Saturday 03 de December de 2016

Mi delito... irme con él 

Ivonne Nava García      6 Sep 2014 22:30:02

A- A A+

Compartir:
A una joven de 16 años “se la roba” su novio. A los pocos días, la madre del novio habla con los padres de la joven para preparar la boda. El hombre tiene 26 años y lleva a cuestas un fracaso matrimonial y dos hijos de un anterior matrimonio. Aun así los padres de la joven dan su consentimiento para que su hija se case.

Al poco tiempo de casados, los graves problemas empiezan a emerger. Golpizas, abandono, hambre y sufrimiento experimenta esta joven.

15 años
“Era esposo de una prima. Ellos ya tenían dos hijos y todos sabíamos que tenían muchos problemas. Decían que mi prima era muy irresponsable con los niños. Sabíamos que los dejaba solos para irse a tomar con sus amigas y también decían que descuidaba mucho a su marido, que un día se lo iban a ‘bajar’.

“En mi fiesta me sacó a bailar, casi nada más bailé con él. Mi prima estaba tomando con otras primas. Ese día me dijo que ya la iba a dejar, que ya no la aguantaba más, que estaba harto, que no le cumplía ni como mujer ni como esposa. También me platicó que le maltrataba mucho a los hijos, que se los mandaba sin peinar a la escuela y que seguido los golpeaba mucho.

“Me platicó que pensaba quitarle a los niños y dejarla en la calle. Cuando me dijo eso, hasta se le salieron las lágrimas. Le dije que no se preocupara, que yo lo apoyaba y que yo estaba ahí como una amiga”.

Una amistad
“Como al mes me empezó a buscar. Iba por mí a la escuela y me llevaba a mi casa. Me sentía muy a gusto con él porque me hacía reír mucho con sus ocurrencias. Como a los cuatro meses dejó a mi prima, se llevó a vivir a sus hijos a la casa de su mamá. Me empezaron a decir muchas cosas mis papás de que ya no querían que hablara con él, que le había fallado a mi prima y cosas así.

“No les hice caso, para mí era un amigo y nada más. Yo conocía a mi prima y sabía que todo lo que él decía era cierto. Además, le sabía otras cosas muy feas, como que andaba de ‘loca’ con otros viejos y cosas que yo nunca le dije a él”.

El noviazgo
“Nos hicimos novios como a los ocho meses. Me llevaba a muchos lugares y la pasábamos muy bien.

Empecé a convivir con sus hijos y ellos también me querían mucho. Yo sabía que tenía muchos problemas con mi prima porque luego se enteró de que andábamos y juró no dejarnos en paz.

“No le hacía caso, sabía que mi novio no iba a permitir que me hiciera daño. Así duramos poco más de un año. Cuando iba a ajustar los 17 me dijo que me fuera con él. Yo estaba muy emocionada. Era mi primer novio formal y para mí era un sueño casarme con él. No me importaba su pasado. Le dije que sí me iba con él”.

Cuidar dos hijos
“Ese día en la noche nos fuimos a la casa de sus papás. Ahí estaban sus dos hijitos. Ellos me querían mucho y también los papás de él. A los pocos días mi suegra dijo que tenían que hablar con mis papás para casarnos. Él ya estaba divorciado y no había ningún problema.

“Mis papás dijeron que sí me daban permiso, pero que me esperara para cuando tuviera los 17. Faltaban tres meses y mientras íbamos a preparar la boda. Conmigo sí sería a la iglesia porque con mi prima se casó solo al civil.

“Esos meses me la pasé cuidando a sus hijos. Los llevaba a la escuela y los atendía como si fueran mis hijos. Cuando se divorció, mi prima se fue a Estados Unidos con otro hombre. En esos meses salí embarazada”.

Primer golpiza
“Pasó la boda y mi suegra le dijo que mejor me llevara a vivir a la casa del rancho para que estuviéramos más cómodos y solos. Eso queda en Estación San José, no le quedaba lejos de su trabajo y la casa estaba grandecilla para que tuvieran dónde jugar los niños.

“Un día regresó de trabajar a las 5 de la tarde, ese día el niño más grande se había caído y se raspó las rodillas y las manitas porque ahí había mucha tierra y piedras. Cuando le dije lo que pasó, se fue en contra mía. Me gritó que si no lo estaba cuidando, que para eso me daba de tragar y me mantenía, que era mi forma de pagarle el favor que me había hecho con casarse conmigo.

“Le dije que solo fue un accidente que le pasaba a todos los niños. Se me dejó ir con la mano alzada. Me zangoloteó, me estiró de los cabellos y me agachaba la cabeza para que le viera las rodillas raspadas a su hijo.

