Thursday 08 de December de 2016

El reino de Dios, comunión y solidaridad

Fernando Mario Chávez Ruvalcaba      28 Sep 2013 21:21:47

A- A A+

Compartir:
Lázaro yacía junto a la puerta de la casa del rico, donde los perros lamían sus llagas. (Cortesía)
Lázaro yacía junto a la puerta de la casa del rico, donde los perros lamían sus llagas. (Cortesía)
INTRODUCCIÓN
El Tiempo Litúrgico del Ciclo C de nuestras liturgias eucarísticas dominicales avanza y ya nos encontramos en la celebración dominical del 26 domingo de este ciclo.
El tema de esta homilía, recurriendo desde luego a los textos de la Sagrada Escritura que la Iglesia nos propone, es El reino de Dios, como comunión y solidaridad en el camino de nuestra salvación en el tiempo y para la eternidad.
Mis homilías de los últimos domingos se han referido al misterio del reino de Dios y hoy, descubrimos con la Palabra de Dios, que este reino es también comunión y solidaridad, que los cristianos comprometidos y en verdad, están siempre atentos para llevar a la práctica estas dimensiones que deben caracterizar a nuestra Iglesia en la cual vive y trasmite vida su fundador: Jesucristo.
Reflexionemos pues, en estos aspectos del reino, para que asimilando con la ayuda del mismo Cristo, sus enseñanzas, crezcamos en el amor a Dios y a nuestros prójimos.

UNA MIRADA A NUESTRO MUNDO ACTUAL
Los pueblos y naciones en estos primeros años del presente milenio han crecido enormemente en demografía poblacional. Se ha avanzado mucho positivamente en todos los aspectos de las diversas culturas que dan identidad humana.
Las diversas ciencias de la medicina, la novedad de descubrimientos en el estudio del micro y macrouniverso alcanzan fronteras antes imposibles e insospechadas; la informática mediante los potentes medios de comunicación social es ahora muy eficaz e instantánea y al mismo tiempo muy compleja en los asuntos y temas que trasmiten a nivel mundial.
Estamos en los albores de una globalización de las relaciones de las naciones y se dice que en este cambio de época, estamos entrando a un desarrollo de “aldea global”, entendida como una llamada a crecer en comunión y solidaridad.
Por otro lado, los desequilibrios sociales a nivel mundial, son muy duros.
Existen bloques de países sumamente ricos que gozan de abundancia en bienes de toda clase con una óptica consumista que logra el bienestar en muchas formas, pero que simultáneamente despilfarra y lleva a actitudes de acaparamiento y poca apertura hacia los más pobres y desheredados de este mundo que es patrimonio de todos querido por Dios, para promover la comunión y la solidaridad, más allá de las fronteras nacionales, con el fin de dar unidad de desarrollo y progreso sustentables, según las expresiones de economistas y peritos planificadores de la organización y productividad que alcance para todos los que habitamos esta tierra.
A pesar de los avances positivos de la humanidad en muchos aspectos, se constata desgraciadamente, mucha injusticia; desigualdades tremendas en donde muchos países pobres están relegados y muy atrasados en la conquista de una vida más llevadera, en donde no falten la casa, el trabajo bien remunerado, la seguridad social y de salud, la alimentación adecuada sin que falte el pan material y espiritual en la mesa de las familias y grupos humanos, con el acceso a la formación integral de las personas en escuelas y universidades.
En muchos países, por ejemplo en África, se da mucha mortandad de niños, adolescentes, jóvenes y adultos, víctimas del hambre y las enfermedades por faltar alimentación nutritiva que prevenga pandemias y desamparo en la asistencia social y de salud.
Pero también en nuestros países de América Latina y del Caribe, y desde luego en nuestro México, las carencias y atrasos se constatan agudamente con impactos de muertes por grupos de criminales; desdoro comunitario, debido a la mala distribución de la riqueza.


EL REINO DE DIOS, COMUNIÓN Y SOLIDARIDAD
Hoy, hemos proclamado la parábola de un rico y la del pobre y miserable Lázaro.
El rico banqueteaba diariamente llevando una existencia de lujo, abundancia, bienestar y comodidad con despilfarro.
Junto a la puerta de la casa de este rico, yacía en la miseria y en la postración más dura el pobre Lázaro, hambriento y con llagas que los perros lamían.
El rico en su abundancia de bienes se olvidó del pobre Lázaro, su indiferencia y soberbia obscurecieron su alma sin piedad y conmiseración para con el pobre.
La suerte eterna de ambos fue muy distinta: Lázaro después de su muerte gozó de la dicha y la paz inagotables en compañía de Abraham en el cielo... en cambio el rico, del cual la parábola no nos da su nombre, quedó eternamente separado de Dios y de los justos en el lugar del castigo eterno. Entre ellos se abrió un abismo inmenso e infranqueable que jamás se puede cruzar.
Con esta parábola que es una narrativa de las más conocidas en la literatura universal, Cristo nos llama severamente a que vivamos continuamente en la solidaridad y en la comunión de su reino de amor, fraternidad, servicio, ayuda constante de los que tienen mucho o poco para ir al encuentro de los hermanos que sufren y lloran en su desamparo y carencias.

CONCLUSIÓN
¡Que la parábola y demás enseñanzas de los textos bíblicos que ahora hemos escuchado se hagan realidad de solidaridad y comunión como anuncios comprometidos del reino de Dios, al cual estamos llamados a conquistar y compartir como hijos de un mismo Padre, hermanos de Cristo y movidos por la acción vivificante del Espíritu de amor!

 




Comentarios
No existen comentarios aún
Accesa o regístrate para poder comentar

Lo más leído
El eterno viajero
Sancionan a personal del IMSS que participó en un ‘Mannequin Challengue’
Arrebatan al narcotráfico 150 mil armas; además de drogas y bienes
Conmemora el Museo de Guadalupe su centenario
Más de 150 elementos buscan por aire y tierra a delincuentes en Veracruz
Denuncian fraude en universidad de Duarte
Vanidad en Navidad; estilo de temporada
Achacan fallo educativo a Calderón y Gordillo
Peña: México, motor de crecimiento de AL
Aplicaciones


Servicios
$ Dolar
Compra 20.29
Venta 20.79
€uro
Compra 21.88
Venta 22.38

Multimedia



©Todos los derechos reservados
GRUPO EDITORIAL ZACATECAS, S.A. DE C.V.- De no existir previa autorización, queda expresamente prohibida la Publicación,
retransmisión, edición y cualquier otro uso de los contenidos de este portal.




Aviso de privacidad