Monday 05 de December de 2016

Vigila el campanario después de muerto

Francisco Vargas      4 Oct 2013 23:10:07

A- A A+

Compartir:
  • El fantasma vigila desde la torre del campanario. (Tomás Vázquez) El fantasma vigila desde la torre del campanario. (Tomás Vázquez)
  • Por las noches, el misterio y el terror envuelven al recinto. (Tomás Vázquez) Por las noches, el misterio y el terror envuelven al recinto. (Tomás Vázquez)
  • El fantasma de José Natividad del Toro se ha visto en el campanario, la escalera de la torre y en el atrio. (Tomás Vázquez) El fantasma de José Natividad del Toro se ha visto en el campanario, la escalera de la torre y en el atrio. (Tomás Vázquez)
Imagen de


Un paseo nocturno se convirtió en un inigualable calvario para Carlos, un joven que para ahorrarse camino pasó por el patio del templo de La Purificación y se topó con el fantasma de un militar.

Uno de los espectros más terroríficos y amenazantes de El Mineral se oculta, paradójicamente, en la parroquia más emblemática de la mancha urbana.

Hasta hoy, son cientos los que aseguran que vieron o que incluso, fueron amedrentados por un soldado muerto que grita órdenes para evitar que Pánfilo Natera lo atrape.

En los angostos pasillos y la escalinata de cantera de la torre del campanario de La Purificación, el fantasma de un viejo militar, ha sido visto por niños, sacristanes, curiosos, campaneros y organistas, quienes aseguran que la presencia es atemorizante y amenazadora.

Una fría noche de febrero, Carlos, un joven estudiante, atravesaba las calles de Fresnillo con prisa para llegar rápido a su casa, pues después de quedar con sus amigos, el tiempo se le fue volando y temía que en la oscuridad de la noche pudiera ser víctima de un robo.

Al llegar al jardín Francisco I. Madero, el joven solo tenía que atravesar algunas cuantas calles para llegar a su casa, en la Rosas Moreno.

Cuando estaba por rodear el templo de La Purificación se dio cuenta que la puerta del inmueble estaba abierta y, aunque le pareció sospechoso, sabía que tenía que llegar cuanto antes a su casa y para ahorrarse unos cuantos minutos se decidió por atravesar el patio de la parroquia.

La noche estaba cerrada, los faros apenas dejaban ver y no había ni un solo ruido, cuando a mitad de camino en el patio, una voz gruesa y desafiante le gritó al joven “¡Alto ahí!”.

Temeroso, Carlos volteó atrás y allí, en medio de la noche, encontró al militar, apuntándole con un arma en una mano y con un sable en otra.

“Ven –repuso el hombre armado- acompáñame (señalando con el sable a la escalinata de cantera de la torre del campanario)”.

Sin pensarlo mucho debido a que lo amenazaban con un arma, obedeció sin levantar la mirada, el joven subió por aquella escalera angosta pensando que iba a morir allí.

De pronto el extraño sujeto empezó a darle órdenes.
“Atrinchera la puerta, cuida la escalera, que no pase nadie”, le ordenaba el sujeto al joven que se moría de miedo.

El ente y el joven estaban en la cima de la torre, fue allí que las nubes despejaron un poco la luna y cuando la fría iluminación descubrió el rostro del hombre armado escondido en las tinieblas de la noche, Carlos vio su semblante deformado y ensangrentado.

Carlos corrió aterrado sin importarle que pudieran dispararle o cortarle con el sable, tropezándose con todo a su paso, casi cae estrepitosamente por la escalera, pues incluso se golpeó varias veces la cabeza con tal de salir rápido.

Desde la torre escuchaba los gritos del ente “¡vuelve aquí soldado, Natera está por llegar, no debe acercarse!”.

El joven llegó al patio, pero las puertas estaban cerradas, forcejó las frías herraduras, gritó por auxilio, pero fue inútil. Desesperado, su última opción fue saltar la barda aunque en el intento se rasgó las manos.

Asustado, cruzó las últimas calles que le faltaban siempre viendo atrás para cerciorarse de que no lo siguieran hasta llegar a su hogar.

José Natividad del Toro
Hace 100 años exactamente, en 1913, un sangriento y horrible episodio se vivió en El Mineral. El enfrentamiento entre Pánfilo Natera y José Natividad del Toro.

Natividad del Toro era el jefe de acordada en Fresnillo, cuando Natera entró a El Mineral, se refugió junto con un séquito de hombres en el campanario de La Purificación, donde todavía quedan huellas del cruento enfrentamiento.

Desde la cima del campanario el militar y su gente disparaban contra las tropas de Natera de arriba abajo.
Viéndose en desventaja estratégica, las tropas de Natera tomaron chile seco, lo apilaron junto a la torre y les prendieron fuego para hacerlos bajar.

La mayoría de los que se refugiaban en el campanario salieron y fueron aprehendidos por la gente de Natera, quienes los fusilaron en el mismo atrio.

Natividad del Toro se negó a bajar. Con pocas municiones, prefirió quitarse la vida él mismo, que ser detenido por Natera.

Cuando los soldados subieron a la torre encontraron el cadáver con la cara ensangrentada a causa del impacto de bala y lo arrastraron cuesta abajo por la escalera de la torre.

Por estas referencias históricas, que están en la monografía de Fresnillo de 2004, se piensa que José Natividad del Toro es el militar que aparece en la torre del campanario y en el atrio.

 




Comentarios
No existen comentarios aún
Accesa o regístrate para poder comentar

Lo más leído
Los chicos malos de Chayo 
Gana Judit  
América supera a Necaxa y va a la final ante Tigres
Algo más de PLANEA 2016
Enríquez se despide de Mineros; Colima, su posible destino
El PED me llena de felicidad: Brandon Díaz
Más de 500 runners en la Carrera Atlética 5k y 2k Ahresty
Necesitados
Triunfa Juan Pablo Sánchez en la plaza México
Platerito, el sueño de ser figura
Aplicaciones


Servicios
$ Dolar
Compra 20.65
Venta 21.15
€uro
Compra 22.00
Venta 22.5

Multimedia



©Todos los derechos reservados
GRUPO EDITORIAL ZACATECAS, S.A. DE C.V.- De no existir previa autorización, queda expresamente prohibida la Publicación,
retransmisión, edición y cualquier otro uso de los contenidos de este portal.




Aviso de privacidad