“El niño lloraba porque estaba asustado y eso lo enfurecía más. Me pegó en la cara y me aventó para que cayera de rodillas, para que sintiera lo que había sentido su hijo. Tenía 6 meses de embarazo”.
Un tormento

“Cambió para mal. Se iba y no me dejaba dinero para darles de comer a los niños ni para mí. Cuando nació el bebé yo no tenía ropa que llevarme al hospital. Mis papás me decían que tenía que hallarle el modo a mi marido, que de eso se trataba el matrimonio, que cuando naciera el niño ya se iban a componer las cosas porque ya podríamos tener relaciones sexuales y que por eso mi marido estaba así de agresivo.

“Mi mamá me llegó a ver con los brazos moretoneados, pero me decía que mi papá así había sido y que con los años se le quitó, que yo nada más tenía que complacer en todo a mi marido. Había días que tenía hambre y decidí poner una tiendita para vender churritos y golosinas para los niños del ranchito.

“Lo hice a escondidas porque él no quería que trabajara y para poder comprarle la leche y pañales a mi hijo y hasta el lonche para los de él”.

Tres años
“Cuando mi hijo cumplió sus 3 años le hicimos una fiesta. A mi marido yo le tenía mucho miedo porque no le daba gusto con nada y siempre terminaba agarrándome a palos. Ese día de la fiesta preparé mole con la ayuda de mi mamá. Todo estaba bien, pero mi marido empezó a tomar. Cada vez que lo hacía le entraba el coraje.


“En eso llegaron los compadres y les estaba sirviendo el mole, se me cayó un plato y alcancé a ensuciar a mi compadre en la camisa. Estaba caliente y le quemó un poco la piel. En cuanto vio eso, mi marido se levantó y me aventó contra la mesa y me cacheteó delante de todos. Mi papá se levantó y me lo quitó de encima. También contra mi papá la arremetió.

“Se hicieron de golpes. Yo los traté de apartar para que se calmara y otro tío calmó a mi papá, pero él me volvió a pegar. Me fracturó un brazo. Llegó la policía, se llevaron a mi papá y a mi marido. Me dijeron que tenía que poner una denuncia, pero no quise meterlo a la cárcel.

“Mis papás me llevaron de nuevo a la casa. Lo abandoné con sus hijos, que ya son como míos. Él me pide que vuelva, que ya cambió, pero le tengo mucho miedo. Inicié los trámites del divorcio por violencia familiar. Yo no quería divorciarme, pero así no puedo vivir”.

¿Cómo identificar a un agresor?
Usa la violencia para dominarte y aterrorizarte.

Cree que los hombres son superiores a las mujeres.

Controla lo que haces, dices y como te vistes.

Tiene ataques de ira repentina y golpea la pared cuando se enoja.

Te grita y sus insultos van subiendo de tono.

Te prohíbe hablar con tus amigos y/o familia y dice que es por miedo a perderte.

Te prohíbe que salgas sola a la calle.

Sus ataques de celos son cada vez más violentos y te culpa de provocar a otros hombres.

Piensa que eres de su propiedad y que puede hacer contigo lo que le venga en gana.

Te “corrige” y te “educa” para que seas “mejor mujer”, según él.

Te critica constantemente para bajar tu autoestima y así volverte dependiente.

No se responsabiliza de sus actos y te echa la culpa de sus ataques violentos.

Justifica su conducta violenta y la minimiza dándote regalos.

Fuera de casa puede ser educado, alegre, amable, seductor, solidario, atento, respetuoso; y te hace ver ante los demás como una mentirosa.

Te manipula ejerciendo el control sobre los bienes materiales.

Utiliza las visitas a tus hijos para acercarse y seguir maltratándote.

Te cela y controla tu vida.

Tiene antecedentes de violencia en su familia de origen.

Repetirá su conducta violenta en las sucesivas relaciones que mantenga con otras mujeres. Siempre pide una segunda oportunidad, ¿estás segura de que la merece?




Comentarios
No existen comentarios aún
Accesa o regístrate para poder comentar

Lo más leído
Muro de Trump traería graves consecuencias para la biodiversidad: PNUMA
Hallan equipo de espionaje en el Congreso de Aguascalientes
Le llueven más cargos a Duarte; presentan denuncia por omisiones
Economía incierta para 2017: analistas; efecto Trump
Salud apuesta a reducir las muertes maternas
Se impulsará expansión del libre comercio: Peña
Los hermanitos Ramos esperan con fe al Niño Dios
Alejandro Murat pide declaración 3de3 al gabinete
Ganan meseros un promedio de 28 pesos la hora
Busca Inapam incrementar beneficios para adultos mayores 
Aplicaciones


Servicios
$ Dolar
Compra 20.58
Venta 21.08
€uro
Compra 21.98
Venta 22.48

Multimedia



©Todos los derechos reservados
GRUPO EDITORIAL ZACATECAS, S.A. DE C.V.- De no existir previa autorización, queda expresamente prohibida la Publicación,
retransmisión, edición y cualquier otro uso de los contenidos de este portal.




Aviso de privacidad