Saturday 10 de December de 2016

Historias de terror

Juan Carlos Ramos León      9 Nov 2014 21:51:59

A- A A+

Compartir:
Cuentan de un país en el que el crimen y la delincuencia se habían expandido a grado tal que las instituciones se encontraban altamente corrompidas. Bueno, hasta era bien sabido que algunos personajes de la política eran alfiles del crimen organizado o capos del mismo. Una auténtica mafia.

Los que lo sabían preferían hacerse de la vista gorda por miedo a represalias; los que no lo sabían tenían que conformarse con las migajas de servicio público que recibían de aquellos que una vez les prometieron bajarles el sol, la luna y las estrellas para lograrse la protección que el hecho de ser representantes del pueblo les dispensaba, de acuerdo a las leyes de aquel país.

Hasta que un día, la cobarde desaparición de un numeroso grupo de estudiantes les abrió los ojos a todas las jóvenes generaciones quienes comenzaron a gritar cada vez más fuerte para que sus voces de indignación alcanzaran los oídos de las pocas personas con moral que quedaban en los distintos órganos de representación ciudadana.

Mitad realidad, mitad ficción -que anda rozando la línea que las divide a ambas- esta historia no es la historia de terror que pretendía contarles.

La verdadera historia de terror fue la que salió a contarnos el señor Procurador General de la República el pasado viernes, después del mediodía.

Sin que se trate de una conclusión todavía a las investigaciones que se siguen realizando para determinar el paradero de los 43 normalistas guerrerenses que desaparecieron la noche del 26 de septiembre pasado, el resumen de los avances que presentó apunta para convertirse en el más espantoso de los desenlaces.

La otra historia de terror es, tal vez, todavía más cruel, absurda y despreciable que la que presentan estos supuestos. Y es el hecho de que todo parece indicar que el autor intelectual era un personaje público quien, aunque nadie quiere aceptar que se conocía por todos su muy cuestionable reputación, fue postulado por una coalición política a un cargo de elección popular y, al resultar victorioso en la contienda, asumió un cargo público con el que, entre otros privilegios, alcanzó el tan preciado fuero constitucional, condición por la cual las leyes de tu propio país se te resbalan como mantequilla por la piel y, en el caso de que cometas un delito, tiene que iniciarse un complicado -y tardado- procedimiento de “desafuero” para que te lleguen a poner una mano encima.

¿El móvil? Impedir que este grupo boicoteara un acto público, parte de la campaña política de su esposa, para lograr perpetuarse en el poder. No más.

Esta, ciudadano de a pie, es la más tenebrosa de todas las historias de terror. Que quien se supone está para protegernos se haya convertido en la causa del mayor de todos nuestros miedos y que no existe absolutamente nadie que nos proteja de él.


Ciudadano de a pie
 




Comentarios
No existen comentarios aún
Accesa o regístrate para poder comentar

Lo más leído
Aplicaciones


Servicios
$ Dolar
Compra 20.38
Venta 20.88
€uro
Compra 21.54
Venta 22.04

Multimedia



©Todos los derechos reservados
GRUPO EDITORIAL ZACATECAS, S.A. DE C.V.- De no existir previa autorización, queda expresamente prohibida la Publicación,
retransmisión, edición y cualquier otro uso de los contenidos de este portal.




Aviso de privacidad