Saturday 03 de December de 2016

Héroes incómodos

J. Luis Medina Lizalde      22 Jun 2014 20:40:17

A- A A+

Compartir:
Destinar 400 millones de pesos a la conmemoración del Centenario de la Toma de Zacatecas fue considerado por amplios sectores sociales tan irracional como sería el caso de una familia ahogada en deudas, cuyos miembros carecen de ropa y calzado, además de enfrentar dificultades crecientes para comprar la comida y con todo y eso, deciden celebrar los 15 años de la jovencita con una rumbosa fiesta, hipotecando la casa donde vive la gastalona familia.

No por eso se piense que en la reprobación social del derroche radica el principal motivo de incomodidad de una élite con vocación de fiesta perpetua. La verdad es que la evocación colectiva de tan relevante hecho histórico pone en alto relieve el contraste entre lo que representan los héroes evocados y los actuales gobernantes, lo que constata que los actuales gobernantes representan todo aquello contra lo que el pueblo luchó en los campos de batalla.

El retorno de los curros
Una élite como la encabezada por Peña Nieto, forjada en caras aulas de paga, dispuesta a entregar las riquezas de México con tal de seguir flotando en ofensivos privilegios desde las altas esferas burocráticas; que al capital extranjero cede playas, subsuelo con oro y plata, petróleo y agua, debe sentirse muy incómoda cuando se ve en la necesidad de rendir culto a la revolución nacionalista que alguna vez cinceló una diplomacia activa, independiente y digna que se negó a la expulsión de la Cuba revolucionaria de la OEA y que supo operar la salvaguarda de la victoria sandinista en Nicaragua.

Los derechos sociales contenidos en los artículos 3, 27 y 123 de la Constitución que emergió del movimiento revolucionario, sumados al conjunto de derechos individuales que nos heredó la Constitución de 1857, hicieron de nuestra carta magna fuente de inspiración de muchos movimientos sociales en América Latina y el resto del mundo.

Pero la élite gobernante se ocupó de desmantelar uno por uno, iniciando el turno Salinas de Gortari, con la reforma al artículo 27 con sus correspondientes leyes secundarias, para después seguir con las reformas laboral y educativa. ¿Cómo es que los miembros de la élite gobernante pueden rendir homenaje a una revolución que traicionaron?

Juan Pueblo también tiene héroes
Pancho Villa es el más incómodo de los héroes incómodos. La etapa delictiva de su vida choca con el sentido de decencia de los políticamente correctos por definición. Su fortuna guerrera le permitió vencer en el campo de batalla a los militares profesionales que le tocaron en suerte y eso molesta a los que incuban un espíritu de cuerpo, sin más razón que la pertenencia a la institucionalidad castrense.

A eso hay que sumarle la casualidad histórica de que el fundador del ejército moderno, el zacatecano Joaquín Amaro, fue apasionado faccioso al servicio de las decisiones homicidas del callismo y como tal, partícipe de la compleja trama que culminó en el asesinato de Villa.


El general Felipe Ángeles, recto y humanista estratega, artillero de altos vuelos y ejemplo de pundonor, es héroe incómodo en la medida en que encarna la lealtad del militar a los principios, opuesto a la lealtad militar a la burocracia en posición de mando cuando ambas son excluyentes entre sí.

Jamás dudó en combatir al farsante Huerta que, llevado de la mano por el embajador de Estados Unidos en México, puso en la silla presidencial al titular de Relaciones Exteriores, Pedro Lascurain, durante 45 minutos para que “el presidente” lo nombrara titular de Relaciones Exteriores y una vez que Lascurain renunció, ocupó la presidencia, cumpliendo la ruta establecida en la constitución vigente en 1913.

De ese modo, muchos altos militares de la época justificaron su lealtad al dictador engendrado por las élites porfiadas y porfiristas en consonancia con las ambiciones estadunidenses. Que a nadie le extrañe el anuncio de que Peña Nieto acorta su visita con motivo de los 100 años de la Toma de Zacatecas para poder ver el partido de futbol México-Croacia. Antes se digna a venir.

Ni modo de negarlo
La conmemoración de la histórica batalla hace exactamente 100 años descubre que Zacatecas es tierra predominantemente villista. Tal perfil cultural es obra de las narraciones orales transmitidas de generación en generación, de la relevancia que le supo dar la cinematografía basada en las plumas de Rafael F. Muñoz, Mariano Azuela, Agustín Yáñez, Mauricio Magdaleno y Martín Luis Guzmán principalmente.

También, de las emociones aprendidas de los rostros de Pedro Armendáriz, María Félix, Emilio El Indio Fernández y Dolores del Río, entre otros. Asimismo, de los corridos dramatizados y cantados por Antonio Aguilar, así aprendimos el “¡Viva Villa, cabrones!”.

Nos encontramos el jueves en El recreo.




Comentarios
No existen comentarios aún
Accesa o regístrate para poder comentar

Lo más leído
Aplicaciones


Servicios
$ Dolar
Compra 20.58
Venta 21.08
€uro
Compra 21.98
Venta 22.48

Multimedia



©Todos los derechos reservados
GRUPO EDITORIAL ZACATECAS, S.A. DE C.V.- De no existir previa autorización, queda expresamente prohibida la Publicación,
retransmisión, edición y cualquier otro uso de los contenidos de este portal.




Aviso de privacidad