Sunday 04 de December de 2016

¿Epidemia inevitable? 

Antonio Sánchez González      24 Apr 2014 21:00:07

A- A A+

Compartir:
El mundo envejece. Se calcula que en 2025 uno de cada cinco ciudadanos de la OCDE tendrá más de 65 años, y la población mayor de 80 tendrá un incremento notable. El aumento de la longevidad va de la mano con las enfermedades crónicas: diabetes, muchos tipos de cáncer, demencia, dolencias cardiovasculares y pulmonares. Estos padecimientos significan un desafío para los sistemas sanitarios del mundo, por la carga económica, social y humana que representan. Hoy, dos de cada tres personas en el mundo mueren por estas patologías.

Se estima que el gasto en enfermedades crónicas equivale al 80% del destinado a salud de algunos países, aunque los especialistas afirman que los costos no están bien cuantificados. Un estudio de 2011, patrocinado por el Foro Económico Mundial, estimó que la pérdida acumulada en 20 años sería el equivalente al 4% del producto interno bruto del mundo, más de la mitad son gastos directos: medicinas, procedimientos, hospitales y médicos.

Este grupo de males se denominaron “enfermedades de la prosperidad” al inicio de la década de los 70. Entonces, cuando el aumento del ingreso per cápita de los países industrializados permitió a los habitantes de los países industrializados acceder a mayores cantidades de alimentos y calorías, pero, paradójicamente, se acortó la existencia de la población. Por ejemplo, entonces, Finlandia tenía la prevalencia más alta en el mundo de enfermedad coronaria, lo que llamó la atención de la OMS y desencadenó el programa escandinavo de prevención de enfermedad coronaria: la gente cambió su estilo de vida, empezó a comer menos mantequilla, fumaba menos, comía más aceite vegetal y caminaba como medicina. Entre 1970 y 2005 la mortalidad por infartos del corazón disminuyó 80% en esa región del mundo, lo que permitió afirmar que “los nórdicos ganaron 10 años extra de vida saludable”.

La crisis económica mundial de los últimos 5 años ha provocado que se volteé a buscar estrategias que hagan menos oneroso el enfrentar estos problemas de salud y a reconsiderar si las enfermedades crónicas son una epidemia inevitable, tomando en cuenta que al paso actual, de aquí a 2020 el costo de tratarlas aumentaría 45% sobre las cifras de hoy, y que los ministerios de salud en realidad son ministerios de enfermedad, dado que el 97% de los presupuestos sanitarios de los países desarrollados se dedica a tratamiento y solo el 3% a programas de prevención.

Dado que las enfermedades crónicas son claramente prevenibles (sin duda, la diabetes, hipertensión, obesidad, osteoporosis y cardiopatía isquémica se pueden evitar) ¿es apropiado dedicar a prevención solo 3% del dinero destinado a la salud, cuando sabemos que si actuamos sobre el tabaco, el abuso de alcohol y la comida, la vida sedentaria, así como sobre la vacunación, podemos evitar que mucha gente enferme y tenga que pasar años de su vida con dolor?




Comentarios
No existen comentarios aún
Accesa o regístrate para poder comentar

Lo más leído
Detiene la Fepade a 12 personas; compraban votos a favor del PRI
Un hombre muere ahogado en La Encantada
PREP; Judit Guerrero va a la delantera
Catedráticos estafan a la UAZ  
Pasar Navidad con su mamá, el más grande deseo de Samuel y Cinthia
Video; denuncian robos en el estadio Francisco Villa
Taxista ocasiona choque y huye del lugar
‘Victoria contundente’ de Judit Guerrero en la elección extraordinaria: Luévano Ruiz
Perla y Paola nunca han estrenado ropa
Captan 'rata' en nevera con pollo de supermercado en Colombia
Aplicaciones


Servicios
$ Dolar
Compra 20.67
Venta 21.17
€uro
Compra 21.81
Venta 22.31

Multimedia



©Todos los derechos reservados
GRUPO EDITORIAL ZACATECAS, S.A. DE C.V.- De no existir previa autorización, queda expresamente prohibida la Publicación,
retransmisión, edición y cualquier otro uso de los contenidos de este portal.




Aviso de privacidad