Friday 09 de December de 2016

#EstamosCansados #HotelerosAlGritoDeGuerra

Raúl Muñoz del Cojo      14 Nov 2014 22:29:10

A- A A+

Compartir:
A finales de esta semana escuchaba las declaraciones del presidente de los hoteleros de Acapulco, Javier Saldívar, y no fueron reconfortantes. Él comentaba que para este buen fin tenían la cancelación de 14 mil reservaciones por los problemas vividos en aquel estado de Guerrero.

Decía que junto con las cámaras empresariales y el consejo coordinador de Guerrero tratarían de hablar con los líderes del movimiento de Ayotzinapa para establecer una tregua de marchas y bloqueos en el puerto, por el mal que causan a la economía e imagen del lugar.

Por lo pronto, por parte de la hotelería, las medidas urgentes a tomar serían descansar tres días al personal de los hoteles antes de pensar en darlos de baja, previamente tratado con los diversos sindicatos que tienen contrato colectivo con los hoteles del puerto.

Saldívar mencionó que desde 2010, con los problemas de seguridad en los que la mafia hacía pagar cuota por piso, los destrozos por fenómenos naturales en los años posteriores y ahora esto, no hay forma de salir adelante.

Por ello aseguraba que en Guerrero la hotelería tenía guerreros que lucharían por sus trabajos y economía, en referencia a la fuerza laboral hotelera. Posteriormente me enteré en las noticias que los normalistas no pararían sus marchas, mucho menos darían tregua, sino que las extenderían a más estados del país.

Soy partidario de la no violencia, pero cuando a la gente que trabaja se le toca el bolsillo, las condiciones pueden dar un vuelco; si eso pasa, podríamos lamentarlo más pronto de lo que imaginamos. Eso sí, no valoro a futuro el daño a la imagen de uno de los bastiones turísticos por tradición más importantes de México.

La situación de otros estados tampoco es favorable para el turismo; el paro de los maestros en Oaxaca y las constantes marchas han devaluado muy rápido el valor de esos destinos. Es increíble que en ciudades tan importantes aún se permitan toda esta clase de tropelías, pues solo dañan la imagen del lugar.

Otros destinos fabulosos y con exagerados atractivos como Michoacán han sufrido los mismos problemas, tienen a la industria turística local prácticamente muerta y, siendo honestos, con pocas probabilidades de mejorar a corto plazo. Lo peor es que las situaciones pasan, los problemas se olvidan y la economía turística queda destrozada, con pocas expectativas de vida y eso parece que a nadie le importa.

Espero, querido lector, no haya olvidado la situación de Zacatecas hace cuatro años. Tuvieron que pasar más de 1 mil 95 días para sentir que avanzamos en el tema turístico. Así, no hay promoción que funcione a corto plazo.

Aú no entiendo a los enemigos de México que encabezan esta clase de disturbios. Primero, la prensa que mal informa, y luego, líderes políticos que poco les importa el país.


La semana pasada, dos días estuvo tomada la caseta de Calera por normalistas pidiendo una “aportación” para los alumnos de Ayotzinapa. ¿Por qué tomar una caseta? ¿le envían en realidad lo que juntan a los de la normal en desgracia? Honestamente, no lo creo. Peor aún, el vandalismo anárquico causado por jóvenes enviados como carne de cañón que cobardemente se cubren el rostro y despedazan un local comercial, incendian la sede de un partido o hacen destrozos al por mayor. Muy mal.

Aquellos solidarios que publican en redes sociales que “les duele México” o que se preguntan ¿qué nos pasa a los mexicanos? y apoyan esta clase de movimientos, ¿tienen la conciencia limpia para decir que nunca han tratado de sobornar a un policía o que nunca han infringido una ley o que no han hecho nunca nada ilegal?

Los invito de verdad a que, si están libres de pecado, tiren la primera piedra, se sacudan esa doble moral y actúen responsablemente. Me llama la atención que estudiantes mexicanos en el extranjero, en vez de promover lo bueno del país, se jactan y publican en redes sociales lo mal que andamos según la visión de personas que no trabajan y estiran la mano solo para pedir su manutención. Luego nos quejamos...

Y antes de que piense que soy de algún partido o que estoy a favor del gobierno, no. Soy un simple turistero preocupado por la situación de mi país y de mis compañeros hoteleros, pues en el turismo, la hotelería es la columna vertebral y es importante promotora de empleo.

Con estos disturbios causados por tragedias que no negaré, me gustaría preguntarles a todas estas personas ¿hasta dónde, hasta cuándo? A la fecha no he visto a nadie apoyando al gasolinero que murió por cerrar la llave del combustible de una gasolinera atacada por normalistas, o a maestros paristas rechazando la quincena de un gobierno corrupto y asesino.

De verdad invito a que nos dejemos de estupideces y actuemos como debe ser, coherentemente y sin esta clase de modas que aparecen cada vez más fuerte en la conciencia nacional.

Si esto sigue, ojalá apoyen los hashtags de #HotelerosAlgritoDeGuerra o #UnidosAmuertePorElTurismo. A los hoteleros también nos duele México y nos estamos cansando. El país cambiará solo con nuestro ejemplo, no con una simple opinión.

Hasta la próxima.




Comentarios
No existen comentarios aún
Accesa o regístrate para poder comentar

Lo más leído
Aplicaciones


Servicios
$ Dolar
Compra 20.32
Venta 20.82
€uro
Compra 21.54
Venta 22.04

Multimedia



©Todos los derechos reservados
GRUPO EDITORIAL ZACATECAS, S.A. DE C.V.- De no existir previa autorización, queda expresamente prohibida la Publicación,
retransmisión, edición y cualquier otro uso de los contenidos de este portal.




Aviso de privacidad