espíritu.




Comentarios
No existen comentarios aún
Accesa o regístrate para poder comentar

Lo más leído
El eterno viajero
Sancionan a personal del IMSS que participó en un ‘Mannequin Challengue’
Arrebatan al narcotráfico 150 mil armas; además de drogas y bienes
Conmemora el Museo de Guadalupe su centenario
Más de 150 elementos buscan por aire y tierra a delincuentes en Veracruz
Denuncian fraude en universidad de Duarte
Vanidad en Navidad; estilo de temporada
Achacan fallo educativo a Calderón y Gordillo
Peña: México, motor de crecimiento de AL
Aplicaciones


Servicios
$ Dolar
Compra 20.29
Venta 20.79
€uro
Compra 21.88
Venta 22.38

Multimedia



©Todos los derechos reservados
GRUPO EDITORIAL ZACATECAS, S.A. DE C.V.- De no existir previa autorización, queda expresamente prohibida la Publicación,
retransmisión, edición y cualquier otro uso de los contenidos de este portal.




Aviso de privacidad