Sunday 04 de December de 2016

El informe de Luis G. Ledesma 1874

Carlos López Gámez      21 Mar 2014 22:30:05

A- A A+

Compartir:
Luego de enterarnos del contenido de un informe administrativo que Don Luis G. Ledesma como Jefe Políticos del Partido de Fresnillo rindiera a la comunidad en el mes de julio de 1874, nos pareció que era justo compartirlo con nuestros generosos lectores para que supieran como era este paraje en aquellos lejanos tiempos. Es una breve descripción de nuestra ciudad y su entorno.

A manera de ejemplo citaremos como inicio que el Partido de Fresnillo constaba de cinco municipalidades, que eran: la cabecera (Fresnillo), Valparaíso, Villa de Cos, San Mateo y Santa Cruz. La primera contaba con 28 mil habitantes, Valparaíso con 12 mil 360, San Mateo con 4 mil 151 y Santa Cruz con 3 mil 967.

De acuerdo a la información que se proporciona en el documento mencionado, encontramos que a la cabecera del Partido, o sea la población de Fresnillo, se le conocía en tiempos de la Reforma como “Negociación de Proaño y Plateros, Nuestra Señora de la Purificación, Real y Minas de Fresnillo”. Es uno de los siete nombres propios que ha tenido la comunidad en toda su historia y hasta el momento.

Más adelante leímos lo que nos vino a recordar que en un gran trecho de la vida del mineral no tan solo abundaron las ricas vetas, sino que también hubo largos espacios de pobreza y desesperanza.

Extractamos en uno de los párrafos algunos conceptos, mismos que nos reseñan tristes realidades, por ejemplo: “Es una población reducida actualmente al producto de sus ejidos (así está escrito), al comercio en pequeña escala y a la explotación de algunas minas, y catas de plata de Proaño y Plateros, era en pocos años la primera población del Estado, después de la capital”.

Para entender el porqué de esa exposición tan angustiante, en otro párrafo se lee lo siguiente: “La muerte del señor José González Echeverría, director de la Negociación, fue la muerte también de la empresa, porque faltando el genio emprendedor y activo de aquel buen ciudadano, faltando crédito inmenso con que contaba tanto en el República como en el extranjero, necesariamente debía extinguirse poco a poco la vida de la empresa hasta quedar como ya casi está, reducida a un montón de ruinas”.

En otras observaciones citamos: “La vasta empresa de Proaño con su colegio de minería, sus máquinas de vapor de gran potencia para la molienda de los metales, y para el desagüe de las mimas; con su inmensa hacienda de beneficio, con el producto fabuloso de los dos minerales y con los poderosos elementos que su hacienda de campo (Valdecañas) le proporcionaba abasteciéndola de combustibles, de pastos y de semillas mereció el honor de que el Varón de Humboldt consignaran en sus memorias, luego de andar por estas tierras, que la empresa minera es una de las más ricas del universo”. Fue una apreciación que se atribuye a los tiempos de bonanza.


Es entendible que a la muerte de González Echeverría lo que él había llevado a otros derroteros, se había desplomado dramáticamente. La familia Ortega hizo lo que de momento pareciera el rescate de las minas y de su potencial. La historia nos dice otras cosas. Así permaneció hasta la primera década del siglo 20. El renacimiento se gestó con la llegada de capital y socio extranjeros.

En el mismo informe, muy aparte del panorama tan desolador y desalentador que describía, encontramos algo de lo que siempre nos ha llamado la atención por la irrefrenable posesión de los depredadores: lo que se llama o se llamaba propiedad urbana. Una detallada relación nos ilustra al respecto y lo dejamos a su consideración.

Para empezar se habla de una finca urbana situada en la Plaza Principal (Casa Consistorial), donde se ubicaban las oficinas públicas, entre ellas la de la jefatura política, salón de sesiones, oficina telegráfica, archivo general del Partido, Juzgados de las Letras, Administración de Rentas, Juzgado del Registro Civil, Tesorería Municipal, almacenes de la administración, depósito de armas y cuadra de la policía nocturna, El valor era de 5 mil pesos.

Se incluye otra finca por la calle de la Ilustración (Templo de la Concepción), escuela para niños con un valor en mil 500 pesos. Otra contigua a la anterior (Escuela de niñas, nuevas oficinas de la Presidencia), de dos viviendas, ambas de altos y bajos valuada en mil 500 pesos. Otra finca por la Alameda que es escuela para niñas (Josefa Ortiz de Domínguez –Libertadores) valuada en 600 pesos. Otra por la calle Tacuba, que se utiliza como escuela para niños José María Vázquez) valuada en 800 pesos, así como El Mercado de Carnes con valor de mil pesos y la finca donde están las cárceles de ambos sexos, alcaldía, juzgados de paz, enfermería y telares, valuada en 5 mil pesos, la actual Presidencia Municipal.

Así eran aquellos tiempos.
 




Comentarios
No existen comentarios aún
Accesa o regístrate para poder comentar

Lo más leído
Un hombre muere ahogado en La Encantada
Catedráticos estafan a la UAZ  
Pasar Navidad con su mamá, el más grande deseo de Samuel y Cinthia
Detiene la Fepade a 12 personas; compraban votos a favor del PRD
Captan 'rata' en nevera con pollo de supermercado en Colombia
Perla y Paola nunca han estrenado ropa
Mi delito... cegarme de coraje
Instaladas al 100 por ciento las casillas de la elección extraordinaria 
Tigres ‘hipnotiza’ con su juego y avanza a la final
Confirman que Paquete Económico se entregó a tiempo
Aplicaciones


Servicios
$ Dolar
Compra 20.63
Venta 21.13
€uro
Compra 21.98
Venta 22.48

Multimedia



©Todos los derechos reservados
GRUPO EDITORIAL ZACATECAS, S.A. DE C.V.- De no existir previa autorización, queda expresamente prohibida la Publicación,
retransmisión, edición y cualquier otro uso de los contenidos de este portal.




Aviso de privacidad