Wednesday 07 de December de 2016
»Culpan al director de la normal y a autoridades de los tres niveles de gobierno 

"Es imposible que los quemaran": padres

AP      14 Nov 2014 22:59:12

A- A A+

Compartir:
TIXTLA, GRO.- María Telumbre conoce el fuego. Hace tortillas en una cocineta de carbón y la experiencia le dice que cocinar un chivo lleva cuatro horas.

Por eso, no cree la explicación que integrantes de un cártel del narcotráfico incineraran a su hijo y a otros 42 estudiantes en una gigantesca hoguera en menos de un día, lo que habría borrado cualquier huella que identificara los cadáveres.

Para ella, el hallazgo de dientes calcinados y fragmentos de hueso tienen el mismo valor que las fosas clandestinas descubiertas en Guerrero desde que los 43 estudiantes desaparecieron el 26 de septiembre. Se rehúsa a aceptar que esas cenizas pertenezcan a su hijo de 19 años.

"¿Cómo es posible que en 15 horas hayan quemado a tantos jóvenes, los hayan puesto en bolsas y los tiraran al río? Eso es imposible", dice Telumbre.

Sin embargo, para el gobierno del presidente Enrique Peña, el relato expuesto por el procurador Jesús Murillo, basado en las confesiones de miembros de Guerreros Unidos, es el inicio de la solución del caso.

Los estudiantes de la normal de Ayotzinapa fueron vistos por última vez cuando la policía de Iguala los detuvo, presuntamente por órdenes del alcalde.

El Gobierno Federal tardó 10 días en intervenir, cuando Peña Nieto anunció el envío de fuerzas federales de seguridad para "conocer la verdad y asegurar que se aplique la ley”.

Entonces, dicen los padres, las autoridades se concentraron en descubrir tumbas clandestinas en lugar de buscar a los estudiantes vivos.

Telumbre y su esposo dicen que su hijo, Christian, aún está vivo y culpan al gobierno por no rescatar a él y a sus compañeros.

Muestran fotografías de su apuesto hijo y hablan de cómo cerrarán la calle cuando le den una fiesta de bienvenida y cuán feliz será ese día para todos.

En las semanas transcurridas desde la desaparición, la indignación ha aumentado. Estudiantes y maestros marchan a diario en varias ciudades del país; una minoría lanza bombas incendiarias y cierra aeropuertos.

La indignación de Rodríguez también aumenta. Culpa a la escuela por poner en riesgo a los estudiantes al enviarlos a pedir dinero, al alcalde y a la policía de Iguala que trabajaban con las bandas que los desaparecieron, al gobernador de Guerrero, al procurador que no pudo encontrarlos y a Peña Nieto.

"Si se tratara de su hijo, movería mar y tierra para que aparezca -dijo- pero como somos gente humilde, somos gente pobre, ahora sí nos humillan, nos discriminan, nos aplastan".




Comentarios
No existen comentarios aún
Accesa o regístrate para poder comentar

Lo más leído
Aplicaciones


Servicios
$ Dolar
Compra 20.33
Venta 20.83
€uro
Compra 21.84
Venta 22.34

Multimedia



©Todos los derechos reservados
GRUPO EDITORIAL ZACATECAS, S.A. DE C.V.- De no existir previa autorización, queda expresamente prohibida la Publicación,
retransmisión, edición y cualquier otro uso de los contenidos de este portal.




Aviso de privacidad