Monday 05 de December de 2016

La Villa del Fresnillo en 1810

Carlos López Gámez      17 Jan 2014 22:30:05

A- A A+

Compartir:
Ocho días después de haberse iniciado el movimiento independista por Miguel Hidalgo y Costilla, los habitantes de esta región se enteraron de lo ocurrido la madrugada del 16 de septiembre en un pueblecito del bajío. Las dispersas referencias al respecto así lo tienen registrado, no con a largueza y detalle como quisiéramos, pero algo tenemos que contar. Y, así lo relatan Amador e Isunza.

La noticia llegó a los vecinos del Fresnillo a través de un viajero que venía procedente de la capital del país rumbo a la ciudad de Durango. Al llegar a este Mineral propagó lo que había visto y oído a su paso por la comunidad de Dolores.

Desde luego que vino a provocar alarma y temor en los españoles residentes en la Villa, y de inmediato solicitaron la protección de las autoridades existentes. Incluso se formaron grupos de hombres armados para la defensa del poblado. Las improvisadas tropas fueron proporcionadas por hacendados.

Las familias españolas residentes en Fresnillo decidieron huir de los insurgentes. Se llevaron lo que podían hacia otros lugares fuera del alcance de los rebeldes. Buscaban la protección de los gobiernos virreinales. Esta movilización fue in 8 de octubre de 1810.

Mientras ocurría el interminable éxodo de españoles, los mineros y gente del pueblo se manifestaban a favor de la Independencia. Su grito de guerra: “mueran los gachipines”. Se reseñan además escaramuzas con las fuerzas realistas. Los saqueos se sumaron a la incertidumbre, principalmente en las casonas de los peninsulares. Uno de ellos se comete en perjuicio Agustín Campo Blanco, segundo Alcalde de la Villa.

Se dan pormenores, entre otros, de intentos realizados por Don Juan Ledesma, Alférez Real y del Cura de esta comunidad, para calmar a los insurrectos y evitar motines o enfrentamientos. Para someterlos de la capital del Estado se enviaron tropas realistas.

Lo anterior, de acuerdo a las mini crónicas del movimiento independista en Fresnillo, en el lugar de pacificar a los rebeldes que abiertamente se declararon a favor de la gesta iniciada por Hidalgo, les hizo reaccionar con más fuerza llegando a formar guerrillas que lo mismo luchaban contra las tropas gubernamentales que asaltaban viajeros.

En mayo de 1911 se procedió a la aprehensión del sacerdote Francisco Ignacio Ximenez, capellán de la Hacienda de Tetillas por ser partidario de la causa libertaria. Se le fusiló en Durango, el 17 de julio de 1812 junto con otros frailes, Ignacio Hidalgo, Ignacio Balleza, Pedro de Bustamante, Carlos Medina y Bernardo Conde.

En otras citas relacionadas con la Independencia a nivel local, aparecen algunas acciones de realistas en contra de rebeldes. Se refieren al Cura de Santa Cruz, quien llevaba el grado de capitán y por nombre José Francisco Álvarez. Los insurgentes le apodaban “El cura chicharronero”. El mote se derivaba de su forma de actuar en contra de los prisioneros condenados a la hoguera. Les decía a sus verdugos: “échale leña hijito hasta que huela a chicharrón”.

También aparecen citas de los efectos causados en esta Villa luego de saberse la detención de Cura Hidalgo y varios de sus lugartenientes en Acatita de Baján el 21 de marzo de 1911, atribuible a la traición de un sujeto de apellido Elizondo. El desenlace ocurrido el 30 de julio en Chihuahua, al ser fusilados los iniciadores de la gesta independista en este país, consternó e indigno a la comunidad que simpatizaba con la causa.

Las reacciones de los insurgentes por continuar la lucha obligaron a los realistas a establecer milicias en la Villa del Fresnillo, acatando el mandato del General Félix Calleja. Sin embargo, la llamada de la libertad había prendido con tal fuerza que el cura José Ma. Calvillo, quien fuera sacerdote en Tlaltenango (parte de la subdelegación de Fresnillo), se levantara en armas. Sus tropas eran conformadas por indígenas armados de flechas y lanzas, tocándole enfrentarse al Cura Álvarez a quien derrota.

En otros apuntes se hace notas una vez más las reacciones arbitrarias de los realistas en contra de simpatizantes del movimiento emprendido por el Cura Hidalgo. La Hacienda de Bañón del Distrito de Fresnillo fue embargada por órdenes del General Calleja porque su propietario el Coronel Narciso de la Canal era partidario de los insurgentes. Esta hacienda quedó en manos de Manuel Maciel y José M. Borrego.

Las escuetas crónicas de aquellos aciagos días en la Villa de Fresnillo hacen mención a lo sucedido en 18 de agosto, al pasar por la población y luego exhibirse en la plaza principal, dicen los historiadores: “como escarmiento”, las cabezas de Hidalgo, Allende, Aldama y Jiménez que eran transportadas en cajas de madera.

Para cerrar este capítulo citaremos una de las ordenanzas del gobierno realista difundida en esta Villa, es un comunicado dirigido al alcalde para que nos e permitiera el uso de armas de fuego, ni cuchillos y que no se montara a caballo, solo en mulas y burros. Quien no acatara la orden, era brutalmente castigado.

Una burda maniobra para evitar que la rebelión adquiriera más fuerza.
 




Comentarios
No existen comentarios aún
Accesa o regístrate para poder comentar

Lo más leído
Los chicos malos de Chayo 
Judit Guerrero obtiene la victoria en las urnas
América supera a Necaxa y va a la final ante Tigres
Enríquez se despide de Mineros; Colima, su posible destino
Algo más de PLANEA 2016
Los colonizadores también lloran
El PED me llena de felicidad: Brandon Díaz
Necesitados
Más de 500 runners en la Carrera Atlética 5k y 2k Ahresty
Triunfa Juan Pablo Sánchez en la plaza México
Aplicaciones


Servicios
$ Dolar
Compra 20.61
Venta 21.11
€uro
Compra 21.96
Venta 22.46

Multimedia



©Todos los derechos reservados
GRUPO EDITORIAL ZACATECAS, S.A. DE C.V.- De no existir previa autorización, queda expresamente prohibida la Publicación,
retransmisión, edición y cualquier otro uso de los contenidos de este portal.




Aviso de privacidad