Wednesday 07 de December de 2016

Frankenstein

David Vega      22 Jan 2014 23:30:05

A- A A+

Compartir:
(Cortesía)
(Cortesía)
Para comenzar bien el año no hay nada mejor que empezar a leer un clásico de la literatura universal como es el caso de o El moderno Prometeo, la obra más conocida de la escritora, narradora y ensayista Mary Shelley.

Este texto fue escrito en 1818 cuando Shelley apenas tenía 21 años, le produjo fama y también contribuyó a crear el género de ciencia-ficción.

Dicho escrito está compuesto por tres narraciones descritas por los protagonistas.

En la primea ecsena aparece el personaje Robert Walton, quien le manda cartas a su hermana y le escribe sobre su viaje al Polo Norte.

En una de ellas introduce a Víctor , quien a su vez involucra al monstruo, fruto de su creación.

En esta novela de ficción se interpreta a Víctor como el moderno Prometeo, quien es el que recibe el fuego de la vida para tener el don de crear, aunque esto signifique engendrar un ser grotesco sin nombre.

“Durante casi dos años había trabajado infatigablemente con el único propósito de infundir vida a un cuerpo inerte. Para ello me había privado de descanso y salud”, platica Víctor en una de sus cartas.

Ese ser nació de materia muerta, misma que va modificándose en un ser viviente que al tiempo que va apropiándose del habla, en el libro se le llama: “horrendo huésped”, “demoniaco ser”, “engendro”, “la criatura”, cosa que un principio está muy lejos de la verdad, pues es inocente e inseguro.

Pero conforme nota el desprecio que le produce a los demás se convierte en un ser bárbaro.




Comentarios
No existen comentarios aún
Accesa o regístrate para poder comentar

Lo más leído
Aplicaciones


Servicios
$ Dolar
Compra 20.33
Venta 20.83
€uro
Compra 21.84
Venta 22.34

Multimedia



©Todos los derechos reservados
GRUPO EDITORIAL ZACATECAS, S.A. DE C.V.- De no existir previa autorización, queda expresamente prohibida la Publicación,
retransmisión, edición y cualquier otro uso de los contenidos de este portal.




Aviso de privacidad