Sunday 04 de December de 2016

El rostro del prójimo 

Sigifredo Noriega Barceló      12 Jul 2016 23:42:59

A- A A+

Compartir:
No bastan las palabras, ni la religión, ni los buenos deseos, ni las quejas, ni pertenecer a una institución, cualquiera que ésta sea. 

La vida se juega en el amor concreto, en el reconocer el nombre en el rostro del otro, en el hacerse prójimo. Pudiera ser ésta la lección del domingo del buen samaritano. La Palabra que escuchamos puede tener muchos pronunciamientos y pronunciaciones. Todas tendrán que pasar la evaluación en la  concretez del amor.

Decimos que estamos hartos de palabras, sobre todo porque muchas de ellas no solamente están vacías sino que son, con frecuencia, vehículos para engañar con la careta de la mentira. ¿Quién es mi prójimo?, seguimos preguntando a Jesús en tiempo de mediciones de rating y de tendencias semanales. 

Requerimos palabras auténticas apoyadas por las obras y las actitudes que reconocen el rostro del herido y caído en el camino y le dan un nombre concreto. Sólo se puede devolver la verdad a la palabra si la acompañan hechos concretos, evidentes, visibles… El amor cristiano no se mide por percepciones, no cabe en encuestas de salida, ni es cuestión de manifestaciones multicolores. 

Jesús catequiza a los discípulos de todos los tiempos, situaciones  y lugares durante su viaje a Jerusalén (viaje a lo definido y definitivo de su muerte y resurrección). El tema básico es el reinado de Dios y las actitudes que el seguidor ha de ir fomentando para superar la legalidad superficial y el culto religioso vacío representados por el sacerdote y el levita que pasan de largo ‘volteando pa’ otro lado’. 

Llama la atención que sea un samaritano viajero quien se apiada del herido. Decir samaritano era decir ciudadano marginal, discriminado... Decir viajero que frecuenta posadas era decir hombre sin honor que abandona a su esposa en la noche sin procurarle protección. 

Pues bien, ese samaritano frecuentador de posadas es quien se va a hacer prójimo y, por tanto, va a concretar su ayuda: “se acerca, venda las heridas, lo monta en la cabalgadura, lo lleva a la posada y paga”.  
La lección es contundente: en lo concreto de la opción por el herido en el camino de la vida es donde se mide la fe y la adhesión a la Palabra y al mismo Dios. 

No basta con lamentarse, ni con propuestas de futuro, ni con encomendar los sufrimientos a Dios. Prójimo es el que se compadece, se detiene, cura, acompaña y corre incluso con los gastos. 

La predicación del Evangelio a través de los siglos ha movido corazones cuando ha ido acompañada de las obras de misericordia. 

La santidad de los discípulos se ha medido por la caridad testimoniada hasta entregar la vida dando nombre a los rostros sufrientes.  

La vivencia creíble de la fe en tiempos de increencia exige cristianos y comunidades cristianas comprometidas en la generosidad, la solidaridad, la entrega y la audacia de correr riesgos a favor de los tirados en las cunetas de la cultura del descarte.

“Anda y haz tú lo mismo”. Dios nos bendice cuando nos hacemos prójimos. La bendición de Dios está en nuestras manos. 




Comentarios
No existen comentarios aún
Accesa o regístrate para poder comentar

Lo más leído
Detiene la Fepade a 12 personas; compraban votos a favor del PRI
Un hombre muere ahogado en La Encantada
Catedráticos estafan a la UAZ  
PREP comienza a arrojar resultados de la Elección Extraordinaria
Pasar Navidad con su mamá, el más grande deseo de Samuel y Cinthia
Taxista ocasiona choque y huye del lugar
Perla y Paola nunca han estrenado ropa
‘Victoria contundente’ de Judit Guerrero en la elección extraordinaria: Luévano Ruiz
Captan 'rata' en nevera con pollo de supermercado en Colombia
Video; denuncian robos en el estadio Francisco Villa
Aplicaciones


Servicios
$ Dolar
Compra 20.69
Venta 21.19
€uro
Compra 21.84
Venta 22.34

Multimedia



©Todos los derechos reservados
GRUPO EDITORIAL ZACATECAS, S.A. DE C.V.- De no existir previa autorización, queda expresamente prohibida la Publicación,
retransmisión, edición y cualquier otro uso de los contenidos de este portal.




Aviso de privacidad