Sunday 04 de December de 2016

Entre más se mueve, más se hunde

J. Luis Medina Lizalde      9 Nov 2014 21:29:19

A- A A+

Compartir:
La ira social desatada por el crimen de Estado perpetrado en contra de alumnos de la normal rural de Ayotzinapa, Guerrero, se incremente día con día.

El gobierno de Enrique Peña Nieto ha seguido una fallida estrategia de control de daños al dejar muchos cabos sueltos en las versiones oficiales, reflejando una ineptitud política que empieza a ser reconocida con preocupación en los altos círculos de poder.

La dosificación informativa fortalece la sensación de que el gobierno está desesperado por dar el cerrojazo al expediente y que, por tal motivo, ha recurrido a sucesivas puestas de escena. Hay indicios de que la detención de José Luis Abarca y de su esposa se dio en fecha y lugar distintos a lo anunciado.

La circunstancia de que a las 2:30 de la madrugada fueron sorprendidos ambos prófugos perfectamente vestidos e inclusive ella perfectamente maquillada dio pie a interrogantes que se dispararon al infinito cuando los exhibió Raymundo Rivapalacio.

El columnista describe lo que parece un burdo montaje según las fotografías que muestran a la mujer portando tres distintos vestidos en una secuencia que va del momento de la aprehensión hasta el arribo al lugar de reclusión.

La rueda de prensa ofrecida por el procurador general de la República, Jesús Murillo Karam, se advierte como efecto de la urgencia de equipar con una coartada más o menos creíble a Peña Nieto en su inoportuna gira por Australia y China, aunque eso signifique profundizar el dolor de los familiares de los desaparecidos al ofrecer una versión por demás inverosímil.

Según esta, en el basurero municipal de Cocula fueron quemados los cuerpos de los muchachos hasta reducirlos a cenizas mediante leña, llantas y todo tipo de material inflamable durante más de 12 horas sin que nadie se percatara de las llamas, aunque “todavía no hay pruebas científicas de que los restos calcinados corresponden a los jóvenes desparecidos”.

Los forenses argentinos, únicos depositarios de la confianza de los padres de los desaparecidos, no han avalado la historia. Peña Nieto, desafiando el sentido común, se fue a China cargado de “papas calientes”.

Ahí están Tlatlaya por acción y Ayotzinapa por omisión, estando en entredicho el Ejército mexicano, con la inexplicada cancelación de la licitación del tren rápido México-Querétaro y con la revelación de que la lujosa mansión de 7 millones de dólares conocida como “la Casa Blanca de Peña Nieto” es propiedad de una empresa del consorcio que ganó la licitación anulada.

Para colmo de la mala suerte, Peña Nieto viaja cuando trasciende que la Interpol busca a su primero protector y luego protegido Arturo Montiel.


La falta de costumbre de hablar con los que no adulan
La ineptitud gobernante se asoma donde quiera, también en Zacatecas. El viernes pasado, un grupo de estudiantes preparatorianos salió al paso del gobernador Miguel Alonso Reyes cuando se disponía a ingresar al plantel de la Secundaria Federal Número 1.


Ahí lo esperaban para una ceremonia de aniversario y fue forzado a entablar diálogo en torno a las desapariciones de Ayotzinapa. El gobernador no se salió de lo políticamente correcto ni un milímetro, manifestó su consternación por la tragedia y se sumó a la exigencia de castigo a los responsables.

Todo iba más o menos bien hasta que el encuentro derivó en referencias a la inseguridad que, según los jóvenes y muchos otros, se vive en Zacatecas. Luego se mencionó la falta de apoyo a la UAZ y el oneroso gasto de remodelación de la casa oficial que generó que la misma fuera motejada desde principios del sexenio como “casa Bellagio”.

Fue entonces cuando el rostro del gobernador se descompuso manifestándose ofendido, al mismo tiempo que deslizó la sugerencia de que “ojalá no estuvieran influenciados”, sin hacerse cargo de que tal insinuación es una descalificación ofensiva.

Nadie sabe el bien que tiene hasta que lo ve perdido
En el intercambio verbal que produjo enojo oficial no hay motivo de ofensa en las palabras de estos jovencitos que demandaron válidamente un diálogo público, inmediatamente rechazado.

Se aprecia, según mi modesta opinión, además de intolerancia del gobernante, incapacidad para manejar situaciones de presión por mínima que esta sea.

Con el acumulado hartazgo social y una exigencia muy compartida de que renuncie Peña Nieto, vista su incapacidad, los zacatecanos estaremos mejor si el gobierno local atiende con diligencia e inteligencia el descontento ciudadano para no echar leña al fuego.

Que no ignore, cegado por la soberbia, que en Zacatecas la protesta social es ejemplarmente pacífica desde hace muchos años. Somos una sociedad poseedora de la virtuosa pluralidad. No todo mundo tiene vocación de lambiscón, ciudadano gobernador, y eso no tiene por qué ofenderlo.

Nos encontramos el jueves en El recreo.
luismedinalizalde@gmail.com
twitter: @ luismedinalizal

 




Comentarios
No existen comentarios aún
Accesa o regístrate para poder comentar

Lo más leído
Carambola brutal; mueren 2 personas
Anuncian aumentos en tarifas de electricidad para diciembre
‘No pagaremos el muro, ni negociaremos nada al respecto’: SRE
‘Si Dios nos puso juntos, seamos buenos vecinos’, pide SRE a EU
Economía incierta para 2017: analistas; efecto Trump
Se impulsará expansión del libre comercio: Peña
Busca Inapam incrementar beneficios para adultos mayores 
Los hermanitos Ramos esperan con fe al Niño Dios
La FEPADE y el IEEZ trabajando de cara para la elección extraordinaria
Hallan equipo de espionaje en el Congreso de Aguascalientes
Aplicaciones


Servicios
$ Dolar
Compra 20.60
Venta 21.1
€uro
Compra 21.98
Venta 22.48

Multimedia



©Todos los derechos reservados
GRUPO EDITORIAL ZACATECAS, S.A. DE C.V.- De no existir previa autorización, queda expresamente prohibida la Publicación,
retransmisión, edición y cualquier otro uso de los contenidos de este portal.




Aviso de privacidad