Thursday 08 de December de 2016

Mi delito...  estar marcado

Ivonne Nava García      28 Dec 2013 22:00:04

A- A A+

Compartir:
(Cortesía)
(Cortesía)
Estas son dos historias de diferentes jóvenes. Cada uno, al momento de cometer un delito, sufrió las consecuencias de sus actos. No perdieron la vida, sin embargo, siempre recordarán haberse equivocado.

Él, 20 años
“Mi vida ha sido muy difícil. Mi jefa no nos quiso. Como quien dice, nos echó a la calle. Yo me la rolaba metiéndome en las tapias y en donde podía. Así andaba desde como los 6 años. Pedía para comer y con lo que le dieran a uno la iba haciendo cada día.

“Mi jefe dejó seis morrillos. A él lo mataron cuando se fue en el carguero para el norte. Vivíamos todos en un cuarto ahí en Calera. Ese cuarto era prestado. Yo no voy a decir si mi jefa era mala o no. Yo lo que digo es que nos tocó la de malas.

“De ir a la escuela y eso para uno no hay chance. Eso es para la gente rica o los que sí tienen padres. No digo que no veía a mi jefa. Sí, pero mejor la rolaba en la calle porque con ella ya no me agarraba”.

Chemo
“Como desde los 8 años le empecé a poner al chemo (resistol industrial). Lo hacía para olvidar. Me juntaba con varios camaradas como yo, que andan viendo en qué matar el tiempo y de dónde sacar para un taco.

“A veces pedíamos a la gente, a veces trabajo, a veces dinero. En eso se nos iba, luego a chupar chemo y a dormirse como perro en las tapias.

“La primera vez no se me hizo fácil, como luego dicen. Tenía como 8 años y mucha hambre. Yo pensaba que si me agarraban me iban a meter a la cárcel y me iban a dar de azotes. No sabía ni qué. Agarré un pan, la señora me dijo que eso no se hacía, me dijo que me lo regalaba. Sentí feo.

“De las de después, fueron con la misma bola. Empezamos a robarnos el cobre en las colonias que estaban construyendo por ahí. Nos metíamos a robar las tuberías, luego a venderlas. De ahí sacábamos una feria. A veces me daban 50 pesos a veces 10”.

Víctima
“Me ha pasado de todo. Ni me la creen, me cae. De las cosas más gachas fue cuando tenía como 12 años y que unos compas que andaban bien ‘pasados’ me quisieron violar. Eran dos. Estuve gritando y por fin me escucharon y sí me los alcanzaron a quitar. De esa me libré, pero me llevé una cortada con un gollete de botella, tengo la cicatriz en las costillas.

“Golpizas, humillaciones, frío, hambre, mucha hambre y la soledad que cuando uno está más morro no la siente porque no la comprende. Cuando uno va creciendo, va agarrando la onda de que está solo y que no hay quién le tire un lazo para arrimarlo.

“No hay quién le diga a uno lo que está bien o está mal. Así nos hacemos en la calle. Ahí uno es presa fácil de todo. Como andábamos en eso del cobre, a unos compas se les ocurrió que fuéramos a un rancho a robar el cobre.

“Ese señor ya le habíamos caído otras veces para unas tuberías. Eso nos llevó a algo más grande. No sé qué sería, pero era muy grande. Era una máquina como para agua o para luz.

“Se metieron al rancho, pero yo estaba más morrillo y más atarantado. Ese día estaba lloviendo. Andábamos en unas bicis. Me subí por una barda y por ahí me fui caminando para llegar a la máquina. Le empezamos a quitar los tubos para desarmarla.

“No llevábamos herramienta, para eso ni teníamos. No sé cómo, ni qué pasó. Sentí un calambre muy fuerte en una mano. Luego mucho dolor que me quemaba por dentro. Pensé que me iba a morir.

Desperté después en el hospital.
“El hijo del señor que andábamos robando me llevó a un hospital para que me salvaran la vida. Me electrocuté. Mi brazo derecho que fue por donde entró la descarga jamás lo podré utilizar y la pierna izquierda quedó con daños permanentes. Sé que tuve mucha suerte de estar vivo”.

Tiempo después de todo lo sucedido. Este joven pedía ayuda en las vías del tren para irse de ‘mojado’ a Estados Unidos. En la actualidad es papá de un bebé. Renta una modesta vivienda y sostiene a su familia de lo que obtiene de trabajos temporales, de “lo que sea”.


Él, 22 años
El segundo caso es un hijo de una joven de 16 años. “Me embaracé a esa edad porque yo estaba muy enamorada del papá de mi hijo. En esa época él tenía como 23 o 24 años. Cuando supo que estaba embrazada, me dejó. Me dijo que le hiciera como pudiera. Desde entonces he batallado sola.

