Saturday 10 de December de 2016

General Pánfilo Natera, tierra de valientes

Ismael López      26 Apr 2015 00:32:29

A- A A+

Compartir:
  • Atardecer en General Pánfilo Natera.(Cortesía de Ismael López) (Cortesía) Atardecer en General Pánfilo Natera.(Cortesía de Ismael López) (Cortesía)
  • Quiosco del Jardín Hidalgo, en la cabecera municipal. (Cortesía) Quiosco del Jardín Hidalgo, en la cabecera municipal. (Cortesía)
  • Cerro del Morro, prominencia más alta en el municipio.(Cortesía de Ismael López) (Cortesía) Cerro del Morro, prominencia más alta en el municipio.(Cortesía de Ismael López) (Cortesía)
  • En 1934 se constituyó la nueva parroqua de Santa Anna.(Cortesía de Ismael López) (Cortesía) En 1934 se constituyó la nueva parroqua de Santa Anna.(Cortesía de Ismael López) (Cortesía)
  • Atardecer en General Pánfilo Natera. (Imagen) Atardecer en General Pánfilo Natera. (Imagen)
Imagen de


General Pánfilo Natera formó parte de la región lacuestre, abundante en especie vegetal y animal que existió durante la época cenozoica.

Los huachichiles,  primeros dueños de estos territorios, fueron los más aguerridos y valientes entre los grupos Chichimecas.

A principios del siglo 17 se dieron los primeros asentamientos, según describió 

Alonso de la Mota y Escobar en su reconocimiento por estas tierras, en 1600. “En la Fon cálida hoy Ojocaliente había doctrina de clérigos y existían dos haciendas de beneficio y adelante dos leguas de este real  están unas minas que llaman de la Habana de donde se sacan los metales que se benefician, viven ahí algunos indios que las cavan”.

El lugar a que se refiere está al suroeste de la comunidad Tahonas.  

También en la Crónica Miscelánea, fray Antonio Tello cita: “A la parte del poniente 4 leguas del Real, están los cerros que llaman de Santiago, en los cuales de 1618, se descubrieron y labraron unas minas de mucha plata, que por faltar las vetas, se despoblaron en el año de 1625”.

Hacia 1762, al sitio entonces llamado Real de las Blancas, llegó Francisco Fernández de Palos, quien aseguró ser el primer poblador.

En lo civil, el lugar perteneció a Ojocaliente, que a su vez formaba parte de la Alcaldía Mayor de Charcas, Provincia de San Luis.


Fue hasta 1857, en que por precepto constitucional, conforme al artículo 115, pasó a figurar como partido del estado de Zacatecas.


Respecto a lo eclesiástico, también perteneció a la Parroquia de Ojocaliente, que era parte de la Diócesis de Guadalajara, hasta el 12 de junio de 1864, en que llegó a Zacatecas su primer obispo.


El sitio que para entonces era llamado Mineral de La Blanca, el 15 de marzo de 1869 se convirtió en la congregación municipal Villa de Rosales.


Después, el 21 de julio de 1928, logró la categoría de municipio. 

Fue hasta 1964 que el municipio adoptó el nombre de General Pánfilo Natera, en honor al líder de la División del Centro, que también participó en l Toma de Zacatecas.
 

Lugares qué visitar



La Laguna de El Sapo es un hermoso lugar que se localiza en la comunidad Santa Elena. La visitan personas de toda la región, principalmente el Sábado de Gloria y en familia.



El Jardín Hidalgo, de la cabecera, es el favorito de las familias en domingo, ya que disfrutan de su tranquilidad.


El Saladillo es un agradable punto de reunión, más para los que recorren también las lagunas salitrosas cercanas.



El Centro Recreativo El Gallinero se localiza en la comunidad del Saucito. Se ha convertido en uno de los lugares más visitados el Sábado de Gloria; asisten personas de todo el municipio y región.

Platillos locales

Los populares: En la lista entra el arroz con mole rojo, el  guisado de res y el tradicional asado de boda con sabor propio a nivel regional. 

