Sunday 11 de December de 2016

Festival chabacano Zacatecas

Édgar Félix      10 Mar 2014 21:00:08

A- A A+

Compartir:
El Instituto Zacatecano de la Cultura, dirigido por Gustavo Salinas Iñiguez, ha tenido un deslucido papel en la escena estatal, ya no se diga nacional. Nunca hay dinero, siempre hay deudas y muchas ideas para convertir la cultura en la chabacanería del espectáculo. Para escribirlo en pocas palabras: es una mafia de cuates y componendas. Lejos, muy lejos de festivales como el de Yucatán, Colima y Sinaloa, y ni, por mención, del altísimo nivel del Cervantino de Guanajuato.

Lejos quedaron aquellos festivales culturales llenos de magia, no por el dinero invertido sino por quiénes acudían y quiénes se presentaban. Ahora se ha transformado en un mal reducto de artistas inflados y con amplio reconocimiento en el escenario de las estrellas televisivas, pero muy lejos de tener la admiración de ámbitos culturales refinados y de nivel. Al menos que le cambien urgentemente el nombre a Festival chabacano Zacatecas. Sería más congruente con el sentido que le han dado.

A los pocos días de llegar -hace tres años- como director, Salinas Iñiguez había señalado que el Festival Cultural tendría un toque estatal; es decir, dar la oportunidad de artistas zacatecanos, así como a espectáculos más nacionales. Pero de esa intención inicial a estos días hay una enorme diferencia, porque si anteriormente se había mantenido un prestigio con un nivel cercano al Cervantino ahora es una reunión de feria de pueblo, aburrida y lánguida.

Una lástima por la categoría que logró en años anteriores. Poco a poco se había posicionado como un Festival Cultural de nivel, pero la corrupción que impera en las contrataciones de artistas, así como la escasa visión e ignorancia de Salinas Iñiguez en materia de difusión cultural, han logrado sobajar el festival, el cual se había convertido en una buena imagen de la entidad en el ámbito nacional e internacional. Una lástima para la administración del gobernador Miguel Alonso Reyes.

Desde el inicio Salinas Iñiguez provocó demasiadas reacciones negativas hacia el ámbito cultural zacatecano nacional, pues se trata de un mal político metido en un lugar en el que no tiene experiencia ni el respaldo del sector. Los resultados los vemos ahora, tres años después, cuando prácticamente el festival ha perdido lo poco que le quedaba.

Si la intención era convertir al Festival Cultural en una especie de chabacanería popular, con un nivel de quinta en el ámbito cultural y muy exitoso para la mala televisión, Salinas Iñiguez va a recibir un premio con reconocimiento y mejor promedio nacional, por supuesto.

Si la entidad tenía dos grandes escaparates a nivel nacional e internacional, como el turismo y la cultura, además de excelentes fuentes de empleo y canales económicos importantes para el estado, lejos han quedado aquellos años en que miles de visitantes abarrotaban hoteles y lugares para acudir al Festival.

Ahora se ha convertido en una extensión de alguna televisora a la que sirve la empresa encargada de “contratar” artistas y en un negocio de familia. Una lástima y bienvenidos al Festival chabacano de Zacatecas.
 




Comentarios
No existen comentarios aún
Accesa o regístrate para poder comentar

Lo más leído
Alta moda en el Teatro Calderón
La alegría cristiana del Adviento
En puerta, la conmemoración del patrimonio zacatecano
Concierto decembrino con la Camerata de la Ciudad
Beatriz Simon y Damián de la Rosa en el Felguérez
Al tiempo
Aplicaciones


Servicios
$ Dolar
Compra 20.38
Venta 20.88
€uro
Compra 21.54
Venta 22.04

Multimedia



©Todos los derechos reservados
GRUPO EDITORIAL ZACATECAS, S.A. DE C.V.- De no existir previa autorización, queda expresamente prohibida la Publicación,
retransmisión, edición y cualquier otro uso de los contenidos de este portal.




Aviso de privacidad