Saturday 03 de December de 2016
RSS Minuto x Minuto
 

¿Es buen compañero de viaje?

Raúl Muñoz del Cojo      3 Oct 2014 21:00:05

A- A A+

Compartir:
Muchos ejecutivos de las empresas actuales tienen que desplazarse seguido por motivos de trabajo y casi le puedo asegurar que viajan en algún medio de transporte donde forzosamente compartirán su espacio vital con otras personas.

En México, los autobuses de pasajeros son utilizados generalmente para distancias cortas; su conveniencia son el costo y la comodidad. Algunas líneas nacionales nos ofrecen desde hace mucho tiempo servicios y espacios que jamás imaginamos en un transporte terrestre.

En Europa, el uso de los trenes es más frecuente debido a que la mayoría de las estaciones se encuentran en el centro de las ciudades y le evitan al pasajero pagar cifras muy altas en el traslado de la terminal a su destino final.

Si hablamos de aviones, la realidad es que son uno de los medios de transporte más socorridos cuando hay que recorrer grandes distancias, pero tienen un defecto: no siempre las tarifas aéreas son accesibles para cualquier pasajero.

En fin, creo que para efectos de esta columna, sin importar el tipo de transporte que generalmente tome, vale la pena recapacitar en qué tan buen compañero de viaje es usted y sobre todo qué cosas debe cuidar para no convertirse en el tipo más odiado del recorrido.

¿Le gusta reclinar su asiento? Pues por cortesía deberá fijarse en quién está detrás de usted para que lo haga con precaución. En los aviones generalmente la mesa de servicio del pasajero de atrás está en su respaldo. Evite bañarlo con una bebida. También es muy incómoda la circulación si deja el respaldo en esa posición.

¿Es usted un buen papá? Los pasajeros que vayan con usted entenderán que si trae un bebé en brazos y llora, en algún momento tendrá que calmarse, pues la mayoría de las veces lo hacen por una molestia.
Pero si su hijo de 8 años hace un berrinche por cualquier tontería o molesta a los pasajeros contiguos, eso solo demostrará lo mal padre que ha sido. Cuide mucho este detalle, nadie tiene por qué tolerar lo mal portado de sus retoños.

¿Usted huele? Sigo sin entender por qué algunos pasajeros desde que se suben a un medio de transporte se quitan los zapatos o sacan de su bolso comida que huele muy fuerte. También existen las personas que dejan abierta su válvula de escape y se encargan de perfumar todo el avión, tren o autobús.

Esto es muy molesto para sus compañeros de viaje. Por favor, evite hacer cualquiera de estas cosas en cualquier transporte público.

¿Se puede levantar solo? Casi siempre la gente aprovecha estos trayectos para dormir un poco. Si necesita ir al sanitario o simplemente quiere estirar las piernas, absténgase de usar el respaldo del asiento de adelante como palanca. Al hacerlo así, moverá y despertará a su compañero de enfrente. Siempre procure levantarse sin molestar a sus vecinos.

¿Es usted ruidoso? Si viaja con amigos, lo entendemos, pero si al ir con ellos grita, se ríe o platica en tono de voz elevado, el nivel de odio en su contra crecerá de manera exponencial. Recuerde que a los demás pasajeros no les interesa qué tan bien o mal le fue con su experiencia de viaje. Lo mejor para todos es ser reservados.

¿Es muy amigable? Piense en la capacidad que tiene para quedarse callado. No sé si le ha tocado, pero a veces parece que a su vecino le urge desahogarse con alguien o simplemente le interesa ser amigable.
Si le gusta ser así, recuerde que sus compañeros de asiento en lo general no querrán escuchar algo más de un “buenos días” o “con permiso”. Un avión, tren o autobús no son los mejores lugares para hacer amigos. Cuide esto y le aseguro que viajarán todos armónicamente y en santa paz.

¿Usted toma? Créame que un error muy grave es subirse alcoholizado a un avión y más si el vino le ayuda a superar ciertos complejos encerrados en su alma. La gente que grita, hace espectáculos o cualquier desfiguro estará en la lupa de las autoridades federales de cualquier país y podría fácilmente ser acusado de terrorismo y viajar escoltado en el avión. Por salud mental, suya y de los pasajeros, no lo haga. Deje que la fiesta pase y aborde en su juicio.

¿Le gusta invadir espacios? Si es de las personas que traen más de una bolsa de mano, no documenta por ahorrarse el tiempo de espera de su equipaje, al moverse le pega o le pone sus partes íntimas a las personas que lo rodean o pone sus brazos casi encima de sus compañeros de asiento, se convertirá en el más odiado del viaje. Evite a toda costa esto para bienestar de quienes lo rodean.

Como verá, la convivencia comunitaria no es tan sencilla, pero si recuerda la frase tan mencionada en nuestra educación básica de Benito Juárez, en la que el respeto al derecho ajeno es la paz, aportará lo suficiente para que todos viajemos en armonía. Hasta la próxima.




Comentarios
No existen comentarios aún
Accesa o regístrate para poder comentar

Lo más leído
Aplicaciones


Servicios
$ Dolar
Compra 20.58
Venta 21.08
€uro
Compra 21.98
Venta 22.48

Multimedia



©Todos los derechos reservados
GRUPO EDITORIAL ZACATECAS, S.A. DE C.V.- De no existir previa autorización, queda expresamente prohibida la Publicación,
retransmisión, edición y cualquier otro uso de los contenidos de este portal.




Aviso de privacidad