Saturday 03 de December de 2016
RSS Minuto x Minuto
 

El PRI, en Los Pinos gracias a grupos de poder: Arturo Romo

Francisco Gabriel Reynoso Torres      19 Aug 2014 22:00:03

A- A A+

Compartir:
El exgobernador Arturo Romo. (Imagen)
El exgobernador Arturo Romo. (Imagen)
Arturo Romo Gutiérrez afirma contundente que los grupos de poder que dominan al país regresaron al PRI a Los Pinos, no el voto y la voluntad popular.

El exgobernador de Zacatecas aclara que sigue en el PRI. No ha renunciado ni nadie le ha pedido su renuncia, aunque, lamenta, está alejado porque el PRI modificó su propuesta original de cambio democrático con reformas sociales.

Romo Gutiérrez considera que Miguel Alonso hace un trabajo serio y pide a los zacatecanos que lo ayuden a cristalizar el trabajo de su gobierno en mejores condiciones de vida.

Critica el exgobernador a quienes, por ambiciones personales y más por la subcultura de la autollamada clase política de Zacatecas, anticipan los tiempos de sucesión. Caen en la deslealtad, en la ingratitud y en lo ridículo.

¿Sigue usted en el PRI?
Hace ya bastante tiempo que tomé la determinación de mantenerme al margen de todo partido político o movimiento. Llegué a la conclusión de que, aún admitiendo que el sistema de partidos es el único que tenemos, el país atraviesa por una crisis de representatividad.

Los partidos en México y en el mundo no acaban de delinear su propuesta ideológica, política y programática con la claridad que permita al elector definirse por una u otra.

Pensé que lo mejor era estudiar los fenómenos políticos, nacionales e internacionales, al margen de los partidos.

Mi respeto, cariño y agradecimiento a los militantes de mi partido. Les debo mucho. Jamás podría pagar lo que me ayudaron para desarrollar mi carrera política, pero yo no fui el que cambié.

El que cambió fue mi partido. Se alejó de lo que era su propuesta original, una propuesta de cambio democrático con reformas sociales.

Formalmente, ni he renunciado ni se me ha pedido que me separe del partido. He actuado con absoluta libertad y debo reconocer que esa libertad se me ha respetado siempre.

Si el PRI cambió ideológicamente, ¿cómo regresó al poder?
En estos tiempos, los grupos más poderosos en el aspecto económico y, por lo tanto, político, que existen en el país, lograron un sueño largamente acariciado: establecer en México un sistema similar al de Estados Unidos: el monopartidismo dividido en dos.

Allá son (los partidos) Republicano y Demócrata. Aquí es el PRI y el PAN. Vivimos en una democracia acotada. Si el esquema no se trastoca, los partidos son tolerados.


Si se presentara, como ya ocurrió, una propuesta democrática, nacionalista, popular que sinceramente asuma la defensa de los derechos del pueblo y la nación, estoy seguro que estos grupos que formalmente controlan el país harían hasta lo imposible para que esta opción no prosperara.

Desde el 2000 ha habido alternancia de partidos en la Presidencia, en el ejercicio del poder político, pero no se ha operado un ápice de cambio en las políticas públicas. Hoy las políticas las opera el PRI, mañana las gestionará el PAN. Así seguirá el sistema, acotado a dos partidos.

¿Significa que grupos de poder, no el voto y la voluntad popular, regresaron al PRI a Los Pinos?
Se mantiene la ficción democrática porque así conviene a los designios de estos grupos, pero estamos lejos de vivir la democracia, no solo la electoral, sino la democracia como sistema de vida, económica y social.

¿Qué evaluación hace del regreso del PRI en Zacatecas?
No se trata de enjuiciar a partidos, tampoco a gobernantes.

Estimo que el actual gobernador (Miguel Alonso) está haciendo su trabajo y que el compromiso y responsabilidad moral de todo zacatecano que ame a su tierra es apoyar ese trabajo y se cristalice en mejores condiciones de vida.

El papel de la oposición es conformar una oposición demandante, pero constructiva; crítica, pero propositiva.

¿Por qué hay políticos e incluso funcionarios del gabinete que adelantan los tiempos de la sucesión?
Tiene mucho que ver con la idiosincrasia, la forma de ser, de pensar y de conducirse de la mal llamada clase política zacatecana.

En mi larga trayectoria política, solamente me encontré una clase política, entre comillas, más inquieta que la de Zacatecas: la de Campeche. Allá encontré que un taxista llegó a ser diputado y una ama de casa, jefa de una región sanitaria.

Aquí ocurre lo mismo. El zacatecano es una especie de subproducto de un grupo político que imponía presidentes y diputados a su arbitrio y este periodo que fue muy largo dejó el sedimento del subdesarrollo en política. Esto alcanzó a quienes se nombran políticos de oficio, que a veces no lo son.

Estos políticos en una entidad que tiene pocas oportunidades de desarrollo y progreso forman camarillas que luchan por su feudo. Eso lleva al oportunismo disolvente, a la deslealtad, a la ingratitud y a veces al comportamiento francamente ridículo.




Comentarios
No existen comentarios aún
Accesa o regístrate para poder comentar

Lo más leído
Aplicaciones


Servicios
$ Dolar
Compra 20.58
Venta 21.08
€uro
Compra 21.98
Venta 22.48

Multimedia



©Todos los derechos reservados
GRUPO EDITORIAL ZACATECAS, S.A. DE C.V.- De no existir previa autorización, queda expresamente prohibida la Publicación,
retransmisión, edición y cualquier otro uso de los contenidos de este portal.




Aviso de privacidad