“Me quedé a vivir en la casa de mis papás, ahí vivimos todos. Mis hermanos, cuando se han casado, ahí se llevan a sus esposas. Seguí estudiando y mis papás me ayudaban con el niño.

“Siempre les ha dicho a ellos papás. A mí me dice por mi nombre, sí sabe que soy su mamá, pero eso lo decidimos cuando yo conocí a mi pareja y para que el niño no se confundiera le dijimos que él sería su amigo.

“Mi pareja se fue a vivir a la casa de mis papás también. A mis hermanos no les gustó que yo le dijera al niño que sus abuelos eran sus papás. Empezamos a tener problemas con ellos porque a veces mi pareja llegaba ‘tomadillo’ el sábado.

“Me fui de la casa de mis papás, pero ahí dejé a mi hijo. Yo sabía que ahí estaría bien porque mis papás lo quieren mucho y siempre lo han protegido. Ese día me hablaron para avisarme que mi hijo estaba muy grave en el hospital. Había tenido un accidente y estaba en estado de coma. Sentí que el mundo se me venía encima.

“Cuando llegamos nos dijeron que estaba muy grave y que lo más seguro es que se iba a morir. También me dijeron que había otros problemas que tenía que enfrentar. No entendía lo que estaba sucediendo, estaban esperando a mi hijo para que saliera del hospital y meterlo a la cárcel”.

Robo y homicidio
“Ese día en la noche mi papá lo había mandado a comprar la cena. No entiendo cómo se le ocurrió hacer eso. En ese lugar tenían una camioneta a la venta, mi hijo les dijo que si lo dejaban ‘calarla’ y los dueños dijeron que sí. Cuando regresó de ‘calarla’ ya no regresó las llaves. Arrancó la camioneta y se fue.

“El dueño del vehículo, cuando vio que se robaban su troca, se subió en la caja de la camioneta. Mi hijo le dio muy rápido y chocó contra una casa y un poste. El hombre se cayó de la camioneta y se golpeó en la cabeza, murió ahí.

“A mi hijo lo trasladaron en ambulancia. Estuvo internado muchos días en estado de coma. Se golpeó la cabeza porque el poste les cayó encima y aparte, cuando llegó la familia del occiso, también lo golpearon.

“Mi hijo se recuperó del coma, lo procesaron y lo sentenciaron por el homicidio. Yo lo veo y no quedó muy bien de su cabeza. Sí entiende todo, pero ya no como antes”.

Infracciones en jóvenes
Las conductas delictivas de jóvenes, adolescentes y niños conmocionan e inquietan a nuestra sociedad por las diversas manifestaciones de la violencia en personas tan jóvenes.

La delincuencia juvenil es un conjunto de infracciones de fuerte incidencia social, cometidas contra el orden público, un fenómeno multifactorial que tiene entre sus principales causas el maltrato infantil.

Las conductas no admitidas por la sociedad, como la delincuencia, están ligadas con la presencia antisocial y represión emocional que padece un joven al vivir una situación de maltrato psicológico o físico.

Es el último domingo de este año. Quiero agradecerles el favor de su lectura, su amable preferencia y, sobre todo, desearles un Año Nuevo de esperanza y fe renovadas, que sus vidas se sigan llenando de bendiciones y de actitud positiva. ¡Gracias y feliz año 2014!

 




Comentarios
No existen comentarios aún
Accesa o regístrate para poder comentar

Lo más leído
Muere al instante una mujer tras accidente en motocicleta
Descubrió a su pareja violando a su hija y lo hiere a machetazos
En los XV de Rubí habrá ¡Sergio el bailador en vivo!; Bronco confirma
Tren se descarrilla; transportaba maíz transgénico
Estiman costo del muro de Trump en 20 mil mdd
Es atropellado mientras viajaba en bicicleta; murió instantáneamente
Rechazan dar servicio de guardería a los padres
Walmart invertirá mil 300 mdd en México, anuncia Peña Nieto
CNTE y SNTE se 'lavan las manos' por resultados de prueba PISA
​PGR abre carpeta de investigación contra César Duarte
Aplicaciones


Servicios
$ Dolar
Compra 20.31
Venta 20.81
€uro
Compra 21.85
Venta 22.35

Multimedia



©Todos los derechos reservados
GRUPO EDITORIAL ZACATECAS, S.A. DE C.V.- De no existir previa autorización, queda expresamente prohibida la Publicación,
retransmisión, edición y cualquier otro uso de los contenidos de este portal.




Aviso de privacidad