Saturday 10 de December de 2016

Ideas cristianas contra la pobreza y la desigualdad

Cicerón Muro Cabral      6 Nov 2014 21:29:24

A- A A+

Compartir:
Los sistemas económicos han cambiado a través del avance histórico. El capitalismo es el actual sistema económico que domina al mundo.

El liberalismo uniéndose con el capitalismo ha evolucionado al neoliberalismo, estableciendo muy pocos límites de libertad al sistema económico, trayendo consigo gran desigualdad y pobreza.

Ante estos hechos, varios pensadores de la actualidad se han preguntado sobre formas para combatirlo. Miembros y organizaciones pertenecientes a la Iglesia Católica han tratado de plantearse soluciones y parecen alzarse contra la desigualdad, la pobreza y el neoliberalismo a favor de la justicia social.

El neoliberalismo llama a la extrema libertad del individuo y más específicamente de sus propiedades materiales (capital) al avance libre de la economía. Esto tiene repercusiones sociales a las cuales el doctor en filosofía Juan Carlos Moreno Romo describe de la siguiente forma: “Las empresas, los capitales pueden devorarse mutuamente (…) Hoy notémoslo, nadie está dispuesto a sacrificarse por nada, y la consigna libertaria es que no lo hagamos”.

Gustavo Gutiérrez, filósofo y teólogo peruano, fundador de la Teología de la Liberación, también llama a combatir las injusticas sociales que ha traído consigo el neoliberalismo y que están más presentes en América Latina:

“Esa es también la pregunta que nos hacemos en esta tierra de penurias y esperanzas que es América Latina. En ella la masa de pobres padece una situación inhumana, a todas luces inmerecidas. No haya nada que pueda justificar que un ser humano carezca de lo necesario para vivir con dignidad y que sus derechos más elementales no sean respetados. El dolor y la destrucción que esto produce en las personas va más allá de lo que aparece en un primer contacto con el mundo de la pobreza”.

Por último, la Iglesia está unida en decretos tan fuertes que sólo es característica de los concilios.
Ante la enorme desigualdad que estaba provocando el naciente capitalismo salvaje, la Iglesia tomó una posición totalmente contraria, reflejada en la Doctrina Social de la Iglesia, que cree que la solidaridad debe estar presente en las cuestiones sociales para que existan mejores condiciones de vida para todos:

“Suscitar en el pueblo de Dios una plena conciencia de su misión en el momento presente, para, de una parte, promover el progreso de los países pobres y fomentar la justicia social.

Muchos “católicos” en México no se han encargado de transmitir esta enorme cantidad de ideas a los creyentes, sino de transmitir otras cuestiones que no son relevantes para el desarrollo social, como odiar homosexuales y a mujeres que abortan, o simplemente han pecado de omisión.

Estudiante de Filosofía de la UAZ




Comentarios
No existen comentarios aún
Accesa o regístrate para poder comentar

Lo más leído
Aplicaciones


Servicios
$ Dolar
Compra 20.38
Venta 20.88
€uro
Compra 21.54
Venta 22.04

Multimedia



©Todos los derechos reservados
GRUPO EDITORIAL ZACATECAS, S.A. DE C.V.- De no existir previa autorización, queda expresamente prohibida la Publicación,
retransmisión, edición y cualquier otro uso de los contenidos de este portal.




Aviso de privacidad