Tuesday 06 de December de 2016

Electrificación de la ciudad

Carlos López Gámez      22 Nov 2013 23:10:03

A- A A+

Compartir:
Las crónicas de principios del siglo 20 refieren un hecho hasta cierto punto insólito ocurrido en este mineral. Un grupo de estudiantes instaló en el Teatro Echeverría una bujía que encendía con energía eléctrica. El suceso, estamos seguros, causó expectación e incredulidad en la comunidad. Podemos afirmar que es el primer testimonio que se tiene con relación a la parición de la energía eléctrica en estos lares.

Para iluminar tanto casas como calles, en tan lejanos tiempos se utilizaban diversos sistemas. Mencionaremos solo algunos: teas, hachones, recipientes con aceite, velas, veladoras y los vistosos faroles. Luego llegaron los aparatos que utilizaban petróleo.

La empresa minera The Fresnillo Company fue de los primeros en utilizar la energía eléctrica en esta población, como fecha soporte, en 1907. Preferentemente para sus instalaciones. Luego compartirían el servicio con sus empleados que habitaban viviendas en La Hacienda y por la calle Hidalgo, incluso obsequiaban el fluido por algunas horas para iluminar jardines públicos, iglesias y Presidencia Municipal.
En las citas históricas se menciona a Spencer Nye Cook, gerente de la empresa Mexican Corporation, quien en el año de 1917 instala una planta eléctrica de mayor capacidad (7 mil 500 caballos de fuerza) en el interior de la Hacienda Proaño. Utilizaba carbón vegetal como combustible. Como responsable del funcionamiento se designa al Sr. Pompeyo Hernández.

La Comisión Administradora de esta planta también era conformada por el Señor Adolfo Cabrera, representante de la Cámara de Comercio y el Señor Noel Ibarra. Para formalizar el compromiso se suscribe un contrato firmado quienes en el intervenían. La fecha del día primero de noviembre de 1933 es histórica para la población, porque a partir de esos momentos la comunidad disfrutaría de la energía eléctrica para los usos convenientes, principalmente hogares y comercios.

En el convenio se destacaba una cláusula, esta se refiere a vender la energía más barata a los obreros de la compañía; los particulares pagarían un peso mensual por una toma de 50 Watss.

Los historiadores locales que han registrado oportunamente el desarrollo de las compañías mineras en Fresnillo comprendiendo tan solo el siglo 20, resaltan el altruismo de Spencer Nye Cook, pues
independientemente a lo referente al fluido eléctrico, contribuyó generosamente para paliar la infinidad de problemas que afectaban a la población como consecuencia de una terrible hambruna, además aportó recursos para redes del drenaje, sistemas de agua entubada, pavimentos de calles y para recreación de obreros y familias así como para la población, instaló en el Teatro Echeverría proyectos res de películas y promovía espectáculos artísticos.

Varios hombres de empresa radicados en esta ciudad, por su visión y amor al terruño, aunque no hubieran nacido en él, también contribuyeron para dotar de energía eléctrica a Fresnillo, instalando por diferentes lugares en lo particular, plantas de energía eléctrica para abastecer demandas de barriadas.


Ellos merecen, indiscutiblemente, un lugar en la historia local: Pompeyo Hernández, Gregorio Muñoz Delgado y Alberto Stephano Cottone.

Más adelante aparece la Compañía de Luz y Fuerza de Fresnillo S.A. y vende acciones en la ciudad. Para ese tiempo la planta se instaló a un costado de la puerta poniente de la Hacienda Proaño, por la cual pasaba la vía del ferrocarril hacia las instalaciones de la empresa en las faldas del cerro de Proaño.

Como punto de referencia donde actualmente están las oficinas de la CFE por la avenida Hidalgo.

El 16 de mayo de 1954 la Compañía de Luz y fuerza construye una casa de más con una nueva planta de vapor. La Planta Termoeléctrica de Calera de la CFE proporcionaría la energía que se contratara de parte de la compañía mencionada. Y, desde luego, la revendería al usuario. Este anuncio causa alegría en la comunidad porque finalmente contaría de suficiente electricidad y la ciudad ya no estaría sufriendo los interminables apagones. La Compañía de Luz y Fuerza tenía sus oficinas generales en la esquina de las calles Comercio y Álvaro Obregón (Casa Verde)

La deficiente administración de la Compañía de Luz y Fuerza de Fresnillo empezó a generar infinidad de problemas en la población, la cual constantemente manifestaba su malestar por las incontables fallas en el suministro, los altos costos y las actitudes prepotentes y abusivas de los representantes de la empresa. Esta finalmente liquidó todos sus activos dejando en manos de la CFE la distribución de la energía eléctrica en toda la ciudad.

En la segunda mitad de los sesentas del siglo pasado, terminaron las operaciones de la planta generadoras de energía eléctrica pro la avenida Hidalgo y sus inmediaciones se levantaron las nuevas oficinas, bodegas y patios de maniobras de la CFEE, quedando como responsable de la superintendencia Fresnillo de la Comisión Federal de Electricidad el ingeniero Bonifacio Reyes Zapata, nativo de esta ciudad.




Comentarios
No existen comentarios aún
Accesa o regístrate para poder comentar

Lo más leído
Aplicaciones


Servicios
$ Dolar
Compra 20.49
Venta 20.99
€uro
Compra 22.11
Venta 22.61

Multimedia



©Todos los derechos reservados
GRUPO EDITORIAL ZACATECAS, S.A. DE C.V.- De no existir previa autorización, queda expresamente prohibida la Publicación,
retransmisión, edición y cualquier otro uso de los contenidos de este portal.




Aviso de privacidad