Sunday 26 de February de 2017

El sida y el sistema de salud global (Parte 1)

Antonio Sánchez González      27 Mar 2014 21:00:06

A- A A+

Compartir:
“La enfermedad refleja y desnuda todos los aspectos de la cultura en la que sucede”, escribió Charles Rosenbeg en su Enfermedad y Orden Social: Percepciones y expresiones. En el transcurso de la segunda mitad del siglo pasado, los historiadores han utilizado los brotes de enfermedades epidémicas para investigar sus consecuencias científicas, culturales y sociales. Bajo este abordaje está el reconocimiento de que las respuestas a epidemias revelan detalles fundamentales de los valores sociales y culturales propios de la comunidad a la que afectan.

Posiblemente, hoy sea prematuro escribir la historia de la epidemia de Sida, no en vano más de 34 millones de personas están infectadas por virus de inmunodeficiencia humana y la enfermedad todavía significa una carga muy pesada en algunos países, para los que es un reto su combate y vigilancia. Sin embargo, el progreso para la ciencia, la medicina y la salud pública, obtenido de la batalla contra la pandemia, derivó en poderosas repercusiones en las técnicas de investigación, prácticas clínicas y políticas sanitarias.

Después del Sida, la medicina ya no es igual. La epidemia rompió las relaciones tradicionales entre la epidemiología y la clínica, especialmente entre la medicina preventiva y la terapéutica. En 1980, antes de los antiretrovirales, los oficiales de salud pública se enfocaron en el control de los hábitos que se reconocían como factores de riesgo de un padecimiento mortal por necesidad, pero el advenimiento de tratamientos nuevos cambió la visión de la enfermedad y la conducta terapéutica cambió para enfocarse en el tratamiento temprano para extender dramáticamente la expectativa de vida de los enfermos.

El sistema de salud global cambio porque el rápido desarrollo de terapias efectivas no podía ocurrir sin la aparición de nuevas formas de activismo y compromiso. Como muchos clínicos y científicos, los activistas, incluidos muchos enfermos de Sida, cambiaron la trayectoria de la investigación y tratamiento: desarrollaron nuevas estrategias que impulsaron la investigación de nuevas terapias, involucraron a nuevos actores gubernamentales, como el Banco Mundial, que patrocinaron el cuidado de los enfermos en los países en desarrollo y atrajeron a una cantidad notable de colaboradores filantrópicos, que infundieron fondos privados para el desarrollo de iniciativas globales de cuidado a los enfermos y de construcción de infraestructura sanitaria en países pobres: caso notable el de la Fundación Bill y Melinda Gates.

El Sida también propició otro debate importante que ocupa a los médicos de hoy, el que tiene que ver con la disponibilidad de medicamentos asequibles para todos. El acceso a medicamentos efectivos esenciales descansa en la disponibilidad de drogas a precios alcanzables y de sus genéricos equivalentes. La enfermedad propició acciones como la de la Corte Suprema de la India que manifestó el derecho del país para producir genéricos baratos a pesar del reclamo de las farmacéuticas internacionales para un más fuerte reconocimiento de las patentes propias de los medicamentos.
 




Comentarios
No existen comentarios aún
Accesa o regístrate para poder comentar

Lo más leído
Mineros cae ante Dorados y pierde el liderato
Aplicaciones


Servicios
$ Dolar
Compra 19.90
Venta 20.4
€uro
Compra 21.03
Venta 21.53

Multimedia



©Todos los derechos reservados
GRUPO EDITORIAL ZACATECAS, S.A. DE C.V.- De no existir previa autorización, queda expresamente prohibida la Publicación,
retransmisión, edición y cualquier otro uso de los contenidos de este portal.




Aviso de privacidad