Thursday 08 de December de 2016

Afilan machetes en Vetagrande

Francisco Gabriel Reynoso Torres      23 Sep 2013 02:20:04

A- A A+

Compartir:
Enrique Santoyo, de clase mundialMamá Santos sentencia: “Algo terrible va a pasar en el pueblo”. El mal augurio de la comadrona es en Vetagrande.  Ocurren, efectivamente, muchas desgracias. Pero de mentiritas. Es la película Presagio de Gabriel García Márquez. Ese mismo aviso se vuelve a escuchar en Vetagrande. Y es verídico. “Algo terrible va a pasar en el pueblo”. Y es que la gente quiere hacerse justicia.


DIÁLOGO INFRUCTUOSO 
Agricultores, transportistas y vecinos en general de Vetagrande afilan sus machetes. Planean bloquear la carretera de cuota Osiris-Morelos, ruta de miles de camiones de carga. Y es que no están dispuestos a seguir pagando 20 pesos de peaje por salir de sus casas y 20 para regresar. Ante el cabreo popular, el alcalde Valente Cabrera inició negociaciones con la concesionaria Typsa. No hubo arreglo. Cada parte está montada en su macho.


PLANEAN BLOQUEOS 
La gente de Vetagrande acusa a Amalia García de haber tolerado que el constructor de la autopista de paga destruyera la vieja carretera. Hoy es una brecha llena de hoyos. Typsa ofrece reducir 50% la cuota a los vecinos -10 pesos salida y 10 la vuelta-. Los vecinos no aceptan tan generosa oferta. Y se preparan para hacerse justicia. Iniciarán con bloqueos en la autopista. Luego ya verán.


PRIMERA DENUNCIA 
Rápidamente, la empresaria Lila Ulloa se mete en problemas con su cabildo. Regidores de oposición, liderados por Eugenio Sáenz y Silvia Sánchez Treto, denuncian en la 61 Legislatura que la alcaldesa de Monte Escobedo se trae una movida muy chueca con el nombramiento de Emilio García García como tesorero.


COMO LA CALANDRIA 
Llegó al Congreso un escrito en el que Sáenz y Sánchez Treto acusan a Lila Ulloa de usar la mayoría priísta en el cabildo para pasarse la ley por el arco del triunfo. 
El tal Emilio -refieren- dijo vivir en la calle Parroquia #7-A, en la cabecera municipal. Pero engañó a Toño Aldana, exsecretario de Gobierno, para obtener la constancia de residencia. Porque donde dijo residir es domicilio de una agencia de viajes. Los regidores piden a la cámara actuar rápido. No quieren encontrarse un día con que el tesorero, como la calandria de José María Quintanilla, “voló, voló, voló”.


MÁS CORRUPCIÓN 
Personal de la Secretaría de Infraestructura que maneja Mario Rodríguez Márquez, descubrió nuevos indicios de corrupción en una de las obras que dieron lustre al sexenio de Amalia García: La Plaza del Bicentenario. Peritos de Sinfra descubrieron que fueron una porquería los trabajos de la Constructora Gals, de Salvador Galván, para desviar el drenaje. Utilizaron para apuntalamientos viguetas de metal susceptibles a la corrosión acelerada por el contacto con aguas ácidas. Y no modo. Ya se toman medidas para corregir este nuevo entuerto.  


DERECHO DE CORRUPCIÓN 
En las obras públicas de México, el problema principal es la corrupción, le dijo un constructor francés al ingeniero Enrique Santoyo, zacatecano de clase mundial. Y éste le reviró: “¿En Francia están libres de pecado?”. “No –aceptó el francés-. El “entre” es de 5%. La diferencia es que aquí, pagar mordida –el diezmo- se considera un derecho para hacer las cosas mal”.


DE CLASE MUNDIAL 
El zacatecano Enrique Santoyo vino a Zacatecas a echarle un ojito a la catedral basílica. En México es responsable, desde hace muchos años, de vigilar, estabilizar y frenar el hundimiento de la catedral metropolitana. Participó también en las obras, aunque parezca paradójico, de nivelación de la mundialmente famosa Torre de Pisa.


PRIMERA CONTRATACIÓN 
No todo en Vetagrande son malos augurios. El Grupo Firex, operador de la beneficiadora de minerales que inauguró Miguel Alonso el 5 de septiembre, empezó a contratar trabajadores locales. En esta primera etapa, dijeron directivos de Firex, se incorporarán entre 35 y 40 personas al trabajo de la planta. A la convocatoria acudieron más de 200 hombres y mujeres urgidos de empleo.


MUCHA GENEROSIDAD 
Sorprende a priístas -y también a perredistas- que el nuevo alcalde de Guadalupe, Roberto Luévano, no haya dicho, en su toma de posesión y en la primera semana de actividades, ni una sola palabra de las condiciones desastrosas en que recibió la administración municipal. La excesiva generosidad de Luévano -advierten- no es con el narrista Gilberto Álvarez, sino con el hoy diputado Rafael Flores. 




Comentarios
No existen comentarios aún
Accesa o regístrate para poder comentar

Lo más leído
Prepara director de Fonatur respuesta a ataques de Morena
Sancionan a personal del IMSS que participó en un ‘Mannequin Challenge’
Achacan fallo educativo a Calderón y Gordillo
Peña: México, motor de crecimiento de AL
Arrebatan al narcotráfico 150 mil armas; además de drogas y bienes
Más de 150 elementos buscan por aire y tierra a delincuentes en Veracruz
El eterno viajero
Asesinó a su esposa en la calle; lo dejan en libertad
Denuncian fraude en universidad de Duarte
Conmemora el Museo de Guadalupe su centenario
Aplicaciones


Servicios
$ Dolar
Compra 20.35
Venta 20.85
€uro
Compra 21.60
Venta 22.1

Multimedia



©Todos los derechos reservados
GRUPO EDITORIAL ZACATECAS, S.A. DE C.V.- De no existir previa autorización, queda expresamente prohibida la Publicación,
retransmisión, edición y cualquier otro uso de los contenidos de este portal.




Aviso de privacidad