También está la barbacoa de banco, los tamales de chile rojo, verde, queso y carne. El nopal es un alimento primordial. 

En Navidad, la mesa se engalana con tamales, pozole rojo y verde, enchiladas, buñuelos, ponche, chocolate, atoles de masa, pinole, champurrado, avena y de sabores.

Fin de semana: Sábados y domingos en las comunidades venden chicharrones, carnitas y morcilla. Los domingos, la gente suele desayunar menudo o caldo de res.

Cuaresma: Se sirve pipián de camarones, lentejas, chiles rellenos, capirotada y orejones.

Del campo: Durante el año, especialmente de enero a mayo, los campesinos cazan y asan carne de conejo y rata, algunos elaboran rico caldo de rata.

Postres: Entre los elaborados tradicionalmente está el arroz con leche. Muchas familias aún hacen condoches de sal y azúcar en  hornos de adobe y piedra.

Ubicación

Leyenda

La Cueva Encantada
Desde inicios del siglo 20, las personas de la región asisten el Jueves Santo a una peculiar cueva llamada Del paseo.

Sin embargo, nunca intentan entrar a otra que se localiza al norte, la Cueva Encantada.

Según los bisabuelos, en ella se encuentra una gran ciudad, con ricos y bastos tesoros.

Sus habitantes llevan muy bellos atuendos y cerca de la ciudad corre un inmenso río.

Esta ciudad pasa abajo del Saucito y del cerro Colorado.

Nadie intenta entrar porque saben que aquel que lo haga, jamás podrá salir de ese lugar.

Sin embargo, existe una forma de ingresar y gozar de sus riquezas: una madre de familia tendrá que lanzar al fondo de la cueva un niño recién nacido al que nunca volverán a ver.

Esta tradición ha pasado de generación en generación y hoy en día todavía no hay quién se atreva a entrar.

Edificios históricos


Trojes de Santa Elena:
Fueron construidas alrededor de 1850, a fin de almacenar los granos que se cosechaban en la región. Perteneció al gigantesco latifundio de la Hacienda del Carro. Ahora es una de las pocas construcciones de su época que sigue en pie.



Exhacienda del Real y Minas de Nuestra Señora de Santa Anna de la Tesorera: Los primeros denuncios de minas se dieron en 1757 y 1758;  para 1779 tenía 468 habitantes. Debido al crecimiento tan importante que tuvo el mineral de Santa Ana, se pide el 6 de octubre de l778 la fundación de una parroquia.

Capilla de Nuestra Señora de Guadalupe: Ubicada en la comunidad Santa Elena, fue bendecida el 21 de agosto de 1852. Su construcción fue  autorizada desde 1832. Es considerada la construcción religiosa más antigua del municipio y que aún esta en servicio. Su festividad se celebra el 12 de diciembre; pertenece a la Vicaría de San Pablo



Parroquia: El 15 de febrero de 1882 se pidió licencia para construirla y el 9 de julio de 1903 se solicitó otra para bendecir la capilla y la escultura de la Señora Santa Ana. El 26 de marzo de 1908 se autorizó la bendición de su pintura y el 8 de febrero de 1934 se convirtió en parroquia.

Festividades

La devoción a la Virgen de Santa Ana, patrona del municipio, nació en el siglo 18, cuando se dieron los primeros asentamientos, pues en 1779 se encuentra asentado el Real y Minas de Nuestra Señora Santa Ana de la Tesorera, donde en un principio, la imagen fue venerada.

Posiblemente su traslado a La Blanca se debió a que el dueño del Real de la Blanca, también lo era de aquel lugar. Santa Anna se convirtió en la patrona parroquial cuando se desliga de la dependencia de Ojocaliente. 

La imagen se venera el 26 de julio. 

En 1846 surgió la celebración en honor al Señor de la Ascensión, cuando habitantes de La Blanca pidieron al párroco de Ojocaliente que oficiara una misa, por lo menos de tiempo corto.

