Friday 02 de December de 2016

La transformación de nuestro patrimonio

Carlos López Gámez      23 May 2014 20:20:07

A- A A+

Compartir:
Para adentramos en el tema y exponerlo a su consideración, nos referimos a los orígenes de la Hospitalidad de Nuestra Señora de la Concepción y templo adjunto. De este inmueble han surgido variadas y controversiales versiones, incluso se ha mencionado como convento. Pretendiendo siempre encontrar más evidencias que nos conduzcan a sus orígenes, fundamentalmente, revisamos nuestros apuntes y encontramos algunas respuestas a nuestras interrogantes.

Para empezar reproduciremos textualmente algunas líneas del libro donde se registraba el cargo de limosnas de la Hospitalidad de Nuestra Señora de la Concepción. “En el Real de Minas del Fresnillo, en diez días de junio de 1728 años, Damián Velázquez Caldera, mayordomo mayor y Tomás Medina Paulín, mayordomo menor, de la Hospitalidad de Nuestra Señora de la Concepción, cita y fundada en la Iglesia de su advocación dentro de este Real, ante su merced el señor Bachiller don Nicolás Carlos de Godoy, Notario del Santo Oficio de la Inquisición…”

En el documento se precisa además que, en el año de 1529, a iniciativa de los indios capitanes de minas, quienes también aportaron recursos, fundaron “una hospitalidad con advocación de Nuestra Señora de la Concepción". En otros términos crearon un hospital para la atención de los trabajadores de minas y construyeron un templo adjunto. Sobre el particular también han circulado versiones de que fue convento. Al respecto encontramos dispersas citas que solo relatan que en un tiempo se permitió el alojamiento de una orden religiosa integrada por varios misioneros, los cuales se daban a la tarea de la evangelización en esta región.

En otros documentos se abunda con más amplitud en la hospitalidad, incluso se dan nombres de sacerdotes a cargo de la capilla. No se vuelve a mencionar lo del supuesto convento. Joseph de Arlegui en su Crónica de la Provincia, escrita en 1577, describe por un lado cómo eran las tierras conquistadas del norte de la Nueva España, entre ellas lo que comprendía el Reino de Nueva Galicia. Agrega cuales y dónde se construyeron los primeros conventos. En ninguna línea hace mención a un supuesto convento en el Real de Minas del Fresnillo.

Menciona que fue hasta el año de 1567, el 26 de julio, cuando se autoriza en Guadalajara la construcción de un convento en Zacatecas. En 1577 ya se habla de él con más detalles. Luego aparecen los de Nombre de Dios en 1558, enseguida, en Topia entre 1559 y 1560. En 1600 había 16 conventos en esta región. Desde luego no se habla en lo absoluto de un convento en Fresnillo. Debo aclarar que los conventos o guardianas, como se les conocía, no eran monumentales construcciones, eran modestas fincas en sus principios.

Regresando a la Hospitalidad de Nuestra Señora de la Concepción, de los que sí se ha registrado se relaciona a sus funciones como hospital desde sus orígenes, incluso se reseña las atenciones prestadas a la población en junio de 1833 al desatarse una epidemia de cólera morbo, como consecuencia de la repoblación de la comunidad al reactivarse el trabajo en las minas luego de haber permanecido inundadas y abandonadas por años.


Una orden de religiosa estaba a cargo del hospital, ellas realizaron esfuerzos de toda índole para atender a los enfermos y combatir la epidemia. Espeluznante crónicas de aquellos tiempos narran la forma en que la mortandad aumentaba sin poder evitarlo. Se llegó a utilizar carretones tirados por animales para recoger personas sin vida que se acumulaban tanto en las calles como en viviendas. Murieron más de 4 mil personas. Una fosa común estuvo en el hospital. En 1978 cuando se procedía a pavimentar la calle frente al Extemplo de la Concepción se removieron escombros y brotaron numerosos restos humanos.

Este edificio a mediados del siglo 19 de prestar servicio como hospital. Lo adquiere el presbítero José Cipriano Tabaoada y lo dona para una escuela de niñas indigentes. Más adelante, en 1859 se expropia para establecer dos escuelas oficiales, para niñas en el edificio donde estaba el hospital y la de niños en el extemplo adjunto. La de niñas estaba a cargo de la maestra Luisa Werkle. Las dos escuelas fueron incendiadas en abril de 1911 por las huestes de Luis Moya.

A consecuencia del siniestro solo ruinas quedaron, así llegamos a 1935 cuando el cacique político Guillermo C. Aguilera se adueña del lote baldío donde estaba el hospital y escuela de niñas y del extemplo, al cual convierte en Casa del Campesino General Matías Ramos.

Finalmente se logró rescatar lo poco que aún quedaba de pie y se restauró el extemplo, en el lote contiguo se levantaron las nuevas oficinas de la presidencia municipal.




Comentarios
No existen comentarios aún
Accesa o regístrate para poder comentar

Lo más leído
La conoció en redes sociales; mató a pareja tras plagiarla
Tom Ford tampoco vestirá a Melania Trump
Reconocen a 10 ciudades por su lucha contra el cambio climático
En México se tiene que cimbrar con cosas positivas: Yunes Linares
Falso que haya ‘bono navideño’ para diputados, asegura Javier Bolaños
Aplicaciones


Servicios
$ Dolar
Compra 20.71
Venta 21.21
€uro
Compra 21.92
Venta 22.42

Multimedia



©Todos los derechos reservados
GRUPO EDITORIAL ZACATECAS, S.A. DE C.V.- De no existir previa autorización, queda expresamente prohibida la Publicación,
retransmisión, edición y cualquier otro uso de los contenidos de este portal.




Aviso de privacidad