Sunday 04 de December de 2016

El Centro Histórico, una utopia

Carlos López Gámez      10 Jan 2014 21:00:05

A- A A+

Compartir:
Con frecuencia he escuchado una frase lapidaria: “Quién no conoce su historia está condenado a repetirla”. Su efecto es desconcertante por instantes, sin embargo quien haya sido su autor tenía toda la razón. Los ejemplos son y serán incontables y aunque nos duela, en Fresnillo abundan.

Nuestra historia para adentrarnos en la materia, no tiene una datación específica. Es el efecto o de los tiempos que avanzan o retroceden. Los pueblos se organizan o son víctimas de la anarquía e intolerancia institucional.

Nos referimos al llamado comercio informal que se apropia virtualmente de espacios públicos. Su presencia e irrefrenable expansión atenta contra los derechos de terceros independientemente a la evasión de impuestos y nacimiento natural de monopolios y organizaciones protegidas y por partidos políticos y autoridades en turno.

En Fresnillo, en este caso, el lacerante y atentatorio fenómeno ha sido impactante en todos órdenes.

Para ubicarnos partiremos desde la apertura del Mercado Juárez en el año de 1906. en su entorno conforme avanzaba el tiempo de fueron instalando los llamados taburetes o estanquillos absorbiendo calles convergentes al centro citadino, en poco tiempo invadieron y se apropiaron totalmente de la vía pública.

En la década de los 30 del siglo pasado, al construirse taburetes frente al mercado, para el expendio de carne y derivados, se abrieron más las puertas a la anarquía y al caos porque empezaron a integrarse más puestos en banquetas y calles colindantes. Incluso se construye un puente de concreto del Mercado Juárez al sector donde se instalaron los expendios de carne.

El centro durante más de 30 años quedó saturado por un hacinamiento de puestos donde se vendía de todo en un completo desorden. La insalubridad, hechos delictivos, prostitución, corrupción y demás flagelos predominaban y, aunque usted no lo crea, aún prevalecen.

Al incendiarse el mercado de carnes, se dio paso a lo que se conocía en entre el vulgo como "Los Agachados” un hacinamiento de puestos de madera y láminas donde se vendían alimentos. Este sector se localizaba al norte del Mercado Juárez, donde abundaban gigantescos roedores en las cañerías a flor de tierra. Era la vergüenza de los fresnillenses.

En el centro de este poblado, se encontraban los edificios más antiguos de la comunidad, el Centro Histórico Natural de Fresnillo. Ahí estaba, pero totalmente descuidado, marginado, olvidado y agredido por la intolerancia de autoridades cómplices y complacientes. Poco se podía hacer para rescatarlo del abandono; sin embargo, ya se luchaba por ello.

Un Ayuntamiento vino a dar respuesta al angustioso llamado de la sociedad para rescatar el patrimonio histórico del pueblo y de paso reordenar el centro citadino. Lo pesidía el señor Luis Acevedo Soto. Él nos demostró que cuando se quiere al pueblo y a su histpria se pueden hacer muchas ocsas para beneficio de la comunidad, también nos recordó lo que debemos hacer los ciudadanos , lo que nos corresponde y con firme apego a la norma jurídica imperante.

El mejor alcalde que ha tenido Fresnillo con su firmeza y decisiones fundamentadas rescató el Centro Histórico. Para ello se tuvo que enfrentar a poderosos intereses políticos y particulares de quienes protegían el hacinamiento de puestos en la calle. El partido político en el poder era el principal promotor del indebido e ilegal apropiamiento de la vía pública.

Don Luis seguidamente emprendió acciones encaminadas a la restauración del Mercado Juárez. Para ello recuperó calles, banquetas y jardines que estaban en poder de los comerciantes informales.

Construye además el primer Mercado Hidalgo para darles cabida a los comerciantes de la calle. Este mercado y el nuevo jamás han estado ocupados a su capacidad.

En la administración de José Bonilla Robles, surgió el primer pasaje peatonal en el centro histórico e inició gestiones para restaurar el Juárez y Teatro Echeverría. La imagen del sector evidentemente se transformó, libre de antiestéticos e insalubres puestos. Sin embargo, posteriores administraciones expidieron permisos a diestra y siniestra favoreciendo el apoderamiento de la vía pública y la desaparición del andador peatonal.

En el año 2000 se turnó ante el Ayuntamiento una propuesta formal para determinar oficial y legalmente el polígono del Centro Histórico. La hizo llegar el cronista señor Rafael Pinedo Robles con el apoyo del Centro de Investigaciones Históricas de Fresnillo A.C. el cabildo la aprobó sin embargo, jamás se presentó ante la Legislatura, quedando al garete la propuesta.

Por eso expreso que el Centro Histórico de Fresnillo es una utopía. El INAH y Junta de Monumentos y Zonas Típicas del estado no tienen ninguna participación o interés en el rescate, restauración y conservación del sector. Además las autoridades locales jamás atienden recomendaciones de estas instancias.

Para terminar me pregunto ¿volverán los agachados?... de hecho jamás se han retirado.
 




Comentarios
No existen comentarios aún
Accesa o regístrate para poder comentar

Lo más leído
Detiene la Fepade a 12 personas; compraban votos a favor del PRI
Un hombre muere ahogado en La Encantada
PREP; Judit Guerrero va a la delantera
Catedráticos estafan a la UAZ  
Pasar Navidad con su mamá, el más grande deseo de Samuel y Cinthia
Video; denuncian robos en el estadio Francisco Villa
Taxista ocasiona choque y huye del lugar
‘Victoria contundente’ de Judit Guerrero en la elección extraordinaria: Luévano Ruiz
Perla y Paola nunca han estrenado ropa
Captan 'rata' en nevera con pollo de supermercado en Colombia
Aplicaciones


Servicios
$ Dolar
Compra 20.67
Venta 21.17
€uro
Compra 21.81
Venta 22.31

Multimedia



©Todos los derechos reservados
GRUPO EDITORIAL ZACATECAS, S.A. DE C.V.- De no existir previa autorización, queda expresamente prohibida la Publicación,
retransmisión, edición y cualquier otro uso de los contenidos de este portal.




Aviso de privacidad