Esto se debía a que desde años atrás veneraban a la imagen de la Santa Veracruz, como le conocían.


La historia dice que a una familia le dejaron encargado un crucifijo, una corona y una novena dedicada al Señor de la Santa Veracruz, pero como no regresaron a recogerlos, con ayuda de los vecinos le hicieron su primera capilla, que después fue demolida para levantar la actual.

Actualmente, es una de las festividades más importantes en la región.

El 19 de marzo, en Guanajuatillo y El Saucito, y el  1 de enero en La Blanca, se lleva a cabo el coloquio y pastorela.

En los tres lugares comenzó a hacerse en el siglo 19; los participantes elaboran su vestuario y tienden a ser muy famosos los que representan a Luzbel, Lucifer y Belcebú. 
Estas son las representaciones más importantes ya que ha sido el legado de varias generaciones.

Ciudadanos ilustres

Lidia López Solís: Nace en La Blanca el 4 de agosto de 1930. Estudió en  El Colegio de 1937 a 1942, en su pueblo natal. Continuó en la Normal Justo Sierra, Cañada Honda. 

En 1947 inició su docencia y logró que la escuela se convierta en mixta. Recibió las medallas Francisco García Salinas e Ignacio Manuel Altamirano.

Josefina Santa Ana López: Nació en La Blanca. Se convirtió en religiosa y estuvo en las parroquias de Zacatecas, Malpaso, Mazapil, Valparaíso, Monte Escobedo, Cañitas, Chalchihuites y Villanueva, en Zacatecas; así como en Huejuquilla el Alto, Jalisco. 

También estuvo en la Diócesis de Sinaloa, San Luis Potosí, Chihuahua y Aguascalientes. Murió el 7 de septiembre de 2009, en Guadalupe, Zacatecas.

Agustín Hernández Moreno: Nació el 20 de agosto de 1929; la instrucción primaria la recibió de su padre; estudió en Zacatecas y San Luis. En 1952 inició su labor magisterial. 

En 1955 ingresó al Instituto Federal de Capacitación del Magisterio y se tituló en 1969. 
Formó parte de agrupaciones musicales. 
Murió el 18 de julio de 2011.


Jorge López: Oriundo de La Blanca, hombre valeroso que igual que muchos del lugar, peleó al lado del general Pánfilo Natera en la Toma de Zacatecas. 

Participó en el reparto agrario y en la solicitud de un nuevo municipio. Fue comisariado ejidal y el primer presidente municipal de La Blanca en 1928.

El personaje

Francisco Fernández de Palos: Este español fue el primer poblador de La Blanca.
Se dedicó a la minería, construyó la primera capilla del lugar y solicitó a la Curia Eclesiástica que se le destinara un ministro.

Además, contribuyó con 100 fanegas, fabricando con sus recursos el templo y tres altares.
También fundó una alhóndiga compuesta por tres naves.

Para que no faltase el grano, la dotó de 100 arrobas de maíz, con el fin de dar sustento a los necesitados.

El 6 de octubre de l778 solicitó una parroquia en La Tesorera, aunque se estableció en Salinas en 1793.

Fue promotor de buenas causas en beneficio de la comunidad, descubridor de vetas y considerado como el primer benefactor del Real de las Blancas.

Nació en 1731, posiblemente en Aguascalientes. Dueño de la Hacienda de Nuestra Señora de Guadalupe de La Blanca y del Real y Minas de Nuestra Señora Santa Ana de La Tesoresa.

*Cronista de General Pánfilo Natera




Comentarios
No existen comentarios aún
Accesa o regístrate para poder comentar

Lo más leído
Aplicaciones


Servicios
$ Dolar
Compra 20.38
Venta 20.88
€uro
Compra 21.54
Venta 22.04

Multimedia



©Todos los derechos reservados
GRUPO EDITORIAL ZACATECAS, S.A. DE C.V.- De no existir previa autorización, queda expresamente prohibida la Publicación,
retransmisión, edición y cualquier otro uso de los contenidos de este portal.




Aviso de privacidad