Thursday 08 de December de 2016

Fundamentos para disfrutar rechiflas y mentadas la noche del Grito

J. Luis Medina Lizalde      14 Sep 2014 20:00:06

A- A A+

Compartir:
Hoy, de seguir viviendo, cumpliría 150 años Porfirio Díaz Mori y seguramente se sentiría muy ufano por constatar su “victoria cultural”, como llaman los panistas de élite a cada acción desmanteladora de lo público en aras de lo privado que realiza el PRI.

Lo primero que halagaría sería la enjundia con la que el 15 de septiembre (antes era el día 16) se consagró como el día en que los apátridas gobernantes contemporáneos dan el “grito” ante multitudes que han sido inducidas a pensar que la patria nos pone a prueba cada vez que juega la selección de futbol y, con diversa intensidad durante septiembre, especialmente el 15, cuando el dictador vino al mundo un ya remoto 1830.

En esa aculturación que sirve para afianzar el dominio de los pocos sobre los muchos hemos aprendido que el que cree en la honestidad y además la practica es un soñador, ingenuo y poco apto para algo tan socialmente complejo como gobernar.

“Es muy confiado”, “le ven la cara” y demás lindezas que pavimentan el camino de los “listos” que han conformado a una de las clases políticas más corruptas del mundo. Pero no nos hemos quedado en eso, también se nos ha inculcado que el patriotismo es un sentimiento colectivo que en nada debe estorbar la entrega al extranjero de los recursos naturales, de las playas y de las decisiones importantes en materia económica.

De lo contrario, se puede incurrir en el “nacionalismo trasnochado” o en “patrioterismo”, quedando como única forma de ser patriota portar la camiseta de la selección nacional y gritar “vivas” a los “héroes que nos dieron patria”.

Porfirio Díaz pasó de hombre tosco al servicio de la patria invadida por los franceses a devoto admirador de los refinamientos franceses, cuyo embrujo seductor hizo de la élite porfiriana agente de colonización mental, tan eficaz como para dejar en muchas ciudades surgidas durante la dominación española la presencia arquitectónica francesa sobrepuesta al legado neocolonial.

Zacatecas es testigo. Cómo le hubiera dado gusto al dictador constatar los delirios patrióticos que lo llevaron a combatir al ejército francés en vez de sumarse, como lo hicieron otros “modernos” de la época.

La dictadura de los arrastrados
Obama, tan semejante a Fox en su capacidad para frustrar cambios, ya no podrá ofrecer la reforma migratoria. La posibilidad de que nuestros compatriotas mejoren su estatus como fruto de su expansión y su consecuente peso en las elecciones es una expectativa aún frágil.

Cuando esta sea una realidad, el gobierno mexicano no necesitará asumir la protección de los mexicanos en Estados Unidos como debiera hacerlo en estos momentos en que los racistas de Arizona se divierten cazando a los hambrientos que cruzan el desierto y el gobernador de Texas blinda la frontera con tecnología de guerra y hombres armados.

La falta de patriotismo de nuestros gobernantes contemporáneos permite toda clase de vejaciones a los nuestros y libra servilmente una guerra contra el crimen organizado para detener el flujo de droga, cuyo consumo no desalienta, al mismo tiempo que sus mercenarios de las armas hacen jugosos negocios a costa de sangre mexicana.

Hoy por la noche todas las plazas cívicas de México lucirán repletas para escuchar del demagogo en turno el grito hipócrita de una clase política integrada en un buen porcentaje por farsantes que gastan el dinero público en sus vacaciones en Las Vegas y sus familias se vuelven clientes habituales de los centros comerciales del vecino país, aunque muchas volverán a sus anteriores hábitos en cuanto el bolsillo propio sea el que rife.

Los estados de alta migración, en vez de registrar el hecho como evidencia de dramático fracaso en la capacidad de generar ocupación remunerada, han desarrollado un demagógico discurso de ensalzamiento a la dramática circunstancia expulsora de paisanos.

Hacen monumentos al migrante, inventan el Día del Migrante, se solazan con la figura del “migrante exitoso” e intrigan con los clubes para granjearse simpatías con fruto electoral en la tierra de origen, hacen viajes para coronar reinas y desde aquí deciden quiénes son los que representarán en el Congreso a los migrantes, sin que los teóricamente representados cuenten con un mecanismo que les dé participación.

Que se oiga fuerte
Incapaces de comprometerse con la nación, hablan a su nombre. Arrodillados ante las trasnacionales, apuñalan a los suyos cuantas veces tienen que optar entre las poderosas mineras y la gente que gobiernan. Con todo lo reseñado, imposible no disfrutar las rechiflas y mentadas de madre que ya son parte del ritual de esta noche.

Nos encontramos el jueves en El recreo.




Comentarios
No existen comentarios aún
Accesa o regístrate para poder comentar

Lo más leído
Prepara director de Fonatur respuesta a ataques de Morena
Araña gigante devora un reptil
Rubí desaira invitación para ser actriz; ella quiere cantar
Nuño culpa a Gordillo del rezago educativo
Achacan fallo educativo a Calderón y Gordillo
Peña: México, motor de crecimiento de AL
Sancionan a personal del IMSS que participó en un ‘Mannequin Challenge’
Asesinó a su esposa en la calle; lo dejan en libertad
Arrebatan al narcotráfico 150 mil armas; además de drogas y bienes
Más de 150 elementos buscan por aire y tierra a delincuentes en Veracruz
Aplicaciones


Servicios
$ Dolar
Compra 20.32
Venta 20.82
€uro
Compra 21.54
Venta 22.04

Multimedia



©Todos los derechos reservados
GRUPO EDITORIAL ZACATECAS, S.A. DE C.V.- De no existir previa autorización, queda expresamente prohibida la Publicación,
retransmisión, edición y cualquier otro uso de los contenidos de este portal.




Aviso de privacidad