Sunday 04 de December de 2016

El reto del sector privado: pensar por sí mismo

J. Luis Medina Lizalde      20 Apr 2014 21:10:07

A- A A+

Compartir:
En tiempos previos a la reelección de Cuauhtémoc Rayas al frente de la Unión Ganadera Regional de Zacatecas (UGRZ), consumada el lunes 14 de abril, la mayoría de los expresidentes de la organización tomaron la iniciativa de expresarle al gobernador la conveniencia de buscar otra opción; el gobernador, con toda cortesía, les manifestó su negativa.

A los exlíderes ganadores no les pasó por la cabeza que su postura, siendo legítima definición, debieron exponerla ante los agremiados; de haberlo hecho, es probable que encontraran un gran respaldo derivado de la convergencia de los dirigentes históricos que, sumados, representan varias décadas de conducción de tan importante sector.

Tampoco al gobernador se le ocurrió decirle a sus interlocutores que la ley no lo convierte en gran elector de la UGRZ y que es un asunto de la exclusiva incumbencia de los agremiados, que conforme al marco jurídico que regula su existencia la organización, es apartidista.

De paso, también debió recordarles que la pertenencia a un partido político es derecho de sus miembros en lo individual, que todos, empezando por él, están obligados a respetar.

La contradicción entre lo dispuesto por la ley y lo llevado a la práctica es contundente evidencia de que seguimos atrapados en mecanismos de control político autoritario que, al reducir la participación de la sociedad civil al cumplimiento de guiones elaborados por el gobernante en turno, anulan el motor más importante del progreso social: la participación organizada y genuina en asuntos de legítima incumbencia.

De frente, como en las democracias
Al día siguiente de la reelección en sector ganadero, los presidentes de la Canacintra, Canacozac y Canirac convocaron a los medios de comunicación para externar un rosario de inconformidades que describen una gran insatisfacción del sector privado con la gestión gubernamental, insatisfacción ampliamente conocida en corrillos, pero que casi nunca es asumida públicamente.

La respuesta oficial corrió a cargo de la titular de la Secretaría de Economía, Patricia Salinas, quien favorecida por la superior cobertura, involuntariamente conjuró la posibilidad de que la crítica de los representantes del sector privado no tuviera resonancia ante la gente, ya entonces inmersa en la diversión y la devoción.

Es trascendente el paso dado por Joshua Mendoza, Fernando Rosso y Juan Enríquez, al fijar una posición en nombre de sus respectivos representados. Un gobierno inteligente, en vez de reaccionar con hostilidad, valora que le digan su sentir de frente en vez de que lo apuñalen por la espalda, como se acostumbra.

Seguir fomentando ciudadanos sin valor civil, murmuradores que en voz baja reniegan de lo que en voz alta aplauden, es perpetuar la mediocridad. Los temas económicos incumben a todos, no solo a la iniciativa privada y al gobierno; son de interés para los consumidores, que somos todos, para los asalariados y para los que carecen de empleo, para los que no están en edad de trabajar, pero estarán en un futuro, para los que ya trabajaron y viven de sus pensiones.

Las cámaras del sector privado han perdido valioso tiempo al no estimular la reflexión colectiva, informada y democrática que sus legítimos intereses sectoriales demanda; operan contra sí mismas cuando siguen enganchadas a los espejismos discursivos de una clase gobernante que tiene tres décadas consecutivas de frustrante conducción económica. Por ello es deseable que el pequeño gesto de independencia que levantó tantas ámpulas no sea flor de un día.

Victoria cultural del reynosismo
La sumisión es histórica, la era de gobiernos civiles postrevolucionarios la inició un maestro del control autoritario: Leobardo Reynoso, primer mandatario sexenal que subió a su tren a la iniciativa privada, fungió como jefe indiscutible hasta que desde Los Pinos lo relevaron de la tarea que venía cumpliendo, de escoger al gobernante en turno (con la breve interrupción de la alternancia).

Desde entonces la élite zacatecana no gesta políticos con vida propia, la sumisión al autoritarismo centralista muy pronto se expresó en acoplamiento al mandón sexenal y las organizaciones se acostumbraron a que los dirigentes de la iniciativa privada, para fungir como tales, tuvieran el visto bueno de palacio de gobierno.

La iniciativa privada enfrenta el desafío de sobrevivir a un modelo económico nacional que no la necesita. Ojalá las cámaras eviten el falso dilema de fungir como apoyadoras de oficio del poder o como bastiones de la oposición.

Solo mediante la asimilación democrática de la diversidad ideológica en sus filas harán de su pluralidad interna fuente de fortaleza propia. Por lo pronto, apoyar su derecho a disentir es apoyar el interés general, se coincida total o parcialmente, se discrepe total o parcialmente con su punto de vista.

Nos encontramos el jueves en El recreo.




Comentarios
No existen comentarios aún
Accesa o regístrate para poder comentar

Lo más leído
Catedráticos estafan a la UAZ  
Mi delito... cegarme de coraje
Confirman que Paquete Económico se entregó a tiempo
Pasar Navidad con su mamá, el más grande deseo de Samuel y Cinthia
Vigila la Fepade el proceso electoral de la capital
Kerr reconoce que fumó marihuana por dolores de espalda
Instala INE Consejos Electorales para elección extraordinaria 
Inician las actividades deportivas en la Feria de la Virgen
Mapaches del ITZ, campeones nacionales en futbol
Mineros de Zacatecas, con buen paso en Tercera División
Aplicaciones


Servicios
$ Dolar
Compra 20.60
Venta 21.1
€uro
Compra 21.98
Venta 22.48

Multimedia



©Todos los derechos reservados
GRUPO EDITORIAL ZACATECAS, S.A. DE C.V.- De no existir previa autorización, queda expresamente prohibida la Publicación,
retransmisión, edición y cualquier otro uso de los contenidos de este portal.




Aviso de privacidad