Thursday 08 de December de 2016

Hablar para la sociedad siempre es adecuado

J. Luis Medina Lizalde      5 Feb 2014 22:00:05

A- A A+

Compartir:
La UAZ ha vivido inmersa en una evaluación social exhaustiva y severa. Esa constante no puede ignorarse cada vez que transita por coyunturas críticas porque corre el riesgo de que, aunque sea de manera temporal, se imponga en el ambiente social un veredicto condenatorio, sustentado en los prejuicios ideológicos incompatibles con la libertad de pensamiento y la función crítica.

Tal posibilidad se aprecia en el tratamiento diferenciado que como institución pública recibe de los que la etiquetan como “barril sin fondo”, sin adjudicar el mismo calificativo a las instancias públicas que muestran idénticas dolencias; tal es el caso de los ayuntamientos y sus excesivas plantas laborales, sus adeudos con el IMSS, con la banca privada y con provedores diversos, etcétera.

Después de todo, la UAZ no ha llegado a extremos como el que amenaza con motivar, a partir de mañana, el estallido de una huegla en 30 planteles del Colegio de Bachilleres del Estado de Zacatecas (Cobaez), porque según declaraciones del dirigente sindical, Gerardo García Murillo, recogidas ayer por la prensa local, a los trabajadores de 19 planteles no se les ha pagado la segunda quincena de enero. Hasta ahora, y qué bueno que así sea, no se ha puesto de moda explicar la problemática del Cobaez a partir de considerarlo “un barril sin fondo”.

Con la UAZ siempre pasa que en algunos el prejuicio remplaza al juicio; las razones de que eso suceda rebasan las posibilidades de este espacio; no obstante, es oportuno advertir que las autoridades universitarias contribuyen a eso al dejar un vacío de información riesgoso para la institución.

Con ello no demandamos una guerra de dimes y diretes entre los miembros de la UAZ con ópticas diferenciadas, al fin y al cabo los actores de la UAZ bien que pueden crear instancias de comunicación cara a cara. La información que el momento exige no debe errar el destinatario, no es para los críticos internos ni para el gobierno, es para la sociedad.


Una lección provechosa
La UNAM vivió una experiencia de la que podemos aprender. En pleno ascenso del criterio hostil a la educación pública, Francisco Barnés, rector, quiso enfrentar el problema financiero elevando las colegiaturas, dando lugar a la activación de la comunidad universitaria en defensa del principio de la gratuidad de la universidad pública.

La frase más repetida en los medios de comunicación alineados con el oficialismo refería que la UNAM era “un barril sin fondo” y enderezaron una campaña de linchamiento moral contra los universitarios.

Finalmente, la visión neoliberal de Barnés es derrotada y es Jorge Carpizo el que encabeza una respuesta fruto de la inteligencia y el amor a la UAZ que impide que prevalezca el descrédito inducido mediáticamente mediante un documento que reseña fortalezas y debilidades.


Con la más amplia y plural participación, el inventario de lo bueno y de lo malo en la UNAM permitió el tránsito institucional de una situación de crisis a una etapa de reconocimiento internacional, bajo el liderazgo, primero, de Juan Ramón de la Fuente y después, del doctor José Narro.

La UAZ tiene también fortalezas y debilidades, recogerlas en un documento orientador conjura el riesgo de que las fortalezas sirvan para alimentar el espíritu de autocomplacencia con la actual situación y que las debilidades sean solo municiones de uso en disputas grupales.

Valdría la pena que la sociedad supiera, entre muchas otras cosas, cuánto gasta el estado por alumno en relación al resto de las universidades públicas y cómo anda el ingreso promedio de los universitarios académicos y administrativos en relación al promedio nacional. Útil será comparar la remuneración del rector de la UAZ en relación a lo que se percibe por el mismo cargo en la UTEZ y otras instituciones públicas de educación superior.

Sería revelador saber cuántos estudiantes culminan sus estudios y cúantos sucumben, así como el número de miembros del Sistema Nacional de Investigadores, los maestros y doctores integrados a la academia, las unidades que figuran en el padrón de excelencia, los egresados de licenciaturas de la UAZ aceptados y rechazados en estudios de posgrado en el país y el extranjero; todo esto, en relación al resto de universidades públicas del país.


Elevar la mira
Estar a “las caiditas” buscando quién ayude a “bajar recursos” para tapar hoyos es el camino que conduce a las “mochadas”; en cambio, con el respaldo de una administración honesta apoyada por una comunidad informada y dispuesta a movilizarse, se puede lograr que el titular de la SEP sea el mejor argumentador a favor de la UAZ ante la Secretaría de Hacienda, ejemplos hay muchos. Claro, hay que reconquistar el nivel de interlocución.

Nos encontramos el lunes en El recreo.
 




Comentarios
No existen comentarios aún
Accesa o regístrate para poder comentar

Lo más leído
Prepara director de Fonatur respuesta a ataques de Morena
Sancionan a personal del IMSS que participó en un ‘Mannequin Challengue’
Arrebatan al narcotráfico 150 mil armas; además de drogas y bienes
El eterno viajero
Más de 150 elementos buscan por aire y tierra a delincuentes en Veracruz
Denuncian fraude en universidad de Duarte
Conmemora el Museo de Guadalupe su centenario
Achacan fallo educativo a Calderón y Gordillo
Atacan a policías durante operación 'encubierta' en Nuevo León
Nuño culpa a Gordillo del rezago educativo
Aplicaciones


Servicios
$ Dolar
Compra 20.37
Venta 20.87
€uro
Compra 21.63
Venta 22.13

Multimedia



©Todos los derechos reservados
GRUPO EDITORIAL ZACATECAS, S.A. DE C.V.- De no existir previa autorización, queda expresamente prohibida la Publicación,
retransmisión, edición y cualquier otro uso de los contenidos de este portal.




Aviso de privacidad