Sunday 04 de December de 2016

El recreo

J. Luis Medina Lizalde      23 Sep 2013 02:07:54

A- A A+

Compartir:
Antes de reprimir, mejor pensarlo dos veces

El gobierno está haciendo exactamente lo contrario de lo que le manda la ley y el orden constitucional. Hace unos meses los estudiantes de la Normal Rural General Matías Ramos se apoderaron de unos autobuses y se trasladaron a Zacatecas sin que nadie les estorbara en el camino.

El pasado viernes un nutrido grupo de alumnos de la combativa institución fueron interceptados por elementos de seguridad pública de la entidad cuando acudía a manifestarse pacíficamente contra la reforma, que la propaganda oficial llama “educativa”.

El de Miguel Alonso no es el primer gobierno que enfrenta tiempos de ascenso de la protesta social; el ingeniero Pedro Ruiz González en un inicio y después el General Pámanes Escobedo, enfrentaron tiempos más difíciles y obraron con cabeza fría.

Miguel Alonso cometería un grave error si en el afán de ganar puntos con Peña Nieto enfrenta la creciente inconformidad social con represión; Peña Nieto no le va a sacar las castañas del fuego una vez que suceda lo que siempre sucede cuando se reprime, que el descontento se eleva al cubo; ahí está la historia para corroborarlo.

La movilización del magisterio zacatecano contra la reforma educativa, efectuada el jueves 19 de septiembre, es susceptible de muchas lecturas; a continuación esbozo algunas:


Movimiento autónomo y plural
El actual movimiento magisterial ha roto el cerco mental del gremialismo que tantas frustraciones le acarreó al combativo movimiento de 1989 contra el cacicazgo de Carlos Jonguitud Barrios, quien terminó reemplazado por Elba Esther Gordillo, por imposición de Salinas de Gortari; ahora es diferente, los profesores se movilizan porque se les excluyó de un proceso legislativo que no los tomó en cuenta, a pesar de que nadie como ellos tiene claridad sobre lo que es menester cambiar para lograr una verdadera reforma educativa.

Reaccionan, sí, al menoscabo de sus derechos laborales, pero al mismo tiempo salen en defensa de la gratuidad de la enseñanza al oponerse a la transferencia de cargas a los padres de familia para relevar al régimen del gasto en infraestructura, en materiales escolares y otros conceptos contenidos en la mañosa redacción de un transitorio incluido en el decreto de reforma al artículo 73 Constitucional, envuelto en la denominada “autonomía de gestión”.

Las pancartas de los profesores describen una oposición frontal al conjunto de reformas del neoliberalismo tardío que impulsa el grupo en el poder, especialmente la energética; tampoco le regatean cuestionamientos al gobierno local. El movimiento se instala en la disputa del rumbo de la nación, eludiendo los estrechos márgenes del gremialismo.

Autónomos de los partidos como movimiento, respetuosos de la filiación individual, todo discuten, todo votan, gestan líderes, y no jefes, la legitimidad, valor irrenunciable.

Aparece nítido el relevo generacional en el campo progresista en un flanco popular, tal como en mayo del 2012 apareció de pronto en el seno de las clases medias con suficientes ingresos para costear la educación de sus hijos mediante el histórico Yo Soy 132.

Ahora emerge una generación que marca su raya con quienes vivieron su etapa juvenil cargando las maletas de algún político en auge en espera de una regiduría, mamando individualismo y vomitando oportunismo; no ha sido culpa de ellos el miserable uso de su tiempo joven, lo dijo Ortega y Gasset: “El hombre es Él y su circunstancia”.


La multiplicación de los... profes
La reforma “educativa” hizo el milagro, los que no se podían ver en esta histórica ocasión marcharon juntos; eso le pone límites a la manipulación de sus diferencias, aunque la superación de la fragmentación del movimiento democrático del magisterio sólo será conjurada con la reflexión autocrítica de lo sucedido en los dos sexenios recién pasados.

El primer paso unitario ya se dio, ojalá que sea el inicio de una gran marcha a un futuro democrático e igualitario.

A la marcha en mención acudieron en importante número profesores etiquetados como “institucionales”.

Quien no los conoce no podría distinguirlos debido a que, con idéntico entusiasmo, coreaban las consignas y portaban las pancartas que antes les despertaban hostilidad; se entiende la súbita vocación pedagógica de los líderes seccionales del SNTE que pretenden explicar los contenidos de la reforma dando por hecho que los profesores no la entienden sin su explicación. Hasta la liebre saltó en 40 planteles del Cobaez.

Los profesores en rebeldía no están aislados, son parte de un gran movimiento nacional y tienen fluidos y cotidianos vasos comunicantes con la población al margen de Televisa; ésa es razón suficiente para resistir la tentación represora. El propio Peña Nieto, si es tan pragmático como presume, sabe que sus reformas ya perdieron la posibilidad de convencer.

Nos encontramos el jueves en El Recreo.

luismedinalizalde@gmail.com
twitter: @ luismedinalizal





Comentarios
No existen comentarios aún
Accesa o regístrate para poder comentar

Lo más leído
Aplicaciones


Servicios
$ Dolar
Compra 20.60
Venta 21.1
€uro
Compra 21.98
Venta 22.48

Multimedia



©Todos los derechos reservados
GRUPO EDITORIAL ZACATECAS, S.A. DE C.V.- De no existir previa autorización, queda expresamente prohibida la Publicación,
retransmisión, edición y cualquier otro uso de los contenidos de este portal.




Aviso de